Consejos para un coche recién comprado

Francisco María García · 30 abril, 2019
Para cuidar un coche recién comprando es imprescindible, entre otras cosas, evitar fuertes aceleraciones cuando el motor todavía no ha llegado a temperatura de servicio

El mundo siempre cambiante y dinámico requiere de facilidades de movimiento; la tecnología avanza con este propósito como premisa. Por eso, hoy en día se disfrutan de las ventajas de una vida muy tecnológica y basada en la compra, de ahí la gran felicidad y el placer que genera el conducir un coche recién comprado.

Las fronteras se rompen y las distancias se acortan. Los coches cada vez poseen diseños más aerodinámicos y funcionales, lo que ha optimizado su funcionamiento. Es fácil que una persona se siente en una máquina creada para la velocidad y decida viajar por todo el mundo.

Un gran número de los nuevos modelos son cada vez más elegantes e imponentes. No es de extrañar que muchas personas les tengan un afecto especial que incluso sobrepasa la relación entre hombre y máquina. Así, sus cuidados son curiosos: un coche recién comprado necesita de mucha atención, cuidados y mimos.

Especial atención a la vida del motor

Resulta poco prudente conducir el coche a toda velocidad desde el primer momento, aunque los fabricantes actuales poseen la política del rodaje, que permite una mejora en los ajustes de ensamblaje. Igualmente, es recomendable no realizar acelerones demasiado bruscos para no forzar el motor.

Tecnología de motor: eficiencia

Lo aconsejable es manejar con paciencia un mínimo de 1 200 kilómetros; hay que asegurarse del completo ajuste de la máquina y que los cilindros estén limpios. El resultado puede resultar determinante para alargar la vida útil del propulsor y evitar dañar alguna pieza apenas ruede fuera del concesionario.

A su vez, se recomienda no mantener una velocidad fija tipo crucero durante los desplazamientos por autopistas o autovías. Lo ideal es realizar cambios de marcha; por ello, para un coche recién comprado es oportuno moverse por territorios montañosos, llenos de curvas, ascensos y descensos.

Alerta con el cuentarrevoluciones

Si bien para muchos los avances de la ingeniería moderna hacen innecesario el evitar exigir altas velocidades a un vehículo recién salido al mercado, hay un detalle que de ninguna forma se puede pasar por alto. Se trata de la aguja del contador de revoluciones.

Cuentarevoluciones.

Este indicador no debe mantenerse apuntando al índice máximo por más de un segundo. Esta es una ‘ley no escrita’ para el mantenimiento, que se aplica para cualquier coche, no solamente para uno nuevo.

Atención a los grados Celsius

Es importante que el motor tenga la temperatura óptima de servicio. Antes de iniciar el rodaje se debe ‘calentar’ la máquina. Con un coche recién comprado, es necesario fijarse constantemente en el indicador de temperatura. En ocasiones este medidor falla durante los primeros meses.

Temperatura del motor

No se recomiendan los desplazamientos a distancias muy cortas, principalmente si se apaga y se enciende el vehículo de manera reiterada. Es vital para la salud del motor permitir que se enfríe completamente una vez se deja en reposo. Esto facilita que el ciclo de dilatación y compresión se complete.

Otros consejos del cuidado de un coche recién comprado

En lo posible se debe evitar transportar mucho peso durante los primeros 5 000 kilómetros de vida. Saltarse esta precaución puede generar una marca al motor que a la larga le puede restar años.

Por otra parte, el aire acondicionado juega un papel importante para el cuidado del vehículo. Es necesario dejar rodar el coche durante los primeros 500 a 1 000 kilómetros sin activar este sistema. De lo contrario, se corre el riesgo de restar potencia y capacidad de aceleración.

Aire acondicionado del coche

Más consideraciones

Un enemigo de los neumáticos de un coche recién comprado son las superficies húmedas. Las ruedas nuevas tienen un barniz que les resta adherencia. Por esa razón, se deben evitar los derrapes, al menos durante los primeros 500 kilómetros de recorrido.

Igualmente, para que el vehículo luzca verdaderamente como nuevo, es importante prestar especial atención a la carrocería. Para ello es necesario aparcar en lugares protegidos del sol y de la lluvia, así como prescindir de jabones y de cualquier producto corrosivo al momento de la limpieza.

Un coche recién comprado es una valiosa inversión. La mayoría de las veces, a los usuarios les gana el impulso de sentir la adrenalina o pueden llegar a pensar que tantas previsiones evitan el disfrute pleno. Lo cierto es que se puede gozar de un coche nuevo y cuidarlo al mismo tiempo.