Skoda Vision RS, un prototipo muy real

Alberto Fuentes · 14 enero, 2019
El Skoda Vision RS es el prototipo más espectacular que haya creado la marca checa; la tecnología híbrida enchufable toma las riendas y llena al RS de emoción y potencia

El Salón del automóvil de París 2018 fue el escenario perfecto para que la marca sueca mostrara al mundo su nuevo prototipo: el Skoda Vision RS, un modelo compacto híbrido enchufable con mucho carácter deportivo.

La nueva línea de Skoda viene pegando fuerte, y poco a poco quiere quitarse el calificativo de ‘coche soso’ que lleva muchos años persiguiéndolo. Aunque nadie puede negar que siempre han tenido modelos excitantes y efectivos como los Octavia RS o Fabia RS.

Skoda Vision RS Concept: parte trasera
Parte trasera del Skoda Vision RS Concept.

Diseño estético del Skoda Vision RS

Con 4,36 metros de longitud por 1,81 metros de anchura, el Vision entrará de lleno en segmento C, donde competirá con modelos como el Volkswagen Golf o el Honda Civic. Será el sucesor natural del Spaceback, modelo que poco tiene que ver con este RS, a pesar de pertenecer a la misma categoría.

El frontal es muy agresivo y anguloso, y luce una parrilla mucho más vertical que el resto de modelos de la marca, lo que le da una imagen más seria e imponente. Los enormes pasos de rueda también acentúan el carácter deportivo del coche, aunque no estará disponible en carrocería de solo tres puertas.

Las ventanillas traseras son mucho más pequeñas que las del Spaceback y los tiradores de las puertas quedan totalmente escondidos en la carrocería. Se ha conseguido un estilo muy cupé.

La trasera sigue el patrón del resto del coche, con muchos ángulos y unas formas que ensalzan la anchura del coche. La anchura de vías trasera hace que se parezca más a un Scirocco que a un Golf, aunque las enormes llantas de 20 pulgadas del prototipo no serán las del coche de calle.

Diseño interior

El salpicadero del Skoda Vision RS transmite tanta deportividad como el exterior, con cierto toque minimalista y sin apenas botones físicos. Una enorme pantalla principal preside el centro del salpicadero, lo mismo que ocurre con el cuadro de instrumentos, también digital.

Interior del Skoda Vision RS Concept.
Skoda Vision RS Concept: interior minimalista.

El prototipo cuenta con cuatro plazas disponibles, aunque el coche de producción contará con cinco. Los dos ocupantes traseros tienen butacas similares a las delanteras, con mucho agarre lateral, lo que se agradece en un coche de carácter deportivo.

No hay datos oficiales sobre el volumen del maletero de este prototipo, pero viendo el buen hacer de la marca sueca en todos sus modelos en cuanto a aprovechamiento del interior, es un dato que seguro que será bueno.

Motor

El Skoda Vision RS será el primer modelo de la marca en equipar la configuración de híbrido enchufable; nunca es tarde si la dicha es buena…

Dicho sistema de propulsión está compuesto por un motor gasolina, concretamente el moderno 1.5 TSI de 150 caballos, acompañado de un motor eléctrico de 102 caballos y una batería de iones de litio de 13 kWh, cifra que no parece muy esperanzadora.

La potencia combinada es de 245 caballos, un dato espectacular para un coche de estas características. Además, podrá circular en modo 100 % eléctrico durante 70 kilómetros, lo que reducirá el consumo medio considerablemente.

El tiempo estimado de carga de las baterías es de dos horas y media, aunque la marca no ha especificado el tipo de cargador ni la potencia que se necesita para conseguir ese dato.

Skoda Vision RS Concept: asientos totalmente deportivos
Asientos del Skoda Vision RS Concept.

Las prestaciones son buenas, pero no brillantes para la potencia declarada, ya que pasa de 0 a 100 km/h en 7,1 segundos, una décima más de lo que necesita un Opel Astra con 45 caballos menos. El peso del conjunto debe hacerse notar…

En el apartado de emisiones de dióxido de carbono sale mucho mejor parado, con solo 33 gramos por kilómetro recorrido, un dato muy bajo para un coche con el potencial de este checo.