Mercedes Clase A 2018, el comienzo de una nueva era

· 3 febrero, 2018
Nueva plataforma para el compacto de la firma alemana, con una estética renovada y demoledora, así como un interior futurista y a la última en equipamiento tecnológico; con estas premisas viene a ser un duro rival en el segmento C premium del mercado, en el que el BMW Serie 1 y el Audi A3 tendrán que apretarse los machos

Y llegó el día. La tan esperada presentación de la nueva generación –y van cuatro– del Mercedes Clase A, el compacto por excelencia de la firma germana. Partiendo de la base del modelo anterior, se han mejorado todos y cada uno de los aspectos que han sido más criticados, y añade elementos únicos que suponen el inicio de una nueva etapa para la marca.

Además, este nuevo Clase A será el punto de partida para toda la gama compacta de Mercedes, con las nuevas generaciones de los conocidos GLA, CLA y Clase B. Sin embargo, llegarán integrantes nuevos como el Clase A sedan y GLB. El primero de ellos será una berlina más sobria y práctica que el CLA, mientras que el segundo será una variante más práctica del GLA.

Aspecto juvenil y deportivo

Lo que bien podría pasar por una ligera renovación estética esconde en realidad una multitud de cambios con respecto a la actual generación. El frontal inspirado en el CLS se vuelve más bajo y afilado, al mismo tiempo que gana en verticalidad. La parrilla cambia, y tiene una forma híbrida entre una convencional y la Panamericana que montan otros como el AMG GT.

Ahora los pilotos delanteros pueden equipar la tecnología MULTIBEAM LED, la cual cuenta con 18 diodos LED en cada faro que actúan de forma individual y aglutinan todas las funciones de iluminación.

Compacto Mercedes Clase A 2018: frontal
Frontal del compacto Mercedes Clase A 2018.

Visto de perfil, llama la atención la batalla 12 centímetros más larga y la corrección de su mayor problema: la zona acristalada.

Perdiendo la preciosa forma de arco de las ventanillas, los pasajeros cuentan ahora con una mayor superficie de cristal; además se aumenta la sensación de desahogo una vez dentro. Al mismo tiempo, la zaga conserva las formas generales de su predecesor, si bien destacan los nuevos pilotos que se extienden hacia el centro del portón.

Como viene siendo habitual con cada lanzamiento de la marca, durante el primer año de comercialización estará disponible la  Edition 1. Esta se distingue por los cambios estéticos que recibe, que en el caso que nos ocupa se traduce en la inclusión de unos asientos deportivos y elementos exteriores pintados en verde lima (Edition Green según Mercedes) .

Inyección de tecnología

El habitáculo es, sin duda alguna, el punto que más ha evolucionado con respecto a la generación previa. Además, marca las pautas que seguirán los futuros lanzamientos de la marca.

Compacto Mercedes Clase A 2018: interior
Interior del compacto Mercedes Clase A 2018.

A la vista destaca la considerable reducción de botones físicos a favor de un mayor protagonismo del sistema de infoentretenimiento, un volante de nuevo diseño y unas tomas de refrigeración centrales.

Hablando de este sistema de infoentretenimiento, hace uso de la pantalla doble estrenada en el Clase S, y está disponible en tres configuraciones: dos pantallas de 7,0 pulgadas, una de 7,0 y otra de 10,25 pulgadas, o las dos pantallas de 10,25 pulgadas. Además, la pantalla central –también táctil– integra un nuevo sistema de control en la consola central.

Hay que hacer una especial mención al sistema multimedia MBUX, una especie de inteligencia artificial de la que hablaremos largo y tendido en otro momento. Por último, las molduras decorativas se han actualizado, mientras que la iluminación ambiente puede tener ahora hasta 64 colores diferentes.

Esta nueva generación del Clase A viene con una batería de asistencias a la conducción bajo el brazo. Entre ellas destacan el freno automático de emergencia, el detector de ángulo muerto, alerta de cambio de carril con función a recolocar el coche y hasta un sistema de aparcamiento automático (completo si el coche es automático).

De su hermano mayor –el Clase E– hereda otros sistemas como el control de crucero activo adaptativo, capaz de seguir al coche precedente y cambiar de carril de forma autónoma. También estrena un novedoso sistema que actúa sobre la dirección en caso de tener que hacer una maniobra de esquiva de emergencia.

Gama en crecimiento

Por el momento solo han sido confirmadas tres opciones mecánicas –un diésel y dos gasolinas– en combinación de dos transmisiones diferentes; en todo caso la tracción es delantera. Comenzando por el diésel, se trata de la que será la opción más pequeña y económica, el A 180d de 116 CV de potencia y 260 Nm de par.

Compacto Mercedes Clase A 2018: vista aérea
Vista aérea del compacto Mercedes Clase A 2018.

Esta versión homologa un consumo y emisiones mínimo de 4,1 l/100 km y 108 g/km de CO2. Sus prestaciones no están nada mal para su potencia: 0-100 km/h en 10,5 segundos y una velocidad punta de 202 km/h.

En el caso de los gasolina, se han presentado el A 200 y A 250, si bien resta la llegada del A 180 para completar la gama de este combustible. En cuanto al primero de ellos, homologa una potencia de 163 CV y 250 Nm de par, mientras que el consumo se queda en 5,1 l/100 km y 120 g/km de CO2. Su rendimiento le ayuda a lograr el 0-100 km/h en 8 segundos y una punta de 220 km/h.

Por último, el A 250 aumenta su potencia hasta los 224 CV y 350 Nm de par. Con estas cifras es capaz de firmar un 0-100 km/h en 6,2 segundos y una punta de 250 km/h. En el caso de esta versión, el consumo aumenta hasta los 6 l/100 km y 141 g/km de CO2.

Compacto Mercedes Clase A 2018: lateral
Lateral del compacto Mercedes Clase A 2018.

Resulta curioso que, al menos por el momento, el A 200 es el único con la opción del cambio manual de 6 velocidades. El resto de versiones opta de forma exclusiva por el cambio automático 7G-DCT de siete relaciones.

Desde 31 400 euros

De las tres opciones mecánicas anunciadas para la primera etapa en el mercado del nuevo Clase A, la marca solo se ha pronunciado con el precio de las dos más pequeñas. En el caso de la variante diésel más pequeña, el A 180d, estará disponible desde 32 700 euros, mientras que en el caso del A 200 de gasolina el precio partirá de 31 400 euros.

A pesar de tratarse de un modelo completamente nuevo, más equipado y seguro, los precios anunciados son considerablemente superiores a los del modelo precedente. Si atendemos a la versión de gasolina, el suplemento es de sólo 150 euros, pero en el A 180d el precio ha aumentado en 3 850 euros, quizás demasiado.

Datos Mercedes Clase A 2018

  • 5 puertas
  • 5 plazas
  • Maletero: 370 litros
  • Tracción delantera
  • Motores de cuatro cilindros con potencias comprendidas entre los 116 CV y los 224 CV
  • Consumo y emisiones: desde 4,1 l/100 km y 108 g/km de CO2
  • Cambio automático manual de 6 velocidades o automático 7G-DCT de 7 velocidades
  • Precio: desde 31 400 euros