SEAT Ibiza, el pequeño urbano saca pecho

· 18 octubre, 2018
El cambio de las proporciones del nuevo SEAT Ibiza es lo que más llama la atención, con una silueta típica de un compacto, cada vez está más cerca de su hermano mayor

Tras 34 años de un éxito indiscutible, sacar al mercado un nuevo SEAT Ibiza a la altura de las circunstancias no es tarea fácil. Eso es lo primero que se le debió pasar por la cabeza al responsable del proyecto, y es que para la marca española su incondicional modelo urbano es un pilar fundamental para la salud de su economía.

La presentación del nuevo modelo atrajo todas las miradas, el mundo del motor intentaba conseguir detalles del coche y la puesta de largo no defraudó a nadie. Más ancho, más bajo, más deportivo… más coche.

Diseño exterior del SEAT Ibiza

De las últimas actualizaciones del modelo, esta es la más radical con diferencia, con un notable aumento de 8,7 centímetros de anchura.

El frontal es más parecido al de León, con unos faros más horizontales que le otorgan un aire de seriedad al coche, una tendencia actual en todos los modelos. El capó luce ahora una posición más horizontal, algo que mejora su aspecto visual y le distancia más aún de ese aspecto de ‘coche huevo’ que tienen algunos urbanos.

La trasera, mucho más ancha y asentada, mantiene pinceladas que recuerdan al modelo anterior, seguramente sea por los pequeños pilotos traseros. Los pasos de rueda más marcados y un techo ligeramente más bajo rematan un trabajo de remodelación muy bien conseguido.

Diseño interior y habitabilidad

El salpicadero del SEAT Ibiza anterior fue uno de sus puntos más criticados, era poco vistoso y la calidad de materiales era simplemente aceptable. Con el nuevo modelo la marca ha dado un salto de calidad enorme, se ha añadido personalidad y ahora luce un diseño mucho más elegante y maduro, muy parecido al del León.

Interior SEAT Ibiza.

El tacto de todos los mandos es mucho más sólido y los materiales blandos entran en escena casi tanto como un coche de segmento superior. Un diez por este nuevo interior que, por ponerle una pega, la pantalla multifunción queda un poco baja para consultarla con rapidez.

Las plazas traseras son muy, muy aprovechables. Dos adultos no echarán en falta espacio, aunque, como es lógico en este tipo de coches, tres adultos viajarán más apretados de lo que desearían. Con todo y con ello, la calidad y el buen hacer salen a la luz también en la parte posterior.

El maletero es otro de los puntos que más atenciones ha recibido, y eso se nota. Con 355 litros, es el mejor de su categoría y, para que te hagas una idea, un Toyota Auris tiene tan solo cinco litros más de capacidad a pesar de ser 38 centímetros más largo, toda una proeza del español.

Dinámica y motores

No vamos a quitar méritos al anterior modelo, ya era uno de los mejores en cuanto a efectividad dinámica se refiere. Perfecto para callejear por la ciudad y apto para enlazar curvas con garantías.

Con el nuevo modelo, se mantienen todas esas facetas pero mejora ligeramente su comportamiento en vías rápidas gracias a la mayor anchura y a un centro de gravedad más bajo. La suspensión ha sido revisada y castiga un poco menos la espalda en los badenes.

Uno de los beneficios ocultos que proporciona este SEAT Ibiza es que cuenta con la plataforma MQB, una de las mejores del momento por su rigidez y ligereza, y es la misma que llevan modelos como el León, Golf

Mecánicamente viene con una gama de motores muy completa, donde, a los comunes diésel y gasolina suma una opción que es capaz de funcionar a gas y a gasolina, denominada TGI. A falta de que se vayan introduciendo motores más potentes en la gama del Ibiza, los ya presentes son suficientes para la inmensa mayoría.

Diseño SEAT Ibiza.

  • Diésel: el modelo de acceso de gasóleo es el 1.6 TDI de 80 CV, una potencia correcta para ciudad y alrededores, pero un poco justa si decidimos adentrarnos en zonas rápidas. Por encima, y con el mismo bloque, tenemos 90 y 115 CV. El salto de prestaciones entre el de 80 y el de 90 es mayor de lo esperado y pasa de tardar 13,3 segundos en pasar de 0 a 100 km/h a solo 11,3. El de mayor potencia es el más solvente si vas a viajar regularmente con él.
  • Gasolina: parte de un motor de un litro atmosférico de 75 CV, suficiente para moverse por ciudad, aunque consume un poco más que los de mayor potencia (4,9 l/100 frente a 4,7 l/100 km). Por encima está el 1.0 TSI de con 95 o 115 CV, el primero da unas prestaciones magníficas para su potencia (10,9 segundos en pasar de 0 a 100 km/h) y el segundo hace del Ibiza un coche muy rápido. El tope de gama es el nuevo 1.5 TSI de 150 CV, con el que se mueve como un pequeño GTI y consigue una velocidad punta de 215 km/h.
  • Gas natural: con el 1.0 TSI de 90 CV, esta versión es capaz de funcionar con gas y gasolina de la misma forma. Es perfecto para ahorrar costes en el día a día, aunque su precio es alrededor de 2 000 euros más caro que el gasolina correspondiente y las prestaciones un poco peores.

Nuestros preferidos son el 1.0 TSI de 95 CV, por su buena relación entre precio, prestaciones y consumo, y el 1.6 TDI de 115 CV, por su buen hacer en autovías y su ajustado consumo de solo 3,9 l/100 km. Para el que busque un SEAT Ibiza potente no tiene que esperar a la llegada de nuevos motores, con el 1.5 TSI de 150 CV es más que suficiente.

Precio y conclusión

Parte de 14 960 euros sin descuentos que vale el 1.0 gasolina de 75 CV con el acabado básico Reference hasta los 22 200 euros que pide la marca por el 1.6 TDI con el cambio DSG y acabado FR. Son precios muy competitivos, más aún viendo la superioridad del Ibiza frente a la mayoría de sus rivales.

Una compra segura y, una vez más, un éxito de la marca española; experta en hacer de su Ibiza un coche de referencia en su segmento. Ahora solo tienes que escoger el que más  se adapte a ti y empezar a disfrutar del mejor Ibiza hasta la fecha.