Mercedes GLE 2019, tecnología pura

· 16 octubre, 2018
La polivalencia que ofrecen este tipo de vehículos es espectacular: son auténticos autobuses familiares, poseen ciertas aptitudes fuera de pista y al contar con enormes y potentes motores son capaces de dejar atrás a más de un aspirante a GTI

A principios de 2019 la firma alemana sacará al mercado el nuevo Mercedes GLE 2019, un modelo que viene a sustituir a uno de los coches más bonitos y equilibrados de la marca y con el que esperan plantar cara a modelos como el Audi Q7 o BMW X5.

Diseño exterior del Mercedes GLE 2019

Si el modelo que se vende en la actualidad ya destaca por su modernidad y elegancia, el nuevo da una vuelta más de tuerca y luce unas líneas más musculosas y refinadas, sobre todo en la parte trasera.

El frontal añade la forma de los nuevos focos de la marca que ya hemos visto en el Mercedes Clase A o el CLS, un diseño que despertó muchas críticas pero que parece que empieza a cuajar. El morro sigue siendo muy voluminoso y el capó va situado en una posición muy alta.

Nuevo diseño del Mercedes GLE.
Nuevo Mercedes GLE 2018 todoterreno SUV diseño
Anterior diseño del Mercedes GLE.

La parte trasera es mucho más deportiva que en el modelo actual, con unos pilotos más afilados que recuerdan, una vez más, al Clase A. Además cuenta con el pilar D en color negro para hacer ese efecto cupé y da más fluidez a la línea lateral.

Diseño interior

En el interior del Mercedes GLE 2019 es donde más se nota la evolución del modelo, con un salpicadero que parece sacado del futuro. Aunque he de decir que la enorme pantalla que engloba el cuadro de instrumentos y la pantalla central del salpicadero no queda muy bien integrada.

Las salidas de ventilación también son nuevas, al igual que los enormes agarraderos de la zona baja central del salpicadero, quizás demasiado exageradas para un coche que pocas veces pisará fuera de asfalto.

Interior del Mercedes GLE 2019.
El interior del nuevo GLE apuesta por la deportividad.
Mercedes GLE 2017.
El interior del antiguo GLE pecaba de ser algo aburguesado.

La iluminación interior es totalmente personalizable para conseguir el estilo que más te guste, detalles que marcan la diferencia con un coche de gama media. Si mantiene el nivel de calidad del actual GLE seguirá siendo una referencia en el segmento, solo ensombrecido por el Audi Q7.

Por supuesto, estará disponible con siete plazas, aunque las dos traseras serán más aptas para niños o personas de pequeña estatura y supondrá la pérdida de casi todo el maletero cuando estén en uso.

La habitabilidad, aunque la marca no ha facilitado datos, debe ser muy buena, ya que ha mejorado en 80 mm la batalla respecto al modelo actual hasta llegar a los 2 995 mm. El maletero asciende hasta los 825 litros, 135 más que ahora, una cifra enorme, pero no llega a los 890 litros del Q7.

Motor

De primeras solo estará disponible con en la versión 450 4MATIC, por lo que contará con un seis cilindros en línea de gasolina que de 367 caballos. Pero, además, oculta un sistema eléctrico de 48V que dará vida a los sistemas auxiliares del vehículo y regalará 22 caballos más de potencia.

Con ello garantiza un consumo ajustado y una respuesta contundente en cualquier circunstancia a pesar de que este tipo de coches suelen rondar las dos toneladas de peso incluso superarlas con creces con los sistemas híbridos.

Contará con una caja automática de nueve velocidades, denominada 9G-TRONIC y tracción a las cuatro ruedas. Al igual que el GLE que se vende actualmente, el Mercedes GLE 2019 dispondrá de reductora, un sistema poco habitual entre los vehículos de este tipo y que garantiza unas cualidades camperas superiores al resto.

Exterior del Mercedes GLE 2019.

Precio y conclusión

Mercedes aún no ha dado detalles sobre el precio del nuevo Mercedes GLE 2019. El actual parte de 60 125 euros en su versión más básica, pero el modelo de arranque del nuevo es otro cantar. En los próximos meses darán más detalles.

Un diseño más contundente y una habitabilidad mejorada le garantizan un buen futuro al nuevo SUV alemán, aunque el Volvo XC90 y compañía no se lo van a poner nada fácil.