9 consejos para llevar los neumáticos correctamente

Los neumáticos mantienen nuestro vehículo en contacto con el suelo, por lo que de ellos depende la estabilidad y seguridad en carretera, algo que es motivo suficiente para preocuparnos por su estado

Los neumáticos son para un vehículo como el calzado para un corredor. Para que el coche funcione de manera óptima, debe llevar los neumáticos correctamente porque son el único punto de contacto con el asfalto.

En la práctica de los conductores y los vehículos, no se presta la debida atención al estado de las ruedas. Es necesario tener presentes los siguientes consejos, que serán de gran ayuda para cuidar esta parte tan esencial del automóvil, evitar multas y accidentes, así como ahorrar dinero en combustible.

Diferentes opciones para mayor durabilidad del neumático

Según el modelo de vehículo, el tipo de neumáticos varía. Existen opciones de diferentes precios y tamaños, pero la elección depende del uso que se le dé al vehículo.

En principio, los tipos de neumáticos usados deben ser los adecuados, pues no es lo mismo conducir en una ciudad, con constantes paradas y frenadas, que conducir en carretera.

En cualquier caso, llevar los neumáticos correctamente evita que se desgasten antes de tiempo, a la vez que aportan confort y seguridad al conducir.

1- Presión correcta

Presión de los neumáticos

Que los neumáticos tengan la presión de llenado correcta es fundamental. Llevarlos poco inflados hace que se desgasten a los costados, y aumente el gasto de combustible.

Por el contrario, llevarlos muy inflados genera desgaste en el centro del neumático, siendo peligroso al circular en calles con malas condiciones.

La presión se tiene que medir estando el vehículo en frío, es decir, con menos de cinco km de recorrido. Es importante que la presión de las llantas se verifique al menos una vez al mes.

En general, cada vehículo tiene un indicador de presión que se debe aplicar. Si es la rueda de repuesto, es mejor llenarlo por encima de la presión para el uso, porque siempre suele haber pérdidas de aire.

En el caso de llevar un remolque, las llantas traseras deberían llenarse 0.4 bar más que lo normal. No hay más excepciones a la presión normal exigida que esta situación específica del remolque.

2- Verificar la alineación de los ejes

La alineación de la dirección suele desajustarse con el tiempo, haciendo que el neumático no se agarren bien al asfalto y se desgasten. Con una verificación periódica basta para corregir cualquier defecto.

 3- Comprobar que los neumáticos estén equilibrados

Al igual que ocurre con la alineación de la dirección, las llantas mal equilibradas ruedan, frenan mal y se desgastan ante de tiempo. En este caso, un buen mecánico puede hacer la verificación y solucionar el problema si es que existe.

 4- Examinar el calado de los dibujos

Neumáticos caducados

El dibujo de las llantas asegura que estas se agarren bien al asfalto y también afectan a la distancia de frenado. Si el dibujo está muy desgastado, circular en calzadas mojadas, con hielo o embarradas, es muy peligroso pues el vehículo patina.

Es muy importante corroborar que la profundidad del calado sea la correcta. Algunos neumáticos vienen con un indicador, pero normalmente es de 2-3 mm máximo y 1.6 mm mínimo.

 5- Neumáticos traseros

Como estos no están conectados al volante, es difícil determinar su correcta función de agarre y frenado. Por eso, si es necesario hacer cambios, es mejor que los neumáticos nuevos se coloquen detrás. De esta manera mejora la conducción y el control de frenado, aumentando la seguridad del vehículo.

 6- Válvulas y tapones

 

Las válvulas y tapones agrietados pueden doblarse a una velocidad alta, dejando escapar el aire. Es preciso comprobar que estén en buenas condiciones, y cambiarlos si se ven deteriorados.

 7- Evitar golpes innecesarios

En la medida de lo posible, los golpes deben evitarse para que los neumáticos no sufran desperfectos, que a simple vista no se ven, pero a medio o largo plazo afectan su correcto funcionamiento. Si no se puede esquivar el golpe, hay que hacer la verificación del estado de las llantas cuanto antes.

 8- Cuidar donde se estaciona

Si el lugar donde se va a estacionar el vehículo tiene aceite o alguna otra sustancia corrosiva, es mejor evitarlo y buscar otro sitio.  Estas sustancias pueden alterar los materiales de los neumáticos, deteriorándolos.

9- Cambio de neumáticos

La vida útil de los neumáticos es difícil de predecir, todo depende de cómo se utilizan y cuiden. Normalmente y con independencia del uso, después de los cinco años de uso, ya se puede pensar en renovarlos.

Te puede gustar