MBUX, el nuevo sistema multimedia con inteligencia artificial de Mercedes

· 10 febrero, 2018
Gracias a esta novedosa tecnología los gadgets de los coches de la firma alemana –por ahora solo Clase A y Sprinter– podrán ser configurados con la voz: climatización, apunte y recordatorio de eventos en el calendario, leer, redactar y enviar mensajes...

El sector del automóvil se encuentra inmerso desde hace unos años en una revolución tecnológica de la que difícilmente habrá posibilidades de vuelta atrás. Para los aficionados, la llegada de ciertas tecnologías se han convertido en un asunto bastante negativo, y con el último sistema multimedia presentado por Mercedes se espera que nuestra experiencia de conducción siga evolucionando.

Conocido como MBUX, es en resumidas cuentas una inteligencia artificial integrada en el coche. Por el momento solo se conocen dos vehículos de la marca que equipen este nuevo equipamiento –opcional, claro está– que son la nueva generación del Mercedes Clase A y Mercedes Sprinter

Sea como fuere, la marca se ha apresurado a confirmar que desde ahora todos sus nuevos lanzamientos podrán equipar este novedoso sistema.

El sistema MBUX en profundidad

El nuevo sistema MBUX es solo el inicio de algo muy grande. Es el primer paso dado para completar el proyecto CASE. Este proyecto de Mercedes englobará en un futuro la conectividad del automóvil, la electrificación del mismo, el uso compartido cada vez más demandado y hasta la conducción autónoma.

Sistema multimedia Mercedes

Comenzando por lo más básico, este sistema queda integrado en las nuevas pantallas digitales del salpicadero, y aumenta las opciones de personalización para la pantalla izquierda, que hace las veces de cuadro de mandos. Esto se traduce en hasta tres tipos de grafismos completamente personalizables e incluso la opción de guardar tu estilo para cargarlo si el coche es usado por más usuarios.

Al igual que sucede con el Virtual Cockpit del Grupo VAG (Audi, Volkswagen, SEAT, Skoda, Lamborguini, etc), existe la posibilidad de establecer el sistema de navegación en la pantalla izquierda. En este caso, la cartografía del mapa ocuparía casi la totalidad de la pantalla, dejando margen solo para los datos esenciales como la velocidad y autonomía restante.

En cuanto a la pantalla derecha, ahora se puede controlar mediante los controles del volante o de forma táctil. Esta pantalla también sirve para mostrar el sistema de navegación, pero es capaz de muchas más funciones. Ahora cuenta con hasta tres niveles de información, uno dentro de otro, a los que se acceden dependiendo de la función que se quiera llevar a cabo.

Cada Mercedes tendrá su propia ‘Siri’

En 2011 se producía la llegada de Siri al producto estrella de Apple, el iPhone. Era la primera vez que el gran público tenía acceso a una inteligencia artificial personal, o al menos, lo más parecido a ella. Desde entonces, este y otros programas similares han ido perfeccionándose y es en 2018 cuando tendrá lugar su llegada a la automoción.

Su funcionamiento se asemeja bastante al del producto de la manzana, ya que no será necesario interactuar con ella de forma ‘robotizada’ o según unos comandos prefijados. Ya sea activándolo a través del volante o diciendo “Hey Mercedes”, gracias al Linguatronic se le podrá hablar de forma natural.

Sirva de ejemplo un “pon mi canción favorita” y directamente la buscará entre tus archivos. También será capaz de adaptar la temperatura de la climatización con un simple “tengo frío/calor”. MBUX entenderá tus necesidades de formas muy diferentes, todo un acierto.

MBUX Mercedes Benz

Manteniendo las semejanzas con el smartphone californiano, también nos podrá apuntar eventos en el calendario, recordar los horarios de nuestra agenda e incluso escribir y mandar mensajes, así como dictar los recibidos. Llega hasta tal punto que puede recordar tus emisoras de radio más escuchadas y rutas más habituales.

Por último, decíamos que además de la inteligencia artificial el sistema MBUX incluía realidad aumentada, la cual se complementa con el sistema de navegación. En su funcionamiento intervienen las cámaras externas del vehículo, que escanean los objetos necesarios –señales, direcciones– que se nos presentan de forma aumentada en la pantalla.