La forma correcta de llevar tu bici en el coche

Francisco María García · 8 febrero, 2019
Para llevar tu bici en el coche has de tener en cuenta factores tan importantes como la seguridad de los ocupantes de tu vehículo como la de los demás usuarios de la vía

Los ciclistas gozan de las ventajas de cuidar de su cuerpo y el planeta al usar un medio de trasporte divertido y ecológico. Por eso, cada vez más personas en el mundo practican ejercicios o se trasladan de un lugar a otro con su bicicleta. Ahora bien, si quieres trasladarla en un vehículo, aprende la forma correcta de llevar tu bici en el coche.

En la práctica puede ser problemático llevar tu bici en el coche de forma correcta. En definitiva, se trata de evitar una multa o sufrir un accidente que pueda tener consecuencias peligrosas para nuestra salud.

El hecho de colocar la bicicleta de forma inadecuada en el interior de nuestro vehículo puede ocasionar que se desplace y que termine encima de alguno de los pasajeros. También pueden entorpecer la visión del conductor.

De igual forma, cuando se fija mal la bicicleta en el exterior, las posibilidades de que termine por soltarse y rodar sobre la calzada son muy altas. Todavía puede ser más grave cuando cae directamente sobre otro vehículo que circula por detrás.

Para evitar inconvenientes, hay que aprovechar al máximo el espacio interno, así como también la capacidad plegable de la bici. En todo caso, antes que la comodidad, se debe priorizar la seguridad, tanto para quienes viajan en el coche como para el tráfico en general.

Transportar bicicletas en coche
Transportar bicicletas en coche.

Llevar tu bici en el coche: lo correcto

En ocasiones resulta incómodo organizar la logística para introducir una bici en el coche. Por esta razón, algunas personas evitan hacer esta tarea y renuncian a transportar estos vehículos de una ciudad a otra.

Hay que recordar que la ingeniera actual de las bicicletas permite realizar operaciones sencillas para colocarlas dentro del vehículo. En todos los casos, siempre será imprescindible el uso de cinchas de amarre.

Existen varias modalidades de portabicicletas; los más populares son los que fijan la bicicleta en el techo del automóvil. Su principal ventaja es que deja libre la visibilidad trasera del coche.

Hay tres modelos de portabicicletas, según la posición en la que se coloque el equipo:

  • Puede ser de forma invertida (la opción más incómoda en el momento de ejecutar la sujeción).
  • Anclando la rueda trasera de la bicicleta.
  • Desmontando la rueda delantera.
  • Colocar la bicicleta en su posición ‘natural’, dentro de un raíl.

La desventaja más grande de este sistema es la altura final que adquiere el coche. Los varios centímetros de más que se suman por encima del techo pueden generar problemas de aerodinámica. También suponen inconvenientes en el momento de atravesar accesos estrechos.

Más opciones

Otro método utilizado para llevar tu bici en el coche es fijándola al portón trasero; este sistema es útil y económico. Además, permite cargar varias bicis al mismo tiempo y deja completamente libre el espacio del maletero.

Llevar bicicleta en coche
Llevar bicicleta en coche.

Utilizando el método del portón trasero se pueden generar varios problemas, como ralladuras a la carrocería; también puede suceder que no se puedan cargar o descargar equipajes sin desinstalar todo el sistema. Es importante que se señalice convenientemente el exceso de longitud del vehículo a causa de las bicicletas acopladas.

No es el método más utilizado, pero en ocasiones puede resultar la forma más sencilla de llevar tu bici en el coche. Es importante asegurar el velocípedo correctamente; si queda libre, es posible que en caso de frenadas bruscas salga peligrosamente disparado hacia el frente.

La desventaja de este sistema es que limita el espacio interno del vehículo. Desde la cantidad de pasajeros o hasta el número de equipajes. Así mismo, se debe ser muy cuidadoso para no rasgar la tapicería o limitar en exceso la movilidad de quienes viajen dentro.

Mejor en un carrito o remolque

Para los ciclistas más entusiastas, pero principalmente para los profesionales de los pedales, un carrito es la manera más práctica de transportar su bicicleta. Así se pueden transportar varias bicicletas al mismo tiempo; y ello sin que el espacio sea un problema o corra algún peligro la integridad del coche.

Se debe cumplir con una serie de requerimientos obligatorios para poder hacer uso de esta opción. Desde un equipo que esté debidamente homologado, hasta la bola de remolque, cuya colocación también debe ser aprobada en una Inspección Técnica de Vehículos.

Hay que disponer de un garaje lo suficientemente espacioso para no tener problemas para guardar el carrito o el remolque.