Los equipamientos extra más caros del mercado

· 16 enero, 2018
Algunos elementos opcionales de automóviles de alta gama –que cuestan un auténtico dineral– solo sirven para 'mejorar' o recargar la estética a base de exclusividad y lujo, mientras que otros elevan las prestaciones y la seguridad del coche

En el mercado del motor existen modelos con increíbles posibilidades de personalización. Los clientes pueden añadir equipamiento extra para adecuar cada modelo a sus gustos y deseos, y aunque la mayoría son prácticos y relativamente accesibles, hay opciones de lujo que solo quedan al alcance de algunos.

Reloj Breitling Tourbillon de Bentley

Este elegante reloj es el elemento más caro que se pueden añadir a un vehículo. Es un extra ofrecido para el Bentley Bentayga, un modelo SUV fabricado por la marca británica. Así, este extra corona el salpicadero del vehículo y alcanza el increíble precio de 200 000 euros.

El reloj Breitling Tourbillon revaloriza el coche hasta límites insospechados. Es un añadido fabricado a mano con materiales de primera calidad. Su carcasa es de oro macizo, y puede escogerse en blanco o rosado, mientras que la esfera cuenta con adornos de diamantes en cada división de cinco minutos.

Este extra convierte al vehículo en una pieza única al alcance solo de los más ricos. A pesar de su elegancia y ostento, es necesario dar cuerda al reloj para que siga funcionando, lo que hace referencia a los relojes más tradicionales.

Pintura metalizada del Porsche 918 Spyder

Por desgracia, el Porsche 918 Spyder ya abandonó el mercado automovilístico por el agotamiento de sus unidades fabricadas. Aun así, este modelo sigue siendo un admirado superdeportivo.

Pintura Liquid Metal Silver del Porsche 918 Spyder deportivo

Entre los añadidos de este potente vehículo destaca su pintura metalizada Liquid Metal Silver, que logra un acabado muy especial que cambia totalmente la estética del 918 Spyder. Este tratamiento estético exterior aporta un color con gran profundidad y realismo: eso sí, por el elevado precio de 53 000 euros.

Aunque existen precedentes de pinturas muy costosas, como los 29 000 euros de la pintura satinada del Bentley Continental GT Speed, o los 18 000 euros de la pintura mate del Vanquish de Aston Martin, ninguna opción alcanza el coste de este extra ofrecido por Porsche.

Frenos carbocerámicos del BMW M4

Más allá de los elementos añadidos a la apariencia del vehículo, algunas compañías ofrecen carísimos extras para mejorar las prestaciones de sus modelos. Dentro de estos están los frenos carbocerámicos que BMW fabrica para su modelo M4. En definitiva, este sistema aporta un rendimiento muy superior al de los discos de freno convencionales.

BMW M4 deportivo

Esto es por lo que son un extra de alta exclusividad: el precio de este sistema de frenos cerámicos es de 12 218 euros, lo que supera a los 11 735 euros del sistema de frenos cerámicos del R8 de Audi.

Iluminación interior con constelaciones de Rolls-Royce

Dentro de que los modelos de Rolls Royce ya son un ejemplo internacional del lujo, algunos de sus vehículos cuentan con el extra de iluminación Starlight. Este añadido incorpora al habitáculo una curiosa visión de un cielo estrellado.

La agradable sensación de estar bajo un cielo despejado de verano bañado de estrellas está disponible para el modelo Rolls-Royce Phantom desde el año 2007. Está formado por 800 puntos de iluminación, que puede aumentar hasta los 1 600.

Iluminación interior con constelaciones de Rolls-Royce: Starlight

Su efecto de profundidad muestra un magnífico acabado, que convierte cualquier viaje en algo muy especial. Eso sí, este interesante y atractivo extra alcanza un precio de 11 600 euros.

Faros láser del BMW i8

En una fusión entre un elemento dedicado a mejorar la estética y a elevar el nivel de seguridad se disponen los faros con tecnología láser del BMW i8.

Frente a las habituales luces LED que incorporan la mayoría de vehículos de nueva fabricación, el deportivo híbrido alemán ofrece un extra de faros con láser que logran un alcance de 600 metros.

BMW i8 Spyder frontal

El sistema de iluminación del BMW i8 es uno de los más llamativos del mercado, pero con este extra el coche destaca aún más. Con un precio de 6 405 euros, los faros láser del i8 superan en coste a los 4 455 euros de la tecnología, también opcional, del Audi R8 LMX.

Estos son algunos de los extras más caros que se pueden encontrar en el mercado automovilístico de los últimos años. Algunos de ellos, como los frenos carbocerámicos del BMW M4, logran mejorar las ya magníficas prestaciones de estos vehículos de lujo. Otros se limitan a añadir atractivos detalles estéticos que distinguirán al vehículo como uno entre un millón.