¿Cómo funcionan los radares de tramo?

Los radares de tramo son una medida más de las utilizadas por las autoridades para reducir el número de accidentes en carretera.

Los radares de tramo son una verdadera pesadilla para los conductores, pero hay una razón importante para su colocación: protegernos. Estos dispositivos no son simples máquinas de cobrar multas, sino correctivos con los que el Estado busca bajar los indices de siniestralidad vial. Desde el Gobierno español y la propia Unión Europea, se vincula la alta velocidad con el incremento de accidentes de tráfico, señalándola como uno de los factores de riesgo más influyentes.

Y no es que ir más rápido sea siempre motivo de siniestro, pero lógicamente, conducir a altas velocidades reduce el tiempo de reacción de conductor para evitarlo, y empeora el resultado en caso de darse un evento desafortunado. Además, a altas velocidades es mucho más probable perder el control del coche.

Prevenir accidentes y concienciar al conductor son los objetivos primordiales de este implemento tecnológico que prolifera en España. Pero veamos cómo funciona.

La tecnología detrás de los radares de velocidad

El proceso de funcionamiento actual de estos radares es muy sencillo y practico, en cada inicio y final de tramo, existen radares infrarrojos, y cuando entramos dentro de este segmento de carretera, el primer radar toma una foto de nuestro coche y matrícula; para que después, al salir del área de medición, un segundo radar haga lo propio.

Radares de tramo función sistema seguridad multas
A pesar de que ejercen una función recaudatoria, su principal fin es la de disuadir a los conductores de exceder la velocidad.

¿Cómo son capaces de calcular la velocidad de un coche? Cuando la medición ocurre, se toma la hora en la cual hemos pasado por cada uno de los instrumentos de medición. Al final, las horas de ambos radares -el del principio del tramo y el del final– se comparan, obteniendo la información necesaria para calcular la velocidad.

Si volvemos tiempo atrás, hasta nuestras clases de física en el colegio, recordaremos que la velocidad se calcula con el tiempo y la distancia. Eso es lo que hacen precisamente los radares de tramo: calculan los tiempos en que hacemos el recorrido que separa el primer radar del segundo.

Evidentemente, el sistema de medición y las autoridades conocen cuánto tarda un coche en recorrer un tramo a la velocidad permitida.

 ¿Cómo se genera la multa?

Cuando el sistema automatizado detecta que un conductor ha infringido el límite de velocidad, envía las fotos de entrada y salida del vehículo al Centro de Tratamiento de Denuncias Automatizadas de la DGT.

Una vez allí, si se confirma la infracción, dicho departamento manda la notificación de la multa al dueño del coche. Recordemos que la foto registra el número de matrícula y por ello, será al titular del vehículo al que vaya destinada la multa.

Pero no solo debemos ser precavidos con la ley ante los radares de tramo. De hecho, existen radares móviles en los vehículos de la policía y otros aún más avanzados en sus helicópteros. Esto, nos obliga a mantenernos apegados a la ley en todo momento, ya no solo por nuestra seguridad, sino agregando también por el factor económico.

Algunos mitos sobre los radares de tramo

Hay quienes, en un intento de falsear la información percibida por el radar, se cambian de carril para intentar evadir la infracción. A decir verdad, esto es completamente inútil, debido al amplio alcance del radar en el momento de tomar la foto. Y como se ha explicado, no es la velocidad del coche lo que se mide de forma directa.

También están los conductores que, conociendo el funcionamiento del sistema, bajan repentinamente la velocidad en alguna parte del tramo. Esta práctica es peligrosa, porque si bajamos de 100 Km/h a 70Km/h de forma drástica, podríamos chocar con otro vehículo o perder el control.

Es cierto que existen dispositivos capaces de detectar la existencia o proximidad de los radares. No obstante, si los agentes de tráfico descubren que tenemos este tipo de artefacto podría penalizarlos de igual forma.

Radares de tramo función sistema seguridad multas helicoptero
Los radares de tramo son solo uno de los sistemas que usan las autoridades para captar infracciones.

Tipos de radares para la detección de velocidad

Los radares de tramo no son los únicos que existen en España, podemos encontrar detectores fijos, pero también dispositivos móviles, tanto en coches como helicópteros de la policía. Hace poco, los agentes motorizados de la Guardia Civil han estrenado 60 instrumentos de medición.

Además, existen otros que registran el momento en que nos pasamos una luz roja del semáforo. En España existen unos 800 instrumentos fijos de medición, 16 de tramo y 6 helicópteros Pegasus. Claro que este número siempre va en aumento. Además, este tipo de radares no solo lo encontramos en carreteras, también podemos encontrarlos en las salidas de ciudades y algunas zonas urbanas.

Las autoridades están implementando esta tecnología cerca de los puntos negros y tramos de alta siniestralidad. Esto ratifica que su función es incidir directamente en la disminución de las cifras de accidentes de tráfico en el país.

Te puede gustar