Infiniti Q30, el premium olvidado

· 12 septiembre, 2018
No lo va a tener nada fácil dada la enorme aceptación de esos tres modelos pero, de la mano de Mercedes, con quien comparte motores, plataforma, suspensiones y numerosos componentes, esperan abrir mentes y hacerse con un hueco en el mercado

A pesar de ofrecer productos de primer nivel, la marca Infiniti no termina de cuajar en nuestro país. Con el Infiniti Q30, los japoneses intentan robar ventas a los compactos que dominan el mundo premium, que no son otros que el Audi A3, BMW Serie 1 y Mercedes Clase A.

Diseño exterior del Infiniti Q30

Te gustará o no, pero no se puede decir que no cuenta con unas líneas atrevidas y trabajadas. Es uno de los compactos más diferentes y resultones del momento, pero esa estrategia no siempre funciona y limitas demasiado el público al que va dirigido.

Aun así, el frontal nos parece muy elegante y atractivo, con unas formas muy fluidas unas líneas que transmiten dinamismo y modernidad. La enorme parrilla es ya una seña de identidad de todos los modelos de la marca y el curvado capó le da cierto carácter deportivo.

Nuevo Infiniti Q30.

Lateralmente comienzas a ver esas pinceladas que hacen que lo reconozcas rápidamente, con una altura libre al suelo bastante grande para un coche de su segmento y un pilar C en forma de zigzag muy peculiar.

La trasera no sabemos ni cómo definirla, es una mezcla entre un SUV y un compacto. Parece más alto de lo que es en realidad, y la complejidad de las líneas le hacen un poco difícil de digerir, no nos parece feo, pero las tendencias japonesas no nos terminan de convencer. Es más parecido al Mercedes GLA que al Clase A.

Con todo y con ello, el aspecto general es musculoso y, aunque no conozcas de nada la marca, se siente al momento que no estás ante un vehículo de marca generalista.

Diseño interior

El interior goza de una calidad de terminación tan buena como la del Mercedes Clase A. Si bien es cierto, no se ve todo lo moderno que debería, con una cantidad de botones que ya es parte del pasado.

Interior del Infiniti Q30.

En la parte alta del salpicadero está la pantalla multifunción; en muy buena posición para leerla rápidamente. Debajo se encuentran los botones del sistema de sonido y en la parte baja los de climatización.

Personalmente, y en contra de la tendencia actual, este tipo de salpicadero reúne lo mejor de los dos mundos, con todos los beneficios de la pantalla pero con la rapidez de manejo de los botones más utilizados. Algunos de ellos nunca se debieron sustituir por una función más en los complicados sistemas táctiles.

Las plazas traseras tienen el espacio correcto para que dos adultos viajen con comodidad, pero no sobra espacio para las rodillas, y las personas de talla alta lo notarán. Poseen salidas de ventilación en el túnel central, cosa que todos los coches deberían tener.

El maletero es pequeño para un compacto de 4,42 metros de longitud. Tiene 368 litros, más que un Clase A o un Serie 1, pero estos tampoco pueden presumir de maletero. Un Audi A3 tiene 380 y mide 11 centímetros menos.

Motores y dinámica

La gama mecánica es uno de los puntos fuertes del Infiniti Q30. Mercedes se tiene más que ganado el corazón de los españoles, y contar que tus coches equipan dichas mecánicas provoca mucha tranquilidad.

En gasolina de una interesante mecánica de 1.6 litros turbo de 122 CV, con la que el coche consigue unas prestaciones muy respetables para ese nivel de potencia: acelera de 0 a 100 km/h en 9,4 segundos y alcanza los 200 km/h; ese 1.6 T de Mercedes es una maravilla.

Con ese mismo motor también está disponible con 156 CV, la mecánica más recomendable para este coche por su finura, potencia y reducido consumo. Como tope de gama está el 2.0 Turbo de 211 CV, con el que el Infiniti Q30 se convierte en un coche rápido pero sin destacar para la cifra de potencia, ya que acelera de 0 a 100 km/h en 7,2 segundos.

En diésel cuenta con la mecánica 1.5 que tienen en común Mercedes y Renault, pero en este modelo no es muy buena alternativa por la escasa potencia. Con 109 CV no mueve con la suficiente soltura los 1 359 kilogramos del Q30.

El más recomendable con este combustible es el veterano 2.2 litros de Mercedes, con el que desarrolla 170 CV y da al japonés esa fuerza que esperas de un coche premium. Acelera de 0 a 100 km/h en 8,3 segundos y para el consumo en 4,2 litros/100 km.

Precio y conclusión

El precio de partida es de 24 900 euros, una cifra contenida, y más aun cuando es con un motor tan solvente como el 1.6 turbo de 122 CV. Un Audi A3 con un motor gasolina de 116 CV cuesta 26 441 euros, por lo que el precio no es la piedra de su zapato.

Cambiar la idea de un comprador español no es nada sencillo. Solemos ir a lo fácil, a lo conocido y, si quieres un compacto premium, los alemanes son los primeros en aparecer por tu mente. Marcas como Jaguar o Lexus también sufren algo parecido, pero gracias a ellos disponemos de la variedad de buenos coches que tenemos hoy día.