Mercedes Clase C 300 e, híbrido enchufable de altas prestaciones

Enrique Canivell · 12 agosto, 2019
Ir al trabajo todos los días sin gastar una gota de combustible es posible con el Mercedes Clase C 300 e, cuyas prestaciones son propias de un deportivo

Sin duda, el híbrido enchufable es el paso previo a la electrificación total de los vehículos gracias a su versatilidad y eficiencia a partes iguales. No dependientes de los escasos puntos de carga de coches eléctricos y de la limitada autonomía asociada, se tornan en una gran alternativa por el compromiso que consiguen. Pero es que encima hay coches como el Mercedes Clase C 300 e, con prestaciones propias de deportivos.

La firma de la estrella ya había incorporado un sistema de este tipo en los Mercedes Clase S y Mercedes Clase E, de segmentos superiores. Pero ahora le llega el turno a la berlina de acceso (Mercedes Clase C), si la consideramos como tal, porque ya hay Mercedes Clase A Sedán y Mercedes CLA 2019, una berlina en formato cupé; son de tracción delantera y no hay versiones híbridas, de momento…

Esta versión híbrida enchufable puede adquirirse tanto en formato berlina como en el familiar, denominado Estate.

Mercedes Clase C 300 e Estate
Mercedes Clase C 300 e Estate.

Gracias a esta ofensiva, la marca alemana cuenta con vehículos en su gama que obtienen la ansiada etiqueta Zero de la DGT. Mediante esta, circular por el centro de las grandes ciudades no será un problema. Además, contar con una pequeña carga eléctrica al salir de casa nos permitirá no gastar ni una gota de gasolina a diario si el trabajo no nos queda muy lejos. En cualquier caso, los consumos serán ridículos.

Equipamiento pensado en la eficiencia

Una de las cualidades del Mercedes Clase C 300 e es que cuenta con un sistema de gestión inteligente para mejorar la eficiencia. Este hace una evaluación mediante los sistemas de asistencia a la conducción, como son los sensores de radar, cámara y sistema de navegación, para que nos anticipemos a las circunstancias de la carretera.

Para maximizar la autonomía eléctrica, valora parámetros como la cartografía y el tráfico; calcula cuándo –y con qué frecuencia– el conductor debería levantar el acelerador para aprovechar la inercia del coche y para cargar la batería en las frenadas.

Sistema de propulsión del Mercedes Clase C 300 e

El sistema de propulsión de este germano tiene como elemento principal un motor 2.0 turbo de 4 cilindros que desarrolla 211 CV a 5500 rpm y 350 Nm entre 1200 y 4000 rpm. Pueden parecer cifras normalitas para una berlina del segmento D, pero, al combinarlo con la potencia eléctrica, la cosa cambia.

Mercedes Clase C 300 e berlina

El motor eléctrico genera 121 CV y un par motor de 400 Nm de 0 a 2000 rpm. Y, aunque no se suman las cifras de ambos propulsores tal cual, la potencia total es muy cercana a la que resultaría de hacerlo.

Asociado a un cambio automático de 9 velocidades, y con una potencia combinada de 320 CV y 700 Nm de par, la aceleración de 0 a 100 km/h es de solo 5,4 o 5,5 segundos para berlina y familiar, respectivamente.

Por último, cabe señalar que la autonomía 100 % eléctrica es limitada, pero cumple con su cometido de uso diario a la perfección. Así, según el ciclo de homologación WLTP, promete una autonomía en modo eléctrico de 49 a 56 kilómetros para la berlina y de 48 a 54 kilómetros para el Estate. 

Precios del Mercedes Clase C 300 e

En cuanto a los precios, por desgracia, este tipo de vehículos con doble sistema de propulsión resultan muy costosos. Y es que la berlina parte de los 52 900 euros, mientras que la versión Estate arranca en los 54 325 euros.