Mercedes-AMG GLB 35, su primera versión deportiva

Alberto Fuentes · 14 septiembre, 2019
El nuevo Mercedes-AMG GLB 35 es la nueva apuesta de la firma de la estrella para aquellos padres que no se conforman con un SUV de corte relajado

Poco a poco, la firma de la estrella va equipando a todos sus modelos con alguna versión de carácter deportivo. Da igual que sea un pequeño cupé que un enorme SUV, y es que todos tienen cabida en las naves del preparador AMG, y el último en salir de ella es el nuevo Mercedes-AMG GLB 35.

Al tratarse de un SUV compacto premium con un motor potente, sus principales rivales son el Audi Q5 45 TFSI, el BMW X3 M40i o el Alfa Romeo Stelvio 2.0 Turbo. Todos ellos cuentan con motores gasolina de mayor o menor potencia, pero con cierto carácter deportivo en sus venas.

Imagen superior del Mercedes-AMG GLB 35.
Mercedes-AMG GLB 35, imagen superior.

Para emprender sus andadas como miembro AMG, se ha dotado a esta versión deportiva ‘básica’ con multitud de componentes traídos directamente del Mercedes-AMG A35, por lo que todo apunta a que su dinámica no defraudará.

Diseño exterior del Mercedes-AMG GLB 35

Uno de los rivales del Mercedes-AMG GLB 35 está justo en casa, y es que el Mercedes GLC 43 AMG tiene prácticamente el mismo tamaño que nuestro protagonista, aunque la configuración interior sea diferente, como veremos más abajo.

El frontal es muy diferente al resto de modelos de la marca, y se aleja de ese patrón que más o menos siguen todos. Mantiene una enorme parrilla con listas cromadas verticales y la estrella de buen tamaño en el centro, pero los focos y la forma del morro en general se alejan mucho de la clásica estética Mercedes; en cierta manera, recuerda un poco al primer GLK.

Trasera del Mercedes-AMG GLB 35.
Diseño trasero del Mercedes-AMG GLB 35.

Lateralmente, se deja ver parte del as que guarda bajo la manga, y sus 4,60 metros de longitud engañan bastante, ya que el habitáculo parece más alargado de lo habitual. En cuanto a la trasera, las formas robustas y un tanto cuadradas recuerdan a sus hermanos mayores, como el Mercedes GLE, con unos pilotos completamente rectos en la parte superior que aportan un toque de sobriedad al conjunto.

Interior

Como todo Mercedes, su interior no defraudará a nadie. El salpicadero, el volante y la disposición de los mandos es muy similar a otros modelos de la marca, y mezcla como ningún otro la elegancia con la modernidad.

Pero la novedad no viene de la mano del diseño, sino de las siete plazas que es capaz de ofrecer con un tamaño tan compacto. La tercera fila de asientos es verdad que no son las mejores para un adulto, pero te pueden sacar de más de un apuro en momentos puntuales o para llevar a niños. Según la marca, personas de hasta 1,68 metros de estatura viajarán cómodas en la tercera fila.

Mercedes-AMG GLB 35, interior.
Diseño interior del Mercedes-AMG GLB 35.

En cualquier caso, la combinación entre una buena modularidad y el aspecto SUV será muy bien recibida en un segmento que representa a las familias de media Europa. En cuanto a la tecnología más novedosa, está el cuadro de instrumentos totalmente digital o la pantalla multimedia del sistema MBUX, con el novedoso control por voz ‘Hola Mercedes’.

El maletero, por su parte, tiene 560 litros con cinco plazas disponibles, una cifra ligeramente por encima de la media que le deja muy bien posicionado. Por ejemplo, un Mazda CX-5, con 4,55 metros de longitud, se queda en unos solo correctos 477 litros de capacidad.

Motor del Mercedes-AMG GLB 35

El nuevo Mercedes-AMG GLB 35 trae un jugoso 2,0 litros turbo con una potencia de 306 CV y un par motor máximo de 400 Nm. Su configuración de cuatro cilindros es suficiente para que acelere de 0 a 100 km/h en 5,2 segundos y mantenga un consumo homologado relativamente bajo, con 7,5 litros/100 km.

Como curiosidad, trae un sistema launch control, algo no muy convencional en un SUV de estas características, pero que seguro que probarás alguna vez… La tracción es total, aunque es capaz de desviar la fuerza al eje delantero o a los dos ejes a la vez, según sea necesario. La caja de cambios es de doble embrague, por lo que garantiza suavidad y rapidez en los cambios de marcha.

Lateral del Mercedes-AMG GLB 35.
Mercedes-AMG GLB 35, diseño lateral.

Para asegurar la agilidad que esperas de un vehículo que ha pasado por las manos de AMG, el Mercedes-AMG GLB 35 trae un sistema de suspensiones específico, dirección electromecánica que mejora la precisión en curva y un equipo de frenos contundente, con 350 y 330 milímetros delante y detrás, respectivamente.

En definitiva, se trata de todo un juguete camuflado con la piel de un SUV familiar, una de las mejores combinaciones posibles si te gusta conducir y necesitas espacio para una familia numerosa. Desde luego que es improbable que se te quede corto en ninguno de los sentidos…