Cómo instalar una nevera en el coche

Es un pequeño lujo que tenemos al alcance, sobre todo en los meses de mayor calor, se agradece ir en el coche pudiendo disfrutar de una bebida refrescante

Os mostramos cómo instalar una nevera en el coche. Con esta práctica solución, podréis disfrutar de comida y bebidas frías para cualquier viaje largo por carretera o una excursión al campo con amigos o en familia.

Instalación de una nevera de 12 V

En primer lugar, vamos a ver cómo instalar una nevera portátil de 12 V en nuestro vehículo particular. El lugar más apropiado para ello será el maletero, donde podremos disponer de espacio suficiente para colocar el refrigerador y disponer de bebidas y alimentos fríos.

Los materiales necesarios serán, sencillamente, un rollo de cable, la nevera eléctrica portátil y unos terminales de conexión. Para el cable, lo más recomendable es que sea de dos colores, rojo y negro, para poder diferenciar fácilmente cuál es el positivo (el rojo) y cuál es el negativo (el negro).

Instalar una nevera en un coche.

La nevera puede ir conectada a cualquier fuente de alimentación, como la conexión del mechero, pero lo mejor será conectar los cables directamente en la batería del coche. Utilizar el mechero tiene ciertas complicaciones añadidas, como tener que colocar un fusible de seguridad en serie.

Conectamos el cable rojo al polo positivo de la batería del coche, y el cable negro al polo negativo. Una vez listos, colocamos la nevera en el maletero del vehículo, en una posición desde la cual sea cómodo acceder a su interior.

Después, conectamos esos mismos cables a las tomas de conexión de la batería portátil por medio de los terminales de conexión. En este momento, ya podremos encender la nevera para comprobar si funciona correctamente. Tras pocos minutos, podremos comprobar que, efectivamente, el interior de la nevera comienza a enfriarse.

¿La nevera portátil puede consumir la batería del vehículo?

Hay un factor muy importante a tener en cuenta en toda esta instalación: la ‘actividad’ que le des a tu nevera. Los consumos de una nevera varían según si esta en reposo -cuando no se abre y la dejas conectada al coche sin abrir (o si está en actividad). Por ejemplo, cuando la abres y la cierras repetidamente.

En este segundo supuesto, estarás obligando a que el compresor de la nevera se active para llegar a la temperatura de enfriamiento. Esto hará que la batería del coche deba enviar más energía a la nevera, pudiendo agotarse con mayor rapidez.

Disfrutar de una nevera en un coche.

Por otro lado, también debemos tener en cuenta el tipo de batería que tienes en tu vehículo. Si tienes, por ejemplo, una batería de tipo AGM de 100 A puedes consumir un 70% de esta con toda seguridad. Es decir, que puedes consumir 70 amperios si tu nevera con compresor gasta un promedio de 4 amperios a la hora.

Esta media se gasta cuando vas abriendo y cerrando la nevera, haciendo que el compresor se active. Entonces, la nevera puede estar conectada a la batería con el coche parado hasta unas 17 horas.

El resultado se obtiene según un sencillo cálculo: 70 amperios de batería / 4 amperios de consumo hora = 17 horas de consumo. Por otro lado, las neveras de absorción consumen un poco más -unos 6,25 amperios a la hora-.

Cuando el vehículo está parado, este tipo de neveras consumen unos 10 gramos de gas a la hora. En este caso, la nevera con compresor es la mejor solución en cuanto a consumo.

Ventajas de las neveras portátiles eléctricas

A modo de ejemplo, cuando compras una nevera termoeléctrica o una nevera con un compresor, puedes recurrir a gamas de Waeco TC o de CDF con precios a partir de unos 300 euros.

De esta forma no solo estás ganando la posibildiad de tener tu alimento en buen estado, sino que estás ganando también un alto rendimiento y una elevada autonomía para viajar.

Por otro lado, las neveras portátiles eléctricas no resultan una solución tan atractiva en los coches eléctricos, donde el sistema de refrigeración de la nevera gastará parte de la energía de la batería del coche.

Esto, a su vez, se reflejará en una pérdida de autonomía en kilómetros, que es algo que los clientes potenciales de los vehículos eléctricos miran con lupa.

En definitiva, la instalación de una nevera portátil es muy sencilla, no se necesitan conocimientos avanzados de electricidad, y pueden ser un extra muy interesante para aquellos coches con espacio suficiente en el maletero.

Te puede gustar