Ford Fiesta Active, aires de todocamino para el utilitario americano

Juan · 27 enero, 2019
Con el Ford Fiesta Active la firma americana propone un utilitario 'camperizado' con una estética diferenciada y atractiva, una alternativa real para aquellos que no quieran un SUV

Con el Ford Fiesta Active, la firma del óvalo azul propone una opción más interesante y distinguida sobre la base de su exitoso utilitario. Gracias a este nuevo modelo, la marca aumenta su de por sí rica gama de todocaminos disponible. Sin embargo, en el Active lo único de todocamino es la estética.

Ha sido el lanzamiento de la última generación del Ford Fiesta la que ha permitido la diversificación de su gama. A las variantes ST –deportivas– y Vignale –más lujosas– se le suma ahora esta última Active, con la que se espera aumentar las ventas de un utilitario que, de por sí, se coloca siempre entre los más vendidos.

Aspecto ‘camperizado’

En el plano estético, el Ford Fiesta Active se diferencia claramente de sus hermanos con las molduras plásticas protectoras en los bajos y pasos de rueda. También cuenta con barras sobre el techo, y molduras en plata en el frontal, estriberas y difusor posterior.

Solo se ofrece con carrocería de cinco puertas.

Frontal del Ford Fiesta Active.
Frontal del Ford Fiesta Active.

Es en la zaga donde también encontramos un elemento distintivo del Ford Fiesta Active: la zona del portamatrículas en negro. Entre su paleta de colores encontramos colores exclusivos, como el naranja de las fotos y algunos tonos de grises. En contrapartida, sus llantas de 17 pulgadas de diseño exclusivo y neumáticos de perfil bajo no permiten muchas aventuras fuera del asfalto.

Un cambio importante, pero no muy notable, es el incremento de altura al suelo en 18 milímetros.

Este Ford Fiesta Active forma parte de la nueva gama crossover del fabricante, conocida como Active y que por el momento cuenta con dos modelos más: el Ka+ y el Focus.

Habitáculo rejuvenecido

La actual generación del Ford Fiesta no lleva ni dos años en el mercado, por lo que se encuentra completamente actualizado y vigente frente a la feroz competencia. Con respecto a su predecesor, las mejoras son notables y agraciadas. A todo esto se suman elementos distintivos de esta versión Active.

Los cómodos asientos cuentan con una tapicería de diseño exclusivo, con costuras verticales en el centro. Las molduras también han sido decoradas con el mismo color que las costuras, lo que otorga un aspecto más juvenil al ambiente.

Interior del Ford Fiesta Active.
Interior del Ford Fiesta Active.

Por lo demás, cabe repasar las novedades introducidas por el último Fiesta en llegar al mercado. Su salpicadero cuenta con una menor botonera física y el protagonismo total del sistema de infoentretenimiento con sistema SYNC3. Según el equipamiento seleccionado, la pantalla táctil será de 6,5 u 8 pulgadas.

Motores

Mecánicamente, hay disponible una motorización de gasolina y otra diésel que, con varios niveles de potencia, nos deja una gama compuesta por seis opciones. Los gasolina EcoBoost se basan en el bloque 1.0 tricilíndrico que tan buenos resultados está dando, y se ofrece con 86, 100 y 125 CV.

La opción del cambio automático solo está disponible con la motorización EcoBoost de 100 CV.

Por su parte, las versiones diésel están desarrolladas sobre el mismo bloque 1.5 TDCi de cuatro cilindros, disponible en potencias de 86, 100 y 120 CV. Para aquellos que duden en la compra de un coche diésel, hay que mencionar que todos llevan el mismo distintivo ambiental de la DGT que las versiones gasolina.

Por el momento, el Fiesta no ha recibido ningún tipo de hibridación, lo que resulta en una gama mecánica con la etiqueta C de la DGT indistintamente del combustible elegido.

No obstante, el rendimiento de los motores es muy parejo, con una mayor aceleración en los gasolina. Por el contrario, este tipo de motorizaciones nos obligan a jugar más con el cambio.

Vista posterior del Ford Fiesta Active.
Vista posterior del Ford Fiesta Active.

Aparte del cambio manual de seis velocidades, también hay disponible un cambio automático por convertidor de par con el mismo número de relaciones.

Fuera del listado de motores queda un motor gasolina de 140 CV que podemos escoger, por ejemplo, en el Fiesta ST-Line. Sin embargo, Ford España asegura que bajo pedido se puede equipar este motor en el Ford Fiesta Active sin problema alguno.

Precios del Ford Fiesta Active

Por último, los precios parten de los 15 863 euros para el gasolina menos potente. Al mismo tiempo, el diésel más barato está disponible desde 16 913 euros, 600 euros más que el gasolina intermedio, lo que da que pensar. Además, con financiación y sujeto a ciertas condiciones, la marca lo oferta por menos de 11 000 euros, una ganga.

La única versión con cambio automático supone un incremento de 1 500 euros con respecto a su equivalente con cambio manual. A su vez, el acabado Active suma 1 350 euros a la factura final en comparación con un Ford Fiesta normal.