¿Qué coches tienen los mejores faros adaptativos?

· 2 diciembre, 2017
Las nuevas tendencias sobre faros adaptativos, para una mejor visibilidad

Los faros adaptativos poco a poco se van haciendo espacio dentro del mercado automotriz. Aunque todavía está lejana su generalización, son un factor que cada vez más compradores toman en cuenta a la hora de escoger un auto nuevo.

Después de todo, la conducción de noche representa un momento difícil para muchas personas. Hay quienes incluso optan por no hacerlo, salvo casos de fuerza mayor. Adicionalmente, las estadísticas muestran que cerca del 30% de los accidentes viales, tienen lugar durante los periodos sin sol.

Tecnología automotriz: avances a toda velocidad

Las innovaciones tecnológicas dentro del sector del motor no parecen tener límites. La carrera de momento está centrada en quién consigue el primer coche de conducción totalmente autónoma. Incluso la búsqueda de vehículos voladores parece estar en segundo plano.

Mientras tanto, los conductores disponen de algunos sistemas que apuntan hacia el automatismo. Desarrollos tecnológicos que también buscan dotar con los máximos niveles de seguridad posible todas las experiencias de conducción.

Luces LED y faros Láser. ¿El futuro de la iluminación en coches?

Los especialistas en el desarrollo automotriz apuntan que las luces LED representan parte del presente y el futuro. Sin embargo, concluyen que su generalización entre los nuevos coches todavía está lejos. Esto se debe principalmente a que las lámparas halógenas o las de xenón son hasta 5 veces más económicas.

faros adaptativos tecnología coche
la tecnología no deja de llevar innovaciones a los coches, incluidos los faros adaptativos.

Donde sí destaca la tecnología LED es en la durabilidad. Mientras que las lámparas incandescentes y las que operan con descargas de gas tienen una vida útil que varía entre 500 y 600 horas, las LEDES alcanzan las 20.000 horas de funcionamiento. Al mismo tiempo, requieren de aproximadamente 60% menos energía.

Mucho más costosos aún resultan los faros láser. Aunque brindan una fuente de luz mucho más potente, su costo resulta prohibitivo. Además, si bien su uso en luces largas es altamente satisfactorio, en cuanto a las luces cortas todavía tienen mucho por mejorar.

Faros adaptativos, adiós a los cambios de luces manuales

La premisa básica de los faros adaptativos es brindar a los conductores la mejor iluminación posible para cada momento determinado. Es una obviedad hacer mención que las condiciones de manejo nunca serán las mismas en entornos urbanos que en autopistas o carreteras.

Conocidos también como sistemas de luces inteligentes, hicieron su aparición en el mercado en el ya lejano 2007. Las primeras compañías que apostaron por esta mejora fueron Mercedes Benz, BMW, Opel, Peugeot y Land Rover.

Para regular la intensidad de la luz emitida, la cámara y los sensores de los que se vale esta tecnología toman en consideración parámetros como la cantidad de luz ambiental (ya sea natural o artificial). También la velocidad a la que marcha el vehículo, el tipo de ruta, los ángulos de giro, la presencia de otros coches y las condiciones meteorológicas.

Un sistema controvertido

A pesar de las ventajas que supone, para algunos conductores los faros adaptativos representan un sistema que aún está lejos de la perfección. Solo lo conseguido por la iluminación dinámica de la última generación del Mercedes Benz Clase E no ha generado objeciones.

En algunos casos, este sistema es conocido bajo la denominación de Multibean LED, consta de 84 LEDs en cada óptica. Para algunos, el software que controla este detallista sistema de luces es más impresionante que los modernos equipos de información y entretenimiento incluidos en este coche.

faros adaptativos tecnología coche
Los faros adaptativos a menudo molestan en exceso a los vehículos que circulan en sentido contrario.

Actualmente, modelos como el Volvo XC 90 o el BMW Serie 7, cuentan con faros adaptativos que, en opinión de algunos usuarios, “bailan en exceso” o se muestran “inseguros”. Por otra parte, en coches como el Opel Mokka X o el Audi Q7, molesta a quienes circulan en sentido contrario.

Las quejas de los conductores de vehículos de gran envergadura

Los conductores de camiones o autobuses, suelen quejarse que los sistemas de luces inteligentes solo toman en cuenta a coches pequeños.

La altura de los puestos de conducción en estos vehículos es mayor respecto al paragolpes, en comparación con los turismos. Lo mismo ocurre si se compara con los SUV, las Pickup o las furgonetas. Esto origina que los puntos de menor intensidad de los faros, siempre se ubiquen por debajo de la línea visual de estos conductores. Casi siempre terminan recibiendo las luces de los coches que vienen de frente a su máxima intensidad y sin atenuantes.