EQ Power: la gama híbrida enchufable de Mercedes llega a los Clase A y Clase B

Enrique Canivell · 26 agosto, 2019
Los compactos de Mercedes de la gama EQ Power ofrecen un interesante kilometraje de autonomía eléctrica en el segmento de acceso de la firma de la estrella

La firma de la estrella sigue adelante con la electrificación de su gama. Como paso previo a la movilidad 100 % eléctrica, debido a la escasa presencia puntos de carga para coches eléctricos por el momento, la marca ofrece una serie de vehículos híbridos enchufables que harán el apaño a diario. Así las cosas, la gama EQ Power llega a los Mercedes Clase A, Mercedes Clase A Sedán y Mercedes Clase B.

Hace escasas fechas, de hecho, irrumpía el Mercedes C 300 e, un híbrido enchufable de altas prestaciones que no hace más que dejar clara la apuesta del fabricante alemán por esta propuesta intermedia que nos permite disfrutar de una carga eléctrica suficiente para afrontar el día a día y para hacer viajes por autopista sin problemas gracias a la presencia de un motor de combustión.

Y es que ir y venir del trabajo sin gastar combustible es posible, siempre que no sean distancias demasiado largas o nos pese excesivamente el pie derecho… Además, como superan la marca de los 40 kilómetros de autonomía eléctrica bajo el ciclo de homologación WLTP, tienen derecho a la codiciada etiqueta Zero de la DGT, por la cual circular por el centro de las grandes ciudades durante episodios de alta contaminación no será un problema.

Maletero y funciones tecnológicas

Aunque Mercedes no ha dado a conocer datos exactos de los litros del maletero, asegura que la gama EQ Power, con un mayor número de componentes que hay que albergar por ser híbridos enchufables, apenas se ve resentida en cuando a la capacidad de carga, lo que siempre es de agradecer cuando se habla de vehículos de dimensiones compactas.

El maletero en los EQ Power de Mercedes apenas se ve afectado en su capacidad
El maletero en los EQ Power de Mercedes apenas se ve afectado en su capacidad.

Para conseguirlo, el depósito de combustible se ha colocado encima del eje trasero y se ha incluido un sistema de escape que, en vez de terminar en la zaga del vehículo, lo hace en el centro del chasis, lo que significa que el silencioso trasero queda integrado en el túnel central de transmisión. Así, las baterías de alto voltaje gozan del espacio que hay debajo de la fila de los asientos traseros, donde en principio iría el depósito de gasolina.

Además de esta práctica solución, estos híbridos enchufables cuentan con útiles funciones tecnológicas. Con el modo de servicio basado en el trayecto, valora parámetros como la cartografía, topografía y la velocidad para proponer el modo de conducción 100 % eléctrico en trayectos en los que resulta razonable.

Mediante el MBUX, el nuevo sistema multimedia de inteligencia artificial de Mercedes, los EQ Power pueden asistir al conductor en la búsqueda de estaciones de carga –con el navegador y el control por voz. La energía de la batería se recarga en una toma de corriente alterna de 7,5 kW en 1 hora y 45 minutos –del 10 al 100 %– y en 25 minutos –del 10 al 80 %– con corriente continua.

Asimismo, cabe señalar que cuentan con varios modos de conducción:

  • Electric: el motor de combustión solo funcionará cuando se active el kick-down al pisar a fondo. La intensidad de recuperación de energía varía mediante las levas de cambio que hay situadas tras el volante, con cinco niveles diferentes: Dauto, D+, D, D- y D–.
  • Confort, ECO y Sport: se puede dar preferencia al motor de combustión para ahorrar energía, a la conducción eléctrica o incrementar el dinamismo mediante la propulsión combinada.
Sistema de propulsión híbrido enchufable EQ Power de Mercedes
Sistema de propulsión híbrido enchufable EQ Power de Mercedes.

La preclimatización es quizás la función más interesante, pues un compresor eléctrico puede activar el aire acondicionado desde el smartphone.

Sistema de propulsión EQ Power

Bajo la nomenclatura 250 e, el sistema de propulsión EQ Power comprende un 4 cilindros turboalimentado de 1,3 litros, 160 CV a 5500 rpm y 250 Nm a 1600 rpm, junto con un motor eléctrico de 101 CV y 300 Nm, que se asocian a un cambio automático de doble embrague de 8 velocidades.

La velocidad máxima en modo eléctrico es de 140 km/h.

Con una potencia conjunta de 218 CV y 450 Nm, la aceleración de 0 a 100 km/h es de 6,6 segundos para el Clase A, 6,7 para el Clase A Sedán y 6,8 para el Clase B. No está nada mal para modelos cuya ecología queda fuera de toda duda, al menos si se emplean como coches de uso diario y en distancias que no sean excesivamente largas.

Y es que la autonomía eléctrica homologada no está nada mal para vehículos de este tipo. Esta varía según la carrocería elegida: 60-68 kilómetros ‘eléctricos’ para el Clase A, 61-69 para el Clase A Sedán y 56-67 para el Clase B. 

Nota: la marca no ha facilitado todavía los precios de la gama EQ Power en los Mercedes Clase A y B, aunque podemos suponer que, con un ‘doble sistema de propulsión’, no será económicos.