Pagani Zonda HP Barchete, el capricho del dueño

Alberto Fuentes · 8 diciembre, 2018
El Pagani Zonda HP Barchete es todo un capricho no sólo para su dueño, Horacio Pagani, sino para cualquiera que pueda permitirse disfrutar de su singulares características.

La familia Zonda crece con la última y espectacular incorporación: el Pagani Zonda HP Barchete. Es un modelo del que solo se han fabricado tres unidades.  Y una de ellas se la ha quedado Horacio Pagani, propietario de la marca.

Pagani Zonda HP Barchetta 2018 superior

De hecho HP viene de las iniciales de su nombre. Básicamente se trata de un caro capricho del que pocos pueden disfrutar. Lo que sí es seguro es que esas tres unidades nunca perderán valor.

Diseño exterior del Pagani Zonda HP Barchete

Al igual que pasa con otros deportivos como el Porsche 911, el Pagani Zonda ha seguido una línea muy característica y conservadora desde sus inicios, allá por el año 1999. Podrían pasar otros 20 años y no veríamos anticuado semejante diseño. Esa es la consecuencia que tiene hacer algo totalmente novedoso.

Parece ser que el frontal es similar a otros Pagani. Tiene un capó muy inclinado y cuatro diminutos faros. Como consecuencia, deja todo el protagonismo a la parte central del coche. En esta parte va alojado el motor, y la trasera parece sacada de una nave espacial.

Esta versión del Pagani Zonda incluye, además, el picante del techo descubierto. También cuenta con un parabrisas muy reducido para mejorar la aerodinámica del coche. Tanta es la obsesión del fabricante por la resistencia aerodinámica que ha optado por carenar parte de las ruedas traseras.

 

Pagani Zonda HP Barchetta 2018 lateral

La cuádruple salida de escape en la parte superior central del coche se ha convertido en la firma del vehículo. Este Pagani Zonda HP Barchete quita el aliento lo mires por donde lo mires… Lo difícil va a ser ver uno.

Diseño interior

Algo que nos encanta de Pagani es la mezcla entre lujo y excentricidad que se respira en su interior. No hay piezas que te recuerden a las de otros modelos ni formas convencionales. Obviamente todo está hecho a capricho y sigue fielmente el estilo exterior del coche.

El espacio disponible para los dos ocupantes es suficiente para sentirte cómodo. Cuenta con unas butacas dignas de un coche de carreras y un volante achatado muy deportivo.

El volante, los asientos y otras pequeñas piezas del interior combinan con el color de la carrocería. Además, por encima de las cabezas de los ocupantes te encuentras una gran boca de refrigeración del motor.

Motor y dinámica

Para no cometer errores en un producto tan exclusivo como este Pagani Zonda HP Barchete, los ingenieros han optado por el archiconocido motor V12 de 6.0 litros.  De hecho, este motor ya lo equipan otros modelos de la marca como el Pagani Huayra.

Obviamente, se trata de un bloque sin ayudas de sobrealimentación para dar las sensaciones que esperas de un modelo prácticamente de competición. Aunque viendo su cifra de par no le hacen ninguna falta.

Pagani zonda Hp barchetta 2018 frontal

Su potencia máxima declarada es de cerca de 800 caballos. Por lo tanto, es una cifra al alcance de muy pocos competidores, pero que no justifica el precio final del coche. La fibra de carbono es protagonista en multitud de elementos del coche, y las aleaciones escogidas en todas y cada una de sus piezas hacen que sea un coche muy ligero y rígido.

Finalmente, todavía no tenemos cifras sobre su rendimiento en pista. No obstante, hay pocas marcas que sepan equilibrar mejor las capacidades dinámicas con el lujo como Pagani. Por ello no nos sorprendería que estuviera entre los mejores.

Precio y conclusión

A continuación viene el susto de tanta exclusividad: 15 millones de dólares. Sí, ese es el valor que el dueño de la marca ha calculado para su nuevo Pagani Zonda HP Barchete.
Este es, sin duda, el precio más alto de un vehículo comercial hasta la fecha. Así, su precio está muy por encima del modelo que tenía el récord hasta ahora, el Rolls-Royce Sweptail de 11 millones de euros.

En conclusión, es un capricho para muy pocos mortales. Pero cierto es que seguro será una joya de coleccionista desde su primer día de vida. Y no cabe duda de que eso es algo de lo que muy pocos superdeportivos pueden presumir.