¿Cuáles son las penas de cárcel en sanciones de tráfico graves?

El Código Penal castiga con la privativa de libertad a los conductores cuyos actos resulten altamente peligrosos o de especial riesgo para los demás conductores y vehículos

El número de detenidos en las cárceles de España por sanciones de tráfico graves, supera al de los casos de hurto o robo. El Reglamento General de Circulación contempla la pérdida de puntos, multas o suspensión del carnet de circulación para los infractores. Pero el código penal si incluye las penas de cárcel.

Son seis las faltas cometidas detrás del volante que dan lugar a un juicio civil, cuya resolución puede ser conducir al culpable hasta una prisión. Son condenas que, según la gravedad, pueden implicar entre tres meses y cinco años en una prisión.

Exceso de velocidad

El artículo 379 del Código Penal establece como hecho punible “superar en 80 kilómetros por hora en una vía interurbana la permitida reglamentariamente”.

Según la normativa establecida,  quien lleve su auto a más de 200 Km/h por cualquier autovía del país, puede terminar en prisión. En los casos de las vías ancladas en centros urbanos, el margen queda establecido en 60 Km/h.

Las condenas para estos delitos varían entre los 90 días y los seis meses. Por resolución judicial, la pena puede ser sustituida por trabajos comunitarios durante un periodo de entre 31 a 90 días.

Adicionalmente, también se puede imponer la prohibición de conducir de uno a cuatro años; todo ello a discreción del juez que procese la causa.

Alcohol y drogas, culpables de la mayor cantidad de sanciones de tráfico graves

Conducir bajo los efectos de alcohol o drogas puede, según el grado, solo implicar sanciones administrativas: multa y pérdida de puntos en el carnet de conducir. A partir de ciertos niveles, el castigo va mucho más allá de una multa económica.

La combinación de alcohol y conducir un coche se convierte en causa penal cuando los infractores superen los 0,60 mg/L en las pruebas de aire espirado; igual sucede con los 1,2 mg/L de alcohol en la sangre.

Con las sustancias psicotrópicas o alucinógenas, la categorización de la falta como delito de seguridad vial queda, en un primer momento, a la libre interpretación del agente de tráfico que procese la infracción.

En todos los casos anteriores, la privación de libertad oscila entre los tres y seis meses; por otra parte, la suspensión de la licencia para conducir, puede abarcar un periodo de uno a cuatro años. La pena de cárcel puede sustituirse por servicio a la comunidad de uno a tres meses.

Conducción Temeraria

Señalizar accidente de tráfico.

Si un conductor pone en riesgo la seguridad de otros vehículos o peatones de forma manifiesta, entra dentro de esta categoría. El castigo contempla cárcel de seis meses a dos años, además de uno y seis años sin carnet de circulación.

Por otra parte, si quien conduce un coche muestra desprecio por la vida de terceros, la pena puede aumentar hasta los cinco años. También puede imponerse la prohibición de sentarse detrás un volante por un lapso de entre seis a diez años.

Negarse a pasar por el alcoholímetro o la prueba por drogas

¿Qué ocurre si el conductor o usuario se niega a pasar por estas pruebas? No es nada recomendable hacerlo; entre otras cosas porque estas acciones figuran dentro de las sanciones de tráfico graves.

Las penas para esta negativa a someterse a análisis, varían entre los seis y doce meses. Además, está la prohibición impedimento legal, firmada por el juez que lleve la causa, para conducir vehículos durante un lapso que puede extenderse hasta por cuatro años.

Quedarse sin puntos y seguir conduciendo

Los usuarios que, a causa de un elevado número de infracciones, agotan todos los puntos de su carnet de circulación, deben ajustarse a la ley.

Cuando estos conductores deciden seguir conduciendo como si nada hubiese ocurrido, si llegan a ser localizados por agentes de tráfico, esta acción puede llevarles a una estancia tras las rejas de entre tres y nueve meses.

Impedir la normal circulación, penas de cárcel

Algunas acciones, como colocar objetos que obstaculicen el libre tránsito en carreteras, están tipificadas dentro del listado de sanciones de tráfico graves Lo mismo ocurre con ocultar las señalizaciones y derramar sustancias deslizantes o inflamables sobre el asfalto.

Un juicio por estos delitos puede arrojar una pena de entre seis meses y dos años. Alternativamente, el dictamen puede incluir multa penal de uno o dos años, además de trabajos comunitarios de 10 a 40 días.

Te puede gustar