¿Por qué se deteriora tanto un coche que ‘duerme’ en la calle?

Más allá del vandalismo, que nuestro coche pase las noches en la calle tiene otros cuantos inconvenientes relacionados con el tiempo extremo, ¿pero merece la pena gastar más dinero en un garaje?

Cuando compramos un coche nuevo no nos gusta dejarlo fuera pues puede ser objeto del vandalismo y de las inclemencias meteorológicas. Es posible que pensemos incluso en alquilar un garaje pues sabemos que un coche que ‘duerme’ en la calle sufre más que uno que lo hace en garaje. Ahora bien, ¿merece la pena pagar cada mes por un parking, o gastar más en el mantenimiento del vehículo.

Cómo sufre un coche que ‘duerme’ en la calle

Decidir si alquilar o compra un garaje o no dependerá del uso que le demos al coche. Si es un uso de fin de semana por ejemplo, porque durante la semana usamos el transporte público o un coche de empresa, pues es probable que sí interese. Pero si el uso es diario, ¿cuántas horas realmente pasará en el parking?

Todo dependerá de tus circunstancias y de cuánto quieras proteger a tu pequeñín, ya que ‘encerrado’ estará exento de arañazos y desperfectos causados por la climatología. ¿Cómo se deteriora un coche que duerme en la calle? Veamos.

Invierno, frío y agua

Presión correcta de los neumáticos seguridad riesgos

Muchos creen que el calor deteriora la pintura y otros objetos del interior de los vehículos, pero aunque esto es cierto en parte, el invierno no es amigo de nuestro coche tampoco. Las bajas temperaturas pueden causar daños en los líquidos como el refrigerante o el líquido de frenos.

Este es el motivo por el que se habla sobre ‘calentar el coche’ primero antes de arrancarlo. Si está en un garaje, se protegerá de esto en gran manera, pero si duerme en la calle, dale unos minutos antes de comenzar la marcha. Preservarás la vida de tu coche.

La batería será otra de las principales afectadas por el frío, por lo cual recomendamos que vigiles la vida de esta constantemente para que no te deje tirado en el momento más inesperado.

Los neumáticos también van a notar las inclemencias del tiempo y los cambios de temperatura rasgándose mucho antes y teniendo menos vida y recorrido.

El verano y los pájaros

Lavar el coche a mano

Si el invierno es peligroso para la integridad de nuestro vehículo, el verano y el calor no lo son menos. Por un lado está el sol fuerte y las altas temperaturas que dañan de manera considerable la pintura. Además, otras piezas del motor sufren por el cambio de temperatura que tiene lugar del día a la noche.

Los pájaros influyen no solo en la pintura, la cual te recomendamos lavar lo antes posible cuando haya ‘cositas’ de los pájaros, sino que además, puede atorar los filtros debido a la suciedad o plumas que sueltan.

Por otro lado, el sol influye de manera determinante en el salpicadero y demás elementos de plástico, por lo que se recomienda usar parasoles para proteger esta parte así como el sobrecalentamiento de las lunas.

La resina de los árboles así como las hojas provocan daños en la pintura y en ocasiones arañazos en la luna del vehículo. Imagina por ejemplo, que hubiera hojas o resina en el cristal del coche y que no te dieras cuenta y pusieras los limpiaparabrisas. El arrastre llevado a cabo por estos arañará el cristal.

Entonces, ¿es mejor alquilar un parking que tener un coche que ‘duerme’ en la calle? La respuesta depende ti. Suma los gatos que parking conlleva y sopesa con cuánto te costarían las averías que el dormir en la calle puede ocasionar.

Ten en cuenta también cuánto tiempo estará en la calle mientras trabajas o haces otras actividades y calcula qué es lo que más te conviene. Siempre nos ahorraremos disgustos si un coche duerme en garaje, pero esta no es la mejor opción para todos. ¿Lo es para ti?

Te puede gustar