Skoda Fabia Scout, versión campera

Enrique Canivell · 14 enero, 2019
El Skoda Fabia Scout presenta una carrocería familiar de dimensiones contenidas y un toque campero bastante atractivo; su maletero es enorme para su tamaño

Parece que todo lo que ‘huela’ a SUV o crossover está tan de moda que incluso a cualquier utilitario del segmento B se le puede dar un aire más campero. Y es que con este Skoda Fabia Scout el Grupo Volkswagen parece que pretende vender como sea esa estética ‘off-road‘ que parece que tanto gusta. Al menos, y aunque sea una cuestión subjetiva, este modelo checo no luce nada mal.

De este crossover compacto se podría decir que –en cierta medida– se suma a los otros B-SUV del Grupo VAG, que son el Volkswagen T-Cross y el SEAT Arona, basados en los nuevos Volkswagen Polo y SEAT Ibiza, respectivamente. Eso sí, un punto negativo puede ser que el nuevo Skoda Fabia Scout no comparte con estos la nueva y avanzada plataforma modular MQB, más refinada y muy segura en caso de colisión.

El Skoda Fabia Scout completa la gama ‘aventurera’ de la firma checa, en la que también están el Skoda Karoq y el Skoda Kodiaq.

Skoda Fabia Scout: trasera
Trasera del Skoda Fabia Scout.

Exterior del Skoda Fabia Scout

Compartiendo la carrocería familiar del Skoda Fabia Combi, el Scout presenta ciertos retoques estéticos distintivos que sugieren más dinamismo. Destaca la presencia de plástico negro en taloneras, en pasos de ruedas, en un discreto difusor trasero y una una especie de spoiler en los bajos del paragolpes delantero. Estos dos últimos elementos están terminados con un efecto plateado que también comparten los railes del techo y las carcasas de los retrovisores.

El plástico negro es muy propio en vehículos que, sin llegar siquiera a ser SUVs, están destinados a alguna salida esporádica al campo.

Skoda Fabia Scout: llanta
La llanta del Skoda Fabia Scout de serie es de 17 pulgadas y en color antracita metalizado, lo que llena los pasos de rueda y otorga una imagen más dinámica.

Interior del Skoda Fabia Scout

El interior del Skoda Fabia Scout viene a ser el mismo que el del nuevo Skoda Fabia estándar. Lejos de ser considerado un habitáculo premium, pues es evidente el empleo de plásticos duros al tacto, presenta un diseño con trazos armoniosos, junto a un aspecto juvenil y desenfadado gracias a los cambios de tonalidad en la zona del salpicadero, volante, puertas y asientos.

Además, el equipamiento incluye asistente de luces, detector de ángulo muerto y alerta de tráfico trasero, elementos que no vienen nada mal en cuanto a seguridad. También destacan los dos puertos USB para la parte posterior del habitáculo.

Interior del nuevo Skoda Fabia.
Interior del nuevo Skoda Fabia.

Ahora bien, como buen Skoda, en lo que de verdad sobresale este Skoda Scout es en la capacidad del maletero para sus 4,26 metros de longitud: con 530 litros es el más grande del segmento.

Motores 1.0 de gasolina

El downsizing es lo que se estila últimamente, más aún en vehículos de tamaño y peso contenidos, como es el caso de este Skoda Scout, que pesa 1 000 kilos en vacío. Por ello, los motores de gasolina tricilíndricos de 1,0 litro son suficientes para mover con cierta agilidad a este utilitario, aunque con matices.

Por ejemplo, con el 1.0 MPI de 75 CV estaremos servidos en ciudad, e incluso en carretera si circulamos a velocidades legales y nos anticipamos a las circunstancias: hay que usar la palanca de cambios para bajar marchas y acelerar antes de lo habitual ante situaciones como incorporaciones, adelantamientos o empinadas cuestas.

Lógicamente, cuanto más cargados vayamos más se notará que este propulsor adolece de falta de par motor, con solo 95 Nm. A cambio, es el más barato y es sumamente simple y fiable, ya que carece de complejidades técnicas como la inyección directa, el turbo y el filtro de partículas, que sí llevan los 1.0 TSI.

Skoda Fabia Scout: lateral
Lateral del Skoda Fabia Scout.

Si no estamos dispuestos a mantener tanta concentración en carretera para llevar un ritmo alto y exigente, el 1.0 TSI de 95 CV con 160 Nm disponibles desde solo 1 500 rpm será la opción recomendable. Con él, el Skoda Scout puede completar el 0-100 km/h en unos respetables 10,9 segundos.

Ahora bien, para los que quieran una mayor reserva de potencia está el 1.0 TSI de 110 CV con 200 Nm desde las 2 000 rpm, el cual puede montar opcionalmente a un cambio automático DSG de doble embrague y 7 velocidades si así se desea. Los demás se tienen que conformar con una caja manual de 5 marchas cuyo guiado resulta preciso.

Todos los propulsores cuentan con sistema Start/Stop y recuperación de energía de frenada para mejorar la eficiencia y, en cualquier caso, el consumo medio rondará los 5-7 litros a los 100 kilómetros según si se practica conducción eficiente, normal o agresiva.

Precios del Skoda Fabia Scout

Teniendo en cuenta que cumple en todo, y que sobresale por su gran maletero, podríamos considerar que su precio no es desorbitado para ser un producto contrastado. Sea cual sea el motor o caja de cambios escogidos, siempre se ronda los 20 000 euros con escasas variaciones por arriba o por abajo. Quien busque un espacioso utilitario familiar, que sea fácil de aparcar y con una estética conseguida, no se equivocará con el Skoda Scout.

Skoda Fabia Scout: precios
Precios del Skoda Fabia Scout.