Cambiar el silentblock del coche

Si queremos tener un buen mantenimiento de nuestro vehículo, es interesante saber cómo cambiar el silentblock del coche, y sobre todo, hacerlo a tiempo

Los silentblocks son los elementos del sistema de suspensión que absorben las vibraciones transmitidas por el alfalto. Son piezas compuestas por materiales elastómeros que se someten a las irregularidades de la carretera. Por ello, en estas piezas se produce el fenómeno de fatiga, tan peligroso para todos los sistemas mecánicos.

Desmontar las ruedas y sustituir el casquillo

El primer paso que seguir será desmontar las ruedas para poder acceder al sistema de suspensión. Retirando las tuercas de la llanta se podrá extraer el neumático entero, como se haría en un cambio de rueda.

A continuación, se retira la rótula con una herramienta diseñada especialmente para ello. Es necesario utilizar la llave del tamaño necesario según el modelo, por lo que hay que comprobar antes la información técnica del fabricante.

Habrá que desmontar primero su sistema de sujeción. Una vez hecho esto, se puede utilizar una palanca para desencajar la rótula y extraerla.

Después, mediante una llave de carraca del tamaño necesario, se desatornillan las sujeciones inferiores del sistema de suspensión. Así podremos volver a utilizar la palanca para extraer el brazo que se une a la rueda.

Del brazo podrá sacarse el casquillo mediante una prensa hidráulica. No es un proceso complicado, pero requiere de materiales que solo podrán encontrarse en un taller.

Una vez extraído el casquillo utilizado, se vuelve a colocar el brazo en la prensa hidráulica para colocar el recambio en su posición correcta.

Los sisguientes pasos a seguir se basarán en volver a montar las piezas extraídas. El brazo se vuelve a encajar junto a la rueda y se colocan sus pernos de sujeción.

Con el mismo método de palanca se puede volver a colocar la rótula para ajustar el brazo de suspensión con la rueda. Finalmente, habrá que volver a atornillar el neumático en su posición adecuada.

Los problemas de utilizar silentblocks deteriorados

Como hemos comentado, el silentblock es un elemento importante dentro del sistema de suspensión del coche. Su carácter elástico permite a esta pieza absorber la mayoría de las vibraciones que se transmiten durante la conducción.

Es por ello que circular con unos silentblocks deteriorados o rotos hará que las vibraciones se propaguen por todo el vehículo.

Por un lado, el primer problema derivado de esto es la incomodidad durante el trayecto. Las vibraciones serán muy molestas tanto para el conductor como para los pasajeros, y el movimiento de las piezas del vehículo producirá un ruido elevado y continuo.

Por otro lado, está un problema menos perceptible pero más grave. Las vibraciones son negativas para cualquier sistema mecánica, y no contar con la ayuda de los silentblocks hará que el resto de elementos del coche estén expuestos a las irregularidades de la carretera.

Este movimiento en las piezas, con el paso del tiempo, supondrá una acumulación de fatiga en varios elementos, que terminará produciendo graves roturas y costosas averías.

El precio de cambiar el silentblock del coche

Como ocurre con cualquier otra pieza, cambiar el silentblock del coche no tiene un precio fijo. Este dependerá del modelo, del tipo de pieza nueva elegida y del taller al que acudamos.

A modo de ejemplo, la sustitución del brazo  completo, con su rótula y dos silentblocks puede costar en torno a 80 euros. Añadiendo un precio aproximado por la mano de obra, el trabajo puede suponer un coste total de unos 200 euros.

Si solo se necesita cambiar el silentblock del coche que esté deteriorado, el precio por cada elemento puede estar entre 30 y 50 euros. La mano de obra en este caso puede resultar más barata, al ser un trabajo más sencillo que en el supuesto de tener que sustituir todo el brazo de suspensión.

Por último, conviene tener en cuenta que es habitual encontrar el silentblock derecho más desgastado que el izquierdo. Esto se debe a efecto de la conducción por rotondas, donde el peso del vehículo se inclina hacia el lado exterior de la vía.

Revisar los silentblocks no es una tarea que se pueda realizar fácilmente en casa, ya que están ocultos tras la rueda y dentro del sistema de suspensión. A la hora de llevar el coche a un taller, encontrar grietas o desgarros en la goma significará que el elemento está en mal estado, y habrá que sustituirlo.

Te puede gustar