Pagani Huayra, escandalosamente eficaz

Alberto Fuentes · 29 noviembre, 2018
Cuando hablamos de POagani ya estamos dejando claro que no podemos analizar y juzgar ninguno de sus modelos como al resto de coches en el mercado; la exclusividad, prestaciones, nivel de cuidado en el diseño e incluso el precio, marcan una diferencia rotunda

El Pagani Huayra es el superdeportivo más exclusivo de la marca italiana. Está disponible en dos carrocerías: el cupé y el roadster. Ambas están están construidas a partir de un cuerpo central de fibra de carbono y titanio.

La búsqueda de la máxima ligereza lleva a las marcas a innovar con nuevos materiales y aleaciones para conseguir la mejor relación peso-potencia. Del Huayra roadster solo se fabricarán 100 unidades, y todas y cada una de ellas tienen dueño; a eso se le puede llamar “un éxito rotundo”.

Diseño exterior del Pagani Huayra

La extravagancia en sus líneas ha sido la seña de identidad de la marca desde sus inicios y, aunque ha evolucionado mucho desde sus orígenes, sigue manteniendo esa línea lateral de cabina adelantada que siempre le ha caracterizado.

Diseño del Pagani Huayra.

El morro luce una caída brutal hasta colocarse muy cerca del suelo. Los diminutos pilotos ya son una pieza inconfundible de la marca italiana, y el capó y las aletas adoptan formas que recuerdan a la Fórmula 1.

La obsesión por una aerodinámica perfecta llena de detalles la carrocería del coche, donde no hay ni una sola forma diseñada al azar. Los retrovisores salen de la parte superior de la aleta con una forma curva y quedan colocados en una posición perfecta para la vista del conductor.

La vista lateral cambia bastante entre el roadster y el cupé. Ambas lucen ese pequeño morro que ayuda a disponer de un enorme hueco central donde va situado el motor y que en Pagani se han encargado de rellenar hasta el último centímetro.

La parte trasera destaca por el enorme y efectivo difusor, así como por las cuatro salidas de escape situadas en una posición central elevada. La armonía y fluidez de sus formas te deja sin palabras.

Diseño interior

El Pagani Huayra no es uno de esos coches en los que lo único importante es la conducción y la efectividad, ya que cuenta con un salpicadero de calidad excelente y un nivel de lujo que no encuentras en marcas como Ferrari.

Interior del Pagani Huayra.

Las dos plazas son amplias y cómodas, aunque la postura obliga a mantener las piernas totalmente estiradas, al más puro estilo de coche de carreras. El volante parece sacado de una película del futuro y la palanca de cambios deja ver parte del preciso mecanismo.

Todo está forrado en cuero y tiene formas de lo más extravagantes. No hay ninguna pieza del interior que recuerde a la de algún otro coche; es una obra de arte…

Motor

Al chasis fabricado en carbono y titanio hay que sumar un subchasis fabricado en acero y cromo, aleación que da una rigidez al conjunto sobresaliente sin que ello le penalice en la báscula. Curiosamente, el Pagani Huayra roadster pesa 80 kilogramos menos que el cupé y cuenta con mayor rigidez; normalmente pasa todo lo contrario.

El enorme motor que da vida al Huayra es de origen Mercedes-AMG y en ambas carrocerías utiliza el mismo bloque motor, aunque con ligeras mejoras en el descapotable. Se trata de un V12 gasolina de 6.0 litros y dos enormes turbocompresores que desarrolla 764 caballos de potencia en el caso del roadster y 730 caballos en el cupé.

Solo está disponible con un cambio manual de siete velocidades, aunque es un sistema semiautomático, ya que no cuenta con embrague, y cambia de marcha al pulsar la palanca de cambios o las levas del volante.

Exterior del Pagani Huayra.

Con todo ello consigue un par máximo de 1 000 Nm a 2 400 rpm y, aunque no disponemos de los datos prestacionales, deben ser de auténtico infarto y promete dejar atrás a modelos como el Ferrari 488 GTB, e incluso a todo un Lamborghini Aventador.

Precio y conclusión

El precio base del Pagani Huayra es de 2 280 000 euros sin impuestos. Si, has leído bien, la exclusividad se paga, pero el nivel de tecnología y los materiales empleados en la construcción de este superdeportivo son más propios de cohetes de la Nasa que de un automóvil.

El éxito de ventas de este italiano no se puede discutir a pesar de su abultado precio, pero cuesta imaginar que este Huayra te haga seis veces más feliz que cualquier otro superdeportivo del mercado, que es lo que refleja el precio.

Las unidades siempre limitadas y la diferenciación que consigue con sus formas hace que sea un caramelo para los clientes más exigentes. Pocas marcas pueden presumir del éxito de Pagani cada vez que saca algo nuevo al mercado.