Tipos de motores de coche

Francisco María García · 31 julio, 2019
Cuando analizamos los diferentes modelos de vehículos existentes, uno de los aspectos claves es el de los tipos de motores que hay. ¿Cuáles son?

El mundo del motor es bastante extenso y tiene interesantes variedades y opciones para todos los gustos. Algunos tipos de motores se emplean más que otros en los coches actuales. A continuación, haremos un análisis desde lo general a lo particular; partimos de la base de motores eléctricos y de combustión.

De las dos alternativas, la evolución en la industria automotriz apunta hacia los tipos de motores eléctricos. Este cambio conceptual es relativamente reciente; la búsqueda de energías alternativas y su optimización han logrado interesantes avances en pocos años. Sin embargo, los motores de combustión interna siguen siendo mayoritarios.

Tipos de motores: combustión interna

Se habla de combustión interna en contraposición a los de combustión externa, que son, básicamente, los de las locomotoras a vapor. Los vehículos tradicionales son aquellos propulsados por motores de combustión interna. Es decir, los que queman gasolina o gasóleo, el gas licuado del petróleo (GLP) o el gas natural comprimido (GNC).

Motor del Mazda MX-5 2.0 BBR Turbo

En una palabra, estos tipos de motores necesitan del denominado ‘combustible fósil’. Se trata de un recurso natural escaso, cuya extracción provoca desastres ecológicos y, como principal problema, mucha competencia por su monopolio.

El modo de funcionamiento

¿Cómo funcionan estos tipos de motores, con menos o más potencia? Se trata de un proceso en el que el combustible entra en contacto con el aire y se produce la explosión que origina el movimiento. En este sentido, los vehículos a base de gasolina tienen un consumo mayor que los diésel.

Las tecnologías de sobrealimentación del motor o de la inyección directa surgieron para equiparar ambos rendimientos. Sin embargo, los distintos tipos de motores responden también a necesidades de uso distintas. Por ejemplo, el vehículo de motor diésel será el más adecuado para quienes usan el coche para viajar o circular por autopista.

Por el contrario, un automóvil que circule por la ciudad funcionará mucho mejor con motor de gasolina. Si bien es más económico el turbodiésel, y genera mayor par motor, no se recomienda su empleo en áreas reducidas; en estos casos, opciones como el GLP o GNC son más efectivas por su limpieza.

Motores híbridos

La novedad de los automóviles híbridos reside en que aplican motores de combustión interna seguidos de otro eléctrico alimentado a batería. De esta manera, se ofrece la opción no solo de usar uno u otro motor, sino ambos. La suma de baterías de alto voltaje con gasolina añade potencia extra, que puede usarse en casos de necesidad especial.

Volvo XC90 híbrido enchufable
Volvo XC90 híbrido enchufable.

Lo último en motores híbridos son los modelos que pueden enchufar y recargar sus baterías; se denominan Plug-in Hybrid. El motor de combustión interna se pone a funcionar sobre todo para trayectos largos por autovías o autopistas. De todos modos, la idea de estos vehículos es el uso diario, por la limitada autonomía eléctrica de estos.

Los motores eléctricos, en plena actualidad

Lo que está impulsando con mayor éxito el vuelco hacia los automóviles de motores eléctricos son las innovaciones en materia de baterías de alto voltaje. El futuro para estos tipos de motores es muy ambicioso; la idea es que la tecnología seduzca y multiplique a los conductores de estos vehículos.

Kia Soul eléctrico: autonomia

En la actualidad, son dos los principales tipos de motores eléctricos:

  • Los puros: aquellos que accionan mediante las mencionadas baterías de alto voltaje.
  • Los de rango extendido: se combinan con un motor de combustión cuya única función es generar electricidad para alimentar las baterías.

A todo lo anterior, se añaden promesas de mercado que ofrecen la expectativa de unos 400 kilómetros de duración de carga. Esto permitiría un uso de varios días en la ciudad con un gasto mínimo.

Lamentablemente, no es tan fácil la recarga de estos vehículos en las ciudades. En general, los países donde circulan automóviles de motor eléctrico tienen una deuda importante en cuanto a infraestructura electrónica aplicada a coches.

En conclusión, podemos encontrar muchos tipos de motores. Sin embargo, con anuncios del inevitable agotamiento del petróleo, la búsqueda de soluciones alternativas debería ser cuestión de estado en todos los países del mundo.

De esta forma, se observa por un lado a los expertos buscando maximizar las ventajas de las tecnologías existentes para la combustión interna. Paralelamente, los motores eléctricos van siendo mejorados día a día.