Ford Puma 2019, el retorno del felino americano es ahora un SUV

Juan · 7 agosto, 2019
Tras 17 años, el Ford Puma regresa al mercado; deja de lado su pasado deportivo a favor del popular segmento SUV, lo que para muchos ha sido toda una traición

Ford anunció hace un tiempo su intención de reforzar su oferta de todocaminos, pick-ups y vehículos industriales. En Europa nos salvamos con los Ford Fiesta, Ford Focus y el olvidado Ford Mondeo, pero en América, por ejemplo, el único turismo es el Ford Mustang. El Ford Puma 2019 forma parte de esta nueva estrategia comercial de los del óvalo.

Por necesidad o moda, la demanda de vehículos sobredimensionados y de suspensiones elevadas crece año tras año. Su éxito es tal, que permite experimentar con modelos de nicho, como es el caso del protagonista de este artículo. No sustituye a ningún modelo ya a la venta, los complementa con más tecnología, diseño y calidad.

Se articula sobre la plataforma del Ford Fiesta, aunque aumenta sus cotas.

Diseño del Ford Puma 2019

Dispondrá de tres niveles de equipamiento, todos ellos diferentes en cuanto a su estética: Titanium, ST-Line y ST-Line X. El primero de ellos es el más clásico, con mayor uso de cromados y molduras de madera. En el ST-Line las llantas pueden ser de hasta 19 pulgadas, mientras que los paragolpes cuentan con formas más deportivas.

Ford Puma 2019: vista superior.
Ford Puma 2019.

El ST-Line X se enfoca más a la conducción fuera del asfalto, con protecciones plásticas.

Muchos se echaron la mano a la cabeza al conocer que el nombre Puma volvería en formato SUV en lugar de una reedición deportiva. Del añorado utilitario deportivo prácticamente no queda nada. Lo más similar es la forma de los faros delanteros y su posición elevada.

Su alta línea de cintura casa a la perfección con su bajo techo y la poca superficie acristalada, así como sus marcados pasos de rueda traseros. Para ser un todocamino, convence. Sin embargo, todo el esfuerzo estético del exterior se diluye una vez nos adentramos en su habitáculo.

Sorprendentemente amplio

Sentados en su interior sentiremos que conocemos el entorno. Esta sensación se debe a que salvo un pequeño gran detalle es una copia exacta del Ford Fiesta de última generación, algo normal al basarse en este. Sin embargo, estrena un panel de instrumentos digital con pantalla de 12,3 pulgadas, además de un equipamiento más rico que el del popular utilitario.

Ford Puma 2019: interior.
Interior del Ford Puma 2019.

Techo solar, asientos con masaje, portón trasero eléctrico, y conectividad total gracias al sistema multimedia SYNC3, son parte del equipamiento disponible.

La diferencia más notable del Ford Puma 2019 con respecto al Fiesta, y el punto en el que más han trabajado, ha sido en el aprovechamiento del espacio disponible. Si bien la amplitud de las plazas delanteras y traseras es similar, el maletero asciende hasta los 456 litros de capacidad, a lo que se suma un peculiar hueco de 80 litros bajo el piso.

Este hueco esta pensado para cargar objetos altos de forma vertical y material sucio o mojado. No presenta tapizado, por lo que no se estropeará ni ensuciará, del mismo modo que cuenta con un tapón de desagüe para evacuar cualquier líquido que pueda quedar depositado.

Gama mecánica del Ford Puma 2019

Durante la primera fase de comercialización, el Ford Puma 2019 disfrutará de dos mecánicas basadas en el mismo bloque 1.0 Ecoboost de tres cilindros. Disponible con 125 y 155 CV, hacen uso de la tecnología microhíbrida, de serie en el más potente y opcional en el inferior. Ambos se asocian a un cambio de marchas manual.

Ford Puma 2019. zaga.
Vista posterior del Ford Puma 2019.

Ford dice que se consigue un ahorro de combustible de hasta un 9 % gracias a la microhibridación.

Más adelante llegará un cambio automático de doble embrague, más niveles de potencia en gasolina y, al menos, un propulsor de gasóleo. Por el momento, se conoce que el primero será un diésel de 120 CV EcoBlue.

Pasando a las asistencias a la conducción, no cabe duda de que Ford es uno de los más trabajadores en este aspecto, con las siguientes funciones disponibles:

  • Programador de velocidad activo con función de parada y arranque.
  • Detector de ángulo muerto con intervención en el volante y frenos si es necesario.
  • Asistente de mantenimiento de carril con intervención sobre la dirección.
  • Asistente de aparcamiento automático.
  • Frenada de emergencia en ciudad con detección de peatones y ciclistas.
  • Detector de tráfico cruzado trasero con frenada de emergencia automática.
  • Frenada automática tras una colisión para evitar daños mayores en caso de una segunda colisión.

Su lugar en el mercado

Poco a poco son más los todocaminos de aspecto deportivo o cupé en el mercado, un hecho cuestionable si se analizan las ventas de estos en comparación con productos con mayor capacidad para rodar fuera del asfalto. Sin embargo, el Ford Puma 2019 se une al primer grupo, además de ser de los pocos de su clase que está al alcance de todos.

Mazda CX-3: zaga.
Mazda CX-3.

Todocaminos como los BMW X4 2018 y BMW X6 2019 y las versiones cupé de los Mercedes GLC 2019 y Mercedes GLE 2019 son productos de nicho, por lo que ofrecer un vehículo de corte similar adaptado a las necesidades y economía de los mortales puede terminar siendo un éxito. El tiempo será el que nos quitará la razón o nos la dará.

Hasta entonces, el último integrante de la familia Ford deberá verse las caras con la creciente oferta de todocaminos del segmento B. De todos ellos, el más parecido en cuanto a planteamiento es el Mazda CX-3. El nipón gana en diseño y prestaciones, pero falla en cuanto a habitabilidad, con un maletero de unos 100 litros menos.