Toyota Yaris GRMN: siempre hay sitio para un utilitario radical

Enrique Canivell · 1 abril, 2019
El Toyota Yaris GRMN es un utilitario deportivo muy especial y exclusivo... ¿Sabías que lleva el motor supercargado de todo un Lotus Elise?

A día de hoy son muy esperadas las versiones con planteamiento radical de los utilitarios de segmento B. Siempre son bienvenidas en un mercado de coches cada vez más aburridos y anodinos. Así que el Toyota Yaris GRMN hará las delicias de aquellos que suspiran por la propuesta de deportivos cortos y ligeros.

Este Toyota Yaris, desarrollado y puesto a punto en el mítico y exigente circuito alemán de Nürburgring, está inspirado –en cierto modo y con diferencias evidentes a todos los niveles– en el modelo que participa en el Campeonato Mundial de Rallys, en el que se coronó como campeón en 2018.

Diseño del Toyota Yaris GRMN

Disponible solamente con carrocería de tres puertas, el Toyota Yaris GRMN presenta una imagen agresiva que se corresponde perfectamente con su propuesta a nivel dinámico. Desde luego que no pasa desapercibido…

Toyota Yaris GRMN: lateral
Lateral del Toyota Yaris GRMN.

Su apariencia va algo más allá de la estética deportiva del Toyota Yaris GR-Sport, pero lo cierto es que, al menos por delante, comparten el diseño de la amplia entrada del paragolpes. Lo que sí llama más la atención es la serigrafía con los colores de los equipos de competición Toyota Gazoo Racing, también presentes en el lateral del vehículo.

Las llantas negras de 17 pulgadas tienen un diseño diferente, están firmadas por BBS, y van recubiertas por unos neumáticos deportivos Bridgestone Potenza RE050A en medida 205/45/R17.

Toyota Yaris GRMN: trasera
Trasera del Toyota Yaris GRMN.

En la zaga sí que hay diferencias evidentes que avisan de las intenciones de este pequeño deportivo. En seguida, la vista se nos va al llamativo spoiler negro, para bajar a continuación a un difusor que recoge una salida de escape central con forma trapezoidal que le otorga un sonido atronador.

Interior del Toyota Yaris GRMN

En el habitáculo del Toyota Yaris GRMN se respira la deportividad que esperas de un vehículo de este tipo. Quizás una de las cosas más destacables sea un volante –heredado del Toyota GT86– con una marca roja en la parte central superior y que es de menor tamaño, algo que ayuda en conducción deportiva más que la actual moda de achatar el aro por debajo.

Otro aspecto que quizás sí que pasa más desapercibido es el cuadro de la instrumentación específico, con el logo de Gazoo Racing (GR), también presente en la parte inferior del citado volante. Lo que sí sobresalen son los pedales de aluminio y, sobre todo, unos asientos deportivos con diseño tipo baquet y tapicería alcántara que prometen buena sujeción en zona de curvas.

Toyota Yaris GRMN: interior
Interior del Toyota Yaris GRMN.

Los pespuntes del tapizado en rojo y blanco, combinados con butacas oscuras, representan los colores de Toyota Gazoo Racing.

Motor Toyota desarrollado por Lotus

El Toyota Yaris GRMN monta el propulsor de todo un Lotus Elise. Se trata de un 1,8 litros sobrealimentado por compresor volumétrico que desarrolla 212 CV a 6800 rpm y 250 Nm a 4800 rpm, con el que acelera de o a 100 km/h en 6,4 segundos. Refrigerado por un intercooler aire-agua, cuenta con la respuesta totalmente inmediata y el silbido que caracterizan a este tipo motores.

Pero no todo se queda en cifras de potencia, porque con su reducido peso de 1100 kilos, su equipamiento y sus reglajes, está a la altura a nivel dinámico:

  • Diferencial autoblocante Torsen para garantizar la tracción del eje delantero.
  • Chasis reforzado con soportes adicionales.
  • Barra de torretas entre las copelas de los amortiguadores delanteros.
  • Barra estabilizadora delantera de mayor diámetro, para limitar el balanceo.
  • Amortiguadores Sachs Performance.
  • Pinzas de freno delanteras de 4 pistones, con discos de 275 mm delante y 278 mm detrás.

Unidades limitadas

Es una verdadera pena. Del Toyota Yaris GRMN se comercializaron solo 200 unidades en Japón y 400 en Europa, de las cuales solo llegaron a España 5 unidades que se vendieron rapidísimo a un precio de 29 900 euros. Así las cosas, habrá que recurrir al mercado de segunda mano, aunque seguro que estará bastante cotizado por ser una rara avis.