Tramos de concentración de accidentes y puntos negros

· 17 diciembre, 2017
A la hora de aumentar la seguridad y minimizar riesgos, debemos conocer aquellos tramos y lugares de nuestra geografía vial que son más propensos a los accidentes.

En torno a 1.160 personas murieron durante el 2016 en accidentes de tráfico que ocurrieron fuera de la ciudad. Buena parte de ellas viajaban en vías interurbanas convencionales y un porcentaje menor, en autopistas. Por eso, los conductores deben tener en cuenta los llamados tramos de concentración de accidentes y puntos negros.

Existen muchas estadísticas al respecto, aunque quizás lo que cuesta entender son las categorías, conceptos como puntos negros, tramos de concentración de accidentes o el EuroRAP tienen significados distintos. Todos dan información para la prevención en las carreteras españolas.

Veamos en que consiste cada indicador y en que puede ayudarnos a la hora de salir de la ciudad. Nuestras vacaciones serán mucho más seguras si leemos un poco al respecto.

Tramos de concentración de accidentes

Esta categoría nos indica cuáles son los tramos que tienen un nivel de riesgo mayor al promedio de las vías en España. Lo importante aquí es verificar cuáles son los segmentos de vía que presentan una frecuencia más alta de accidentes de tráfico.

Puntos negros y tramos de concentración de accidentes.
Por acumulación de transito de vehículos, algunos puntos son más peligrosos.

Este es un indicador propio del Ministerio de Fomento, y es tomado en consideración para realizar mejoras en la infraestructura de las vías. Si vamos a viajar, es importante revisar cuales son estos tramos de la red y tratar de conducir con cuidado en ellos.

Para que un tramo entre en esta categoría, se utilizan datos de un tiempo mayor a un año. La longitud a considerar es de al menos un kilómetro, así que esta información sirve para formarnos referencias algo generales.

Los ya conocidos puntos negros

Pero si queremos información mucho más específica, será mejor saber cuáles son los puntos negros que se cruzan por nuestra ruta. Aquí entran las calzadas en donde han ocurrido al menos 3 accidentes con víctimas, o más.

Por lo general, el punto negro engloba zonas de impacto en donde los choques tienen una separación máxima de 100 metros. Esto permite conocer un tramo mucho más pequeño y certero, en el que el conductor debe maniobrar con cuidado.

Claro que esta estadística vehicular tiene sus críticas. Una de sus carencias está relacionada al tiempo de apreciación de los datos recogidos, el cual suele ser de apenas un año apenas.

Puntos negros y tramos de concentración de accidentes datos análisis
Las causas por las que una vía o un tramo de la misma sea más propensa a provocar accidentes son variados, desde el tráfico hasta el pedaltado del asfalto.

En todo caso, verificar cuales son los puntos negros nos indica cómo es la actualidad vial en materia de riesgos. Es importante tener en cuenta todos estos factores cuando planificamos la ruta y nuestro itinerario.

El EuroRAP: indicadores más completos y de calidad internacional

El programa iRAP implementará un sistema de análisis mucho más completo y un método de aplicación dentro de la región concreta. Según lo planteado, se espera incluir el análisis de periodos mucho más largos que tan solo un año, lo que nos permitirá formarnos una idea de cuáles son los rincones más peligrosos de nuestra red vial.

Además, con el EuroRAP se analizarán los distintos tipos de tramo. Desde vehículos inmiscuidos en siniestros como la gravedad de los accidentes. Todo esto y otros datos generarán un índice de riesgo. El periodo temporal a considerar será de siniestros ocurridos en tres años por cada 1000 millones de vehículos.

Lo mejor de todo, es que este sistema ya ha sido probado en otros países con resultados muy provechosos. Los criterios brindarán homogeneidad a las estadísticas y los conductores podrán formarse un criterio mucho más completo; la seguridad es el objetivo a conseguir.

Algunos puntos y tramos a considerar

Si de riesgo de accidentes hablamos, Madrid y Sevilla se discuten cada año los primeros puestos en siniestralidad. La salida de Sevilla en el kilómetro 0 de la SE-30 es uno de los puntos con mayor número de accidentes, aunque sin dejar víctimas fallecidas.

A su vez, el km 16 de la A-1 ubicado en el municipio Alcobenas, es el que más siniestros acumula. Desde el año 2005, este punto negro ha dejado 359 coches accidentados y 237 heridos.

La provincia de Barcelona es otro territorio que registra bastantes incidentes viales cada año. La C-3, a partir de El Prat del Llobregat y hasta l’Hospitalet, es el tramo más peligroso de esta región.

Verificar los Tramos de Concentración de Accidentes es vital para hacernos una idea de lo que vamos a encontrar en el camino. Recordemos que muchos accidentes se generan por problemas en la infraestructura y estando preparados y con un mejor conocimiento de las vías, la propensión de chocar se minimiza.