Mercedes-AMG A 45 y CLA 45, compactos de hasta 421 CV de potencia

Juan · 8 julio, 2019
La nueva gama compacta deportiva de Mercedes, con los Mercedes-AMG A 45 y CLA 45, llega más preparada que nunca: dos versiones y hasta 421 CV

La gama compacta de Mercedes sigue aumentando su número de miembros con la introducción de las dos versiones más deportivas, los tope de gama AMG. Apodados Mercedes-AMG A 45 y CLA 45, es de sobra conocido que ambos modelos son en esencia el mismo coche, salvo por su estética.

Ambos se complementarán con los AMG de acceso, los Mercedes-AMG A 35 y Mercedes-AMG CLA 35, los cuales ya conocíamos y supondrán un revulsivo para las ventas globales de cada modelo. Los 45 vienen a ser los pata negra, y presumen de adoptar el motor 2.0 de mayor potencia específica fabricado jamás, récord que hasta ahora ostentaba el modelo previo.

Dos frascos, misma esencia

Para gustos están los colores, y el que te guste más el A 45 o el CLA 45 lo dejamos para ti. Ya realizamos el análisis visual de los modelos base, es decir, los Mercedes Clase A y Mercedes CLA, por lo que nos centraremos en los cambios introducidos de la mano de AMG, ya que son iguales en ambos casos.

Mercedes-AMG CLA 45 S: frontal.
Frontal del Mercedes-AMG CLA 45 S.

Comenzando por el frontal, se ha adoptado la parrilla panamericana de 12 lamas verticales, la cual se reserva para las versiones más capaces de cada familia. Los grupos ópticos se han oscurecido para la ocasión, y es que la temática oscura y racing cobran mucho protagonismo en el exterior de estos deportivos.

Las aletas han ganado presencia, en especial las delanteras.

Las llantas de 18 o 19 pulgadas son negras, al igual que el techo, el difusor, los retrovisores y todos los aditamentos aerodinámicos que conforman el kit opcional del que presumen las unidades mostradas en las imágenes. Este kit se compone de alerón, splitter, canards frontales y un difusor revisado.

Habitáculo

Para tranquilidad de aquellos aficionados a las versiones de altas prestaciones, sí, los Mercedes-AMG A 45 y CLA 45 cambian sustancialmente de puertas para dentro, un detalle insignificante pero que poco a poco se dejaba de lado. Un claro ejemplo de cómo hay que hacer las cosas es el Honda Civic Type-R, deportivo en todos los aspectos.

Mercedes-AMG CLA 45 S: interior.
Interior del Mercedes-AMG CLA 45 S.

Visualmente, los cambios más notables son el nuevo volante deportivo con inserciones de aluminio, cuyo aro puede ser mixto cuero-alcántara o completo de alcántara; este incluye botonera satélite adicional. Los asientos deportivos cuentan con pétalos más marcados, lo que permite mejorar la sujeción lateral.

La tapicería de cuero sintético y microfibra cuenta con costuras y detalles en color contraste, el mismo que se utiliza para los cinturones.

De serie cuenta con la doble instrumentación digital que conforma el MBUX, el nuevo sistema multimedia de inteligencia artificial de Mercedes. Sus dos pantallas de 10,25 pulgadas son el centro de atención de todo el habitáculo, y a su amplia funcionalidad hay que añadir los menús específicos introducidos por AMG.

Entre la información extra que nos proporciona el menú AMG está el indicador de marcha idónea en el momento del cambio adecuado, temperaturas de aceite del motor y transmisión, medidor de fuerzas G, cronómetro con seguimiento de circuito y datos del estado del motor a tiempo real.

El cuatro cilindros más ‘apretado’ del mundo

Bajo el capó monta un novedoso bloque 2.0 de cuatro cilindros, conocido por el código M139. Está turboalimentado, y dispone de dos niveles de potencia y ciertas diferencias técnicas que favorecen en rendimiento a la versión S.

Mercedes-AMG A 45 S: zaga.
Vista posterior del Mercedes-AMG A 45 S.

Que se trate de un propulsor pequeño no significa que no sea tratado con mimo. Al igual que el resto de motores de Mercedes-AMG, su montaje es a mano y realizado por un único operario, el cual deja impresa su firma en una placa situada sobre el propulsor.

La versión descafeinada ofrece 387 CV de potencia a 6500 vueltas y 480 Nm de par entre las 4750 y 5000 vueltas. Promete un 0-100 km/h en 4,0 segundos y una velocidad máxima limitada a 250 km/h, ampliables hasta los 270 km/h opcionalmente.

El 45 S

Con 211 CV por litro, el motor M129 es en su versión con más fuerza el 2.0 con mayor potencia específica del mercado. Además, puede estirarse hasta las 7200 revoluciones.

En cuanto a la versión S, aumenta su caballaje hasta los 421 CV a 6750 vueltas y un par de 500 Nm entre las 5000 y 5250 vueltas. Sus prestaciones son ligeramente superiores, y es mejora en 0,1 segundos los registros de aceleración y deja la velocidad punta en 270 km/h sin antes pasar por caja.

Sí que se mantiene invariable el uso del sistema de tracción total 4MATIC+ y la caja de cambios automática de doble embrague y 8 relaciones. Esta caja incluye un modo salida y manual para controlar el coche desde las levas del volante.

Por su parte, el sistema de escape deportivo varía según la versión, con salidas de 82 y 90 milímetros para el normal y el S, respectivamente. Eso sí, en ambos encontramos una válvula activa que permite modificar el sonido del mismo.

Mejoras técnicas de los Mercedes-AMG A 45 y CLA 45

Para una mejor experiencia de conducción y mayor eficacia en circuito, el sistema de tracción integral cuenta con el control de par AMG, compuesto por un diferencial trasero con doble embrague multidisco pilotado electrónicamente. Además de distribuir el par a las ruedas traseras, suma el nuevo modo Drift.

Mercedes-AMG A 45 S: motor.
Propulsor M139 del Mercedes-AMG A 45 S.

En modo Drift el diferencial trabaja junto con el ESP para permitir un manejo más ‘suelto’ del eje posterior y, así, alargar el sobreviraje. Es algo que estrenó el Ford Focus RS, al que le siguió el Mercedes-AMG E 63 y que ahora pasa a ser parte del equipamiento de los AMG más pequeños. También lo lleva el Toyota GT86.

Las diferencias entre el acabado normal y el S se dejan notar tanto en el equipo de frenos como en los modos de conducción disponibles. Mientras que en el primero los discos delanteros son de 350 milímetros con pinzas de cuatro pistones, el S equipa discos de 360 milímetros con pinzas de seis pistones pintadas en rojo.

Comparten el equipo de frenos trasero, con discos de 330 milímetros con pinzas monopistón.

Sobre los modos de conducción disponibles, hay cinco: Comfort, Slippery, Sport, Sport+ e Individual, a los que en el caso del S se suma un sexto: el modo Race, el cual es opcional en la versión de acceso. A estos se le suman otros modos de gestión paralela para el sistema 4MATIC+ y la dirección, con dos y cuatro modos respectivamente.