Mercedes-AMG GLE 53 Coupé, vitaminas para el SUV deportivo

Alberto Fuentes · 21 septiembre, 2019
El nuevo Mercedes-AMG GLE 53 Coupé es capaz de ofrecer diversión sin dejar de lado su cara más confortable y familiar

Al poco de salir a la palestra el nuevo GLE Coupé, la marca ya nos ha deleitado con la que será su primera versión deportiva: el Mercedes-AMG GLE 53 Coupé, una combinación que aportará mucha diversión al mastodonte alemán.

Por el momento, y hasta la llegada del todopoderoso 63 AMG, el 53 AMG será el tope de gama de este SUV de corte deportivo, una versión más que sobrada para hacer pasar un buen rato a cualquiera.

Entre los rivales que más quebraderos de cabeza darán al modelo de la estrella están el BMW X6 50i o el moderno Audi Q8 55 TFSI que, aunque sea un poco menos potente, es un rival muy duro por imagen y calidad.

Diseño exterior del Mercedes-AMG GLE 53 Coupé

Todo lo que da sentido a este tipo de carrocería respecto a la del GLE normal es la estética, por lo que no han escatimado en el más mínimo detalle y han dotado al nuevo GLE Coupé de todo lo que un SUV de estas características necesita para triunfar: ostentosidad.

Trasera del Mercedes-AMG GLE 53 Coupé.
Mercedes-AMG GLE 53 Coupé, trasera.

La última generación del Audi Q7 quiso perder un poco de esta cualidad y lo está pagando caro en cuanto a cifras de ventas. Y es que este tipo de coches no tienen sentido si no aparentan ser lo que valen.

En cuanto al frontal, lo más llamativo es la parrilla del radiador diamantada en color negro con la enorme estrella vertical. Los focos son más agresivos que los de la generación anterior, y la parte baja del guardabarros es específica de esta versión, con unas bocas mucho más grandes a ambos lados.

Lateralmente, mantiene la clásica forma coupé, y se puede ver la verdadera altura del morro y la zaga, así como la forma ascendente de sus líneas, suficiente para intimidar a cualquiera. La parte trasera no engaña a nadie y no oculta su procedencia, ya que con las cuatro salidas de escape y el enorme difusor trasero se desmarca de las versiones normales del Mercedes GLE Coupé.

Interior

El diseño del salpicadero poco difiere del de otros modelos de la marca, lo que es una magnífica noticia. El Mercedes-AMG GLE 53 Coupé añade a toda esa tecnología y calidad detalles como unas deportivas costuras en color rojo en los asientos, los cinturones y los paneles de las puertas, o las letras AMG bordadas en los respaldos delanteros.

Además, no podían faltar en una versión deportiva los pedales de aluminio cepillado, las levas tras el volante también de aluminio, varios detalles en engorroso negro piano e incluso alfombrillas específicas.

Mercedes-AMG GLE 53 Coupé, interior.
Interior del Mercedes-AMG GLE 53 Coupé.

Por lo demás, comparte medidas y posibles gadgets con el GLE ‘normal’, por lo que no echarás en falta ni el más mínimo detalle de confort en el interior de este lobo con piel de cordero.

Motor del Mercedes-AMG GLE 53 Coupé

Toda esta parafernalia deportiva no tendría sentido sin un buen motor bajo el capó, y de eso Mercedes sabe un rato. En este caso, se ha equipado al Mercedes-AMG GLE 53 Coupé con un 3,0 litros biturbo de seis cilindros en línea de gasolina con nada menos que 435 CV de potencia. Y, como no podía ser de otra manera, apoyado estará con un sistema eléctrico de 48 V que da vida a un motor de 22 CV, con el que consigue reducir el consumo.

Con semejantes argumentos, no es de extrañar que sea capaz de dejar en ridículo a la mayoría de GTIs, ya que acelera de 0 a 100 km/h en 5,3 segundos y alcanza los 250 km/h, mientras que el consumo mixto se queda en unos correctos 9,3 l/100 km.

Lateral del Mercedes-AMG GLE 53 Coupé.
Mercedes-AMG GLE 53 Coupé, lateral.

Por otra parte, la tecnología empleada en la dinámica de conducción es abrumadora, con hasta siete perfiles de conducción para la tracción total, además de un moderno sistema fabricado por AMG capaz de controlar hasta 80 parámetros del vehículo, denominado Track Pace AMG.

En definitiva, se trata de un alarde de tecnología y deportividad del que aún no sabemos el precio, una duda que esperamos resolver en el esperado Salón del Automóvil de Frankfurt.