Internet en el coche

· 30 noviembre, 2017

El mundo de la tecnología avanza día a día y el mundo del automovil no se queda atrás, ya son muchas las compañías que empiezan a integrar internet en sus coches. La conexión a internet únicamente en casa es cosa del pasado.

¿Es realmente seguro?

Muchos conductores que comienzan a buscar esta tecnología en un coche, sin embargo, puede no ser del todo seguro.

Hay quienes empiezan a avisar del peligro que esto puede llegar a suponer para el conductor sin las medidas oportunas.

El Secretario General de la Asociación de constructores Europeos, Erik Jonnaert, a avisado de los problemas que esta nueva tecnología en el coche puede acarrear. Algunas de estas, son los ataques ciberneticos o el robo de datos personales. Por eso, se recomienda que empiecen a crear mecanismos adecuados de ciberseguridad.

Esta nueva tecnología abre una ventana a los ataques ciberneticos que hacen que los coches autónomos sean mucho más vulnerables.

internet en el coche tecnología
La posibilidad de integrar Internet en los coches ya es real.

Ante este problema, la Asociación de Constructores Europeos de Automóviles y otras 14 compañías miembros, han creado un paquete que incluye seis principios clave para la ciberseguridad en el mundo del automóvil.

Pero parece que no todo es negativo. El secretario general de la ACEA, ha alabado los beneficios que aportara la tecnología a los coches, llegando un punto en que sean ellos los que conozcan el entorno que les rodea y sean capaces de circular por la ciudad sin necesidad de que una persona les guíe.

Intereses detrás de esta nueva tecnología

Pero no nos alejemos del tema que nos concierne. Hasta ahora, la idea de tener internet en el coche para los fabricantes sigue teniendo sus pros y sus contras. Obviamente por interés, muchas compañías como Vodafone u Orange, comienzan a bombardear a los conductores con sus ofertas.

La marca Opel es una de las que ha instalado esta tecnología en sus coches, haciendo que sea posible conectar hasta 8 dispositivos de forma simultanea estando todos conectados a una red 4G.

No olvidemos que Internet tiene ventajas pero también es un mundo lleno de peligros. Los virus acechan en cualquier esquina y en nuestro automóvil no iba a ser menos. Si que nos entre un virus en nuestro ordenador ya es un problema, pensemos en las consecuencias que puede traer que el infectado sea nuestro automóvil.

Muchos fabricantes apuntan que de ocurrir esto y realmente nuestro coche llegue a ser infectado con el virus erróneo, podría llegar afectar hasta en la movilidad del mismo.

Un riesgo menos invisible que un virus

El tener conexión en el coche no nos afecta solo a la hora de hablar del riesgo de virus. A escena, están también la posibles distracciones que esto puede suponer en el momento de la conducción.

Evidentemente el contar con este servicio en nuestro coche es una gran tentación. Si ya tener el móvil con todas las aplicaciones, las llamadas, los juegos y la gente hablándonos es una tentación durante la conducción el hecho de facilitar su acceso sacándolas de nuestro teléfono y poniéndolas en el coche puede no ser del todo una buena idea.

La llegada de esta nueva tecnología podría suponer un aumento de los accidentes de coche por distracciones. Este hecho, es algo que ni las compañías que ofrecen internet ni los fabricantes están teniendo en cuenta.

internet en el vehículo coches tecnología
Las tecnologías al volante son en mayor o menor medida un peligro de distracción si no las usamos con responsabilidad.

Las campañas de seguridad vial no nos recomiendan el uso del teléfono (por razones obvias), pero tampoco el uso del manos libres, dado que el simple hecho de coger una llamada desde este dispositivo nos obliga apartar la mirada de la carretera durante unos segundos. Tiempo suficiente para sufrir un accidente de tráfico.

Debemos entender estas medidas orientadas al uso de estos nuevos vehículos, los cuales llevaran integrada la capacidad de tener nuestro dispositivo móvil con sus aplicaciones en el coche.

Para pensarselo

Dadas todas estas consecuencias, esta es una tecnología que ha de ser bien planteada. Debemos valorar sus pros y sus contras así como las medidas de seguridad necesarias. Al final, se trata de mejorar nuestra experiencia al volante, sin exponernos por ello a un mayor peligro.