Vibraciones en el volante: motivos más comunes

Alberto Fuentes · 28 enero, 2020
Las vibraciones en el volante son de las causas que más visitas al taller acarrean, aunque el remedio suele ser tan sencillo como económico

Las averías siempre llegan cuando menos te lo esperas, pero hay indicios que nos ayudan a prevenirlas y debemos prestarles la atención que merecen si no quieres vaciarte el bolsillo. Una de las causas por las que más acude la gente al taller es porque nota vibraciones en el volante mientras circula; es algo muy habitual y no suele conllevar averías graves.

¿Notas vibraciones en el volante?

A continuación, os vamos a detallar las principales razones por las que puede vibrar un coche cuando vamos en marcha y su nivel de gravedad, que es lo que más nos interesa:

Estado de los neumáticos y equilibrado

Uno de los principales motivos por los que podemos notar vibraciones en el volante del coche es porque los neumáticos están en mal estado o desgastados. Es cierto que ninguno forma un círculo perfecto, pero si transmite la vibración hasta el interior del habitáculo es que algo pasa.

Tener los neumáticos muy desgastados o con muchos años a sus espaldas puede provocar su deformación, y más aún si es un vehículo que ha estado parado durante un tiempo prolongado. Esto quedaría totalmente resuelto con el cambio de las gomas, momento en el que se suele mirar también el equilibrado.

Por su parte, la causa más habitual es que necesitemos realizar directamente un equilibrado a las ruedas de nuestro vehículo. Si notas que las vibraciones aumentan a alta velocidad, suele ser por este motivo, lo que solucionaremos de forma rápida y barata en cualquier taller de neumáticos.

Dirección desalineada o mala geometría de la suspensión, una causa de las vibraciones en el volante

La dirección desalineada puede ser otro de los motivos por los que notamos vibraciones en el volante de nuestro coche, pero también puede darse por una mala geometría de las suspensiones.

Ambos casos conllevan una pérdida de agilidad del vehículo, con la inevitable inseguridad que conlleva. Para solucionarlo es necesario pasar por el taller, ya que son necesarias diferentes máquinas de precisión para establecer los ángulos y los márgenes de error que tolera el fabricante.

Alinear las ruedas del coche

Todo esto suena mucho más aparatoso de lo que realmente reflejará la factura, que rondará entre 40 y 90 euros, en función del precio de la mano de obra y otros factores, por lo que merece la pena no demorarlo, por tu bien y el del resto de conductores.

Discos de freno gastados o defectuosos

Si las vibraciones en el volante las notas cuando pisas el freno, lo más probable es que tengas los discos de freno demasiado gastados o ligeramente doblados. En las dos circunstancias deberás cambiarlos por unos nuevos, con un precio que puede variar notablemente de unos vehículos a otros, pero lo ideal es cambiar los dos del mismo eje para que la frenada sea simétrica y el coche no se cruce al realizar una frenada de emergencia.

Silentblocks desgastados

Los silentblocksno son más que unos tacos de goma donde se apoya el motor para evitar que las vibraciones que este genera lleguen a los ocupantes del vehículo. Con el tiempo, y si se ha utilizado mucho el vehículo por carreteras mal asfaltadas, tienden a desgastarse, lo que conlleva la pérdida de ese importante aislamiento.

Esto suele provocar vibraciones en el volante y los pedales del coche, por lo que es recomendable sustituirlos para que esa vibración no afecte a otros componentes y agrave la situación.

Silentblock del coche

El precio de sustitución de los silentblocks es de entre 300 y 400 euros, siempre y cuando hayamos tomado cartas en el asunto pronto y no haya afectado a otros componentes. En la ITV suelen comprobar el estado de estas gomas, y el vehículo no pasará la inspección si están en mal estado, por lo que conviene que tu mecánico te las revise de vez en cuando.