Las opciones de equipamiento más extrañas

· 6 julio, 2018
Algunos de los ítems dentro de la lista de las opciones de equipamiento más extrañas son de mucha utilidad y hasta absolutamente necesarios, y otros, por el contrario, son detalles decorativos y casi siempre muy onerosos; incluso los costes de algunos de estos lujos superan el valor de un auto de gama media

La industria del motor parece destinada a la casi total homogenización de sus productos; una tendencia que viene reforzada por la avalancha de los SUV. Pero los valores diferenciales siguen siendo importantes; y ahí es cuando aparecen las opciones de equipamiento más extrañas.

Las marcas de lujo son las que más aportan en cuanto a rarezas y curiosidades de equipamiento. Después de todo, sus modelos además de representar lo mejor de lo mejor, deben ser únicos y exclusivos. Pero también pueden encontrarse accesorios peculiares en líneas más modestas.

Una máquina para hacer café

Para los amantes de esta bebida, es una opción demasiado tentadora. Estar en medio de un atasco urbano o atravesando una gran autopista interestatal y disfrutar un café caliente y recién preparado, sin necesidad de bajar del coche o interrumpir la marcha, es un sueño hecho realidad.

Tomar café en el coche.

Este peculiar gadget rueda dentro de un monovolumen que no califica precisamente como una cafetera: el Fiat 500L. Sin embargo, no está disponible en todos los mercados. Quienes puedan, según la región donde vivan, y quieran incluir este extra, deberán presupuestar unos 230 € adicionales.

Paraguas integrado

Suele pasar que toca aparcar en un gran estacionamiento descubierto mientras llueve de forma torrencial. El dilema para quienes quedan atrapados en estas circunstancias es: ¿salir del coche y mojarse o esperar?

Pensando en estos episodios, el Nissan Sunny, en el ya lejano 1993, incluyó un paraguas entre su lista de dispositivos adicionales. Le hicieron espacio incrustándolo en el lateral de la puerta del conductor.

En la actualidad, muchos de los Rolls Royce, una de las marcas con las opciones de equipamiento más extrañas, lo incluyen. Es ideal para aquellos que al salir de casa en temporada de lluvias dejan olvidado este necesario protector personal contra el agua.

Una tienda de campaña

Este es un accesorio que se instala en el techo de muchos todoterreno una vez fuera del concesionario. Lo peculiar es encontrar un modelo que lo contemple de fábrica dentro de su lista de posibilidades adicionales.

El coche que incluyó una tienda de campaña integrada fue el Pontiac Aztek. Un SUV comercializado por General Motors casi de forma exclusiva en América del Norte a principios de siglo. El campamento se instalaba al abrir la puerta del maletero, en cuyo interior se encontraba un colchón inflable con espacio para dos.

Neveras para champán

Suelen estar presente en varios coches de lujo. Rolls Royce y Bentley son dos de las marcas que las incluyen. Range Rover colocó dentro de sus Autobiography uno de estos pequeños dispositivos, con el espacio justo para llevar dentro dos copas de champan.

Pero las neveras en coches no solo es cosa de vehículos de gama alta. El ‘original’ Fiat Multipla portaba un pequeño refrigerador que se fijaba en sustitución de la sexta plaza, en medio de los asientos delanteros.

Frenos carbocerámicos

Para quienes conducen un deportivo, la frenada es un asunto vital. Sus ventajas comparativas son poderosas: mayor resistencia a la corrosión, óptimo desenvolvimiento en superficies secas o mojadas y capacidad para operar bajo temperaturas extremas.

Ruido en los frenos.

El Audi R8 es uno de los súper sport que contempla su instalación de fábrica. Su coste no es apto para todos los bolsillos: unos 11.800 €. Prácticamente el mismo precio de salida del Fiat 500L con todos los accesorios instalados. (Cafetera incluida).

Otras de las opciones de equipamiento más extrañas

  • Un reloj no es un objeto de lujo dentro del habitáculo de un vehículo. Los modelos más básicos lo incluyen de serie. Lo que sí es un símbolo de opulencia es el ‘Tourbillon’ que porta el Bentley Bentayga. Su precio: 200.000 €.
  • Maletas de Louis Vuitton: el BMW i8 incluye no solo dos bolsos de viaje de la afamada casa de modas francesa. También una funda para transportar trajes y un portafolios. Unos 20.000 € adicionales cuesta llevar en el maletero del coche este kit que además, hace juego con la tapicería.
  • Un techo estrellado: son miles de pequeñas luces LEDs instaladas en el ‘cielo’ de los Rolls Royce. El nivel de personalización permite diseñar un panorama similar al del día de nacimiento del conductor.