Nuevo Porsche 911 (992), mejorar la fórmula para alcanzar la perfección

Juan · 16 diciembre, 2018
Aquí tienes el nuevo Porsche 911 con muchísimas novedades, un modelo que no sólo no envejece, sino que nunca pasa de moda. Incluye la nueva tecnología Matrix LED y muchas otras caraterísticas que no debes dejar de ver.

Cuando algo funciona, lo mejor es no tocarlo. Sin embargo, el mundo evoluciona, y si uno no lo hace se queda atrás. Por este motivo, coches como el Porsche 911, el eterno deportivo, se renuevan eventualmente para seguir mejorando mientras se mantienen fiel a un histórico legado.

De cara al próximo año llega una nueva generación, conocida bajo el código 992. Si bien puede parecer un ligero restyling del modelo vendido hasta ahora, no lo es. Los cambios realizados son de gran calibre, entre los que destaca una nueva plataforma modular MMB cuya duración se estima en 12 años y dos generaciones del 911.

La plataforma MMB permitirá una futura hibridación, ya sea en la nueva generación del 911 o en la próxima.

Un diseño atemporal

La emblemática silueta del Porsche 911 no envejece. Su diseño, evolucionado con los años, conserva el mismo aspecto que asombró a propios y extraños en los sesenta con la llegada del modelo original. Ahora, el nuevo 992 refina sus rasgos sin romper con el pasado. Más moderno y fresco, pero tal y como se espera de un 911.

Su frontal apenas cambia, manteniendo su mirada con faros redondos. No obstante, ahora incluyen tecnología Matrix LED y cuatro focos que conforman la firma lumínica de la luz diurna. El parachoques también es de nueva factura, mucho más horizontal, y una parrilla dividida en tres. Más desapercibido pasa el corte recto de su capó.

Lateralmente los cambios son más bien sutiles. Cambian los retrovisores, con un brazo individual en vez de doble y la llegada de las llantas asimétricas. A partir de ahora, las llantas de cada eje tendrán diferente diámetro, siendo de 20 pulgadas delante y 21 pulgadas detrás. Todos los diseños disponibles mantienen el mismo tamaño.

Del mismo modo, la zaga recibe una nueva parrilla para la tapa del motor, con lamas verticales entre las que se encuentra la tercera luz de freno. Los nuevos grupos ópticos están unidos por una franja LED sobre el anagrama de la marca. Por su parte, la matricula cambia su posición, colocándose en el mismo difusor y compartiendo protagonismo con las colas de escape.

Hablando de colas de escape, de serie cuenta con cuatro salidas redondas y simétricas. Sin embargo, con el sistema de escape deportivo –opcional– estas se sustituyen a favor de dos salidas ovaladas de mayor tamaño. Son de acabado cromado, pero opcionalmente pueden ir pintadas de color negro, ganando en discreción.

interior del Porsche 911 Carrera 4s

Nuevo habitáculo

La evolución vista en su exterior pasa a ser un cambio radical en el habitáculo. Con el nuevo Porsche 911 la marca alemana introduce la era digital en sus deportivos, después de hacerlo con éxito en los Porsche Cayenne, Panamera y el renovado Macan. Al igual que en estos, el protagonismo se lo llevan las pantallas.

Toda la consola central ha sido renovada, reduciendo la botonera y convirtiendo la restante en botones táctiles. Destaca el tamaño de la palanca de cambios y los pulsadores situados entre las tomas de ventilación y la pantalla central, táctil de 10,9 pulgadas. Lo que se mantiene sin cambios es el reloj del paquete Sport Chrono.

Las pantallas llegan también al cuadro de instrumentos. Mantiene la instrumentación de cinco relojes, pero únicamente el central es analógico. Los laterales son pantallas personalizables para mostrar la información que precise el conductor. Del mismo modo cambia el volante, con un mando satélite y nueva botonera.

Especificaciones

En un primer momento las versiones anunciadas corresponden con los Porsche 911 Carrera S y 4S. Ambas son movidas por la misma motorización, pero con la diferencia de la tracción total equipada en el 4S. El motor que da vida a ambas variantes es un 6 cilindros bóxer 3.0 turboalimentado, 450 CV de potencia y 530 Nm de par.

Como manda la tradición, el Porsche 911 se desmarca con el motor colocado tras el eje trasero.

Parte trasera Porsche 911 Carrera 4s

Con respecto a su antecesor, ha ganado 30 CV y 30 Nm de par aún siendo el mismo motor del modelo previo.
La ganancia ha sido posible gracias a diferentes razones:

  • Mayor tamaño de los dos turbocompresores.
  • La nueva válvula de descarga eléctrica.
  • Los ajustes realizados en la distribución variable.
  • El nuevo intercooler, más grande y colocado sobre el motor.

Por su parte, la única transmisión disponible es una automática PDK de 8 velocidades, aunque se espera la llegada de un cambio manual de 7 relaciones a lo largo de 2019. Si hablamos de cifras, alcanza los 0-100 en 3,6 segundos y una velocidad punta de 308 km/h.

Novedad son los sistemas de visión nocturna e iluminación inteligente.

En cuanto a asistentes y tecnología, incorpora un novedoso modo lluvia, que reduce las prestaciones del motor en un 20%. Pero asegura una correcta motricidad en situaciones de baja adherencia. Una motricidad muy eficaz gracias al eje trasero direccional y con diferencial autoblocante.

911 Cabriolet

Porsche 911 Carrera 4S Cabriolet: vista lateral.
Vista lateral del Porsche 911 Carrera 4S Cabriolet.

Como en la generación anterior, la versión descapotable conserva la misma línea que el modelo cerrado pese a contar con un techo de lona. Es de accionamiento eléctrico, con una operación que dura 12 segundos, pudiéndose manejar hasta los 50 km/h.

Los 12 segundos que tarda en abrir o cerrar la capota se han logrado gracias al uso de un nuevo sistema hidráulico. Además, la propia estructura interna de de la capota ha sido reforzada con magnesio, por lo que evita el conocido efecto burbuja.

El efecto burbuja se produce a altas velocidades, cuando pequeñas filtraciones de aire inflan el techo.

Precios y llegada al mercado del nuevo Porsche 911

Su presentación se produjo durante la celebración del Salón del Automóvil de Los Ángeles de 2018, y pocos días después se publicaron los precios de venta en nuestro país a través del lanzamiento del configurador oficial. Para el Porsche 911 Carrera S se piden 138 105 euros, y por el Carrera 4S 147 065 euros.

Los Carrera S y 4S Cabriolet cuestan 154 395 y 163 355 euros respectivamente.

Los concesionarios españoles ya aceptan reservas de este modelo, si bien las primeras unidades no llegarán a los concesionarios hasta el primer trimestre de 2019. Presumiblemente, tras la presentación de los Coupé y Cabriolet, los próximos serán los Targa, antes de lanzar las versiones más prestacionales.