Edad media del parque automovilístico español

El tema de la edad avanzada de los vehículos españoles es complejo y sin solución a corto plazo, de hecho, se estima que la media de vehículos industriales sobrepasa los 14 años de antigüedad

Según estadísticas, la edad promedio del parque automovilístico español es de 12 años de antigüedad. Esto significa que los coches que más circulan son muy contaminantes y no permiten el cumplimiento de los parámetros internacionales. Algunas ciudades como Madrid y Barcelona no cumplen las leyes ambientales.

Como vemos en nuestro día a día, los coches viejos continúan teniendo preponderancia en el mercado español. Según cifras oficiales, unos 130 000 de más de 20 años de antigüedad aún son comercializados de una u otra forma en el país.

Conducir en ciudad.

Y las proyecciones a futuro son peores. Según Anfac, si no se llevan a cabo correcciones para renovar el parque automovilístico, para el 2026 circularán más de cuatro millones con 20 años de antigüedad. Algunas ciudades ya se plantean legislaciones para tratar esta problemática nacional.

¿Cuál es el problema de los vehículos viejos?

La cuestión principal es la expulsión de sustancias contaminantes: óxido de carbono, de nitrógeno y compuestos de plomo, entre otros productos muy tóxicos para el medio ambiente.

La legislación europea le exige a España unas metas en materia medio ambiental y los ayuntamientos no pueden cumplir. Hoy en día se sabe que el 80% de la contaminación es generada por los coches.

Otro problema que traen los vehículos con antigüedad, es la falta de garantías de seguridad. Cuanto más viejo es un modelo, menos evolucionados son sus dispositivos y sistemas de seguridad. Tanto el conductor como el resto de los ocupantes están en riesgo durante el trayecto.

Por el contrario, la actualización del parque automovilístico traerá un mayor desarrollo en cuanto a infraestructura. Por ejemplo, si se incrementara la adquisición coches eléctricos, con seguridad habría más proyectos de estaciones de carga.

Los planes que existen para generar el cambio

En la actualidad existen algunas políticas en marcha, aunque quizá con resultados insuficientes. Por ejemplo, el Plan PIVE entregó ayudas para la retirada de coches viejos y la compra de modelos más recientes. Se han entregado 1.115 millones de €, pero son muchos los vehículos antiguos que aún circulan.

En las esferas políticas también se habla del Plan Estratégico de Seguridad Vial; esta medida regularía la entrada al país de vehículos autónomos y conectados. Como objetivo principal de esta política estaría más bien reducir los accidentes de tráfico.

Atascos en ciudad.

Otro tema es el de la sustitución de combustible; ya son muchas las ciudades que planean prohibir la circulación de automóviles Diésel dentro de sus jurisdicciones. Incluso hay marcas de vehículos, como es el caso de Toyota, que tienen planificado eliminar sus modelos diésel, a corto plazo.

Restricciones para los coches antiguos en las ciudades

En Madrid, as restricciones para vehículos antiguos serán parciales y se realizarán poco a poco. Se espera que los coches diésel anteriores al 2006 no puedan circular por la zona central.

Esta misma regla se aplicará a los vehículos de gasolina que sean anteriores al año 2000; añadido a esto, los modelos que no tengan la certificación verde no se podrán aparcar en dicha zona a partir del 2025.

En Barcelona las medidas son similares, pero llegarán más pronto. A partir del año 2018, los coches diésel fabricados antes del 1996 no podrán circular por toda la ciudad. La fase Euro 2 entrará en vigor hacia el 2019 y así se incluirán más modelos paulatinamente.

El problema de encontrar aparcamiento en las ciudades.

En las Islas Baleares no se podrán comercializar coches de gasolina y diésel a partir del 2025. Esta es quizás la medida más radical tomada en territorio español, aunque todavía falta mucho para ver su cumplimiento. Los turistas de otros países tampoco podrán circular automóviles con motores de combustión fósil.

Parque automovilístico antiguo y el riesgo de sufrir un accidente de tráfico

Las probabilidades de perder la vida en un accidente se duplican si conducimos un coche con más de 15 años de antigüedad. Este es el resultado de un estudio hecho por la Fundación Línea Directa y Fesvial, en el año 2015.

En aquellas fechas, los coches españoles tenían un promedio de antigüedad de 11, 5 años. Es probable que el incremento de esta cifra tenga parte de responsabilidad en las estadísticas de accidentes dentro del país; realmante la abundancia de vehículos antiguos viene a ser un problema de salud pública.

Te puede gustar