Hyundai Elantra, a la sombra de sus hermanos

Con una propuesta estética interesante, este coreano peca de unos acabados interiores pasables, escasas opciones de equipamiento y solo dos motores a elegir, eso sí, diésel y gasolina con unas prestaciones correctas

Hyundai Elantra

Posicionado por debajo del i40, este Hyundai Elantra es una opción interesante para quien busque un coche amplio, pero sin grandes alardes tecnológicos. Sus principales rivales son el Skoda Rapid, Seat Toledo o Citroën C-Elysée.

Esta berlina media está claramente a otro nivel que el i40, tanto en calidad de acabados como en oferta mecánica. Hyundai no ha apostado mucho por este modelo en Europa y lo ha dejado con un número de opciones muy limitadas, que le penalizan mucho frente a  sus rivales más directos.

Diseño

Si comparamos la presencia del Hyundai Elantra con la de sus competidores gana por goleada. Es mucho más coche que un Rapid; incluso da mayor sensación de calidad y robustez.

Visto por delante, este coreano apenas se distingue del i40, algo que es muy buen piropo. La calandra es prácticamente la misma; los focos, aunque un poco menos afilados, también se parecen bastante.

La vista lateral no se ve tan estilizada. Se nota que está basado en un compacto y la parte trasera no sigue la línea de la carrocería con la misma fluidez que una gran berlina. Esto le ocurre también a sus competidores, como el Citroën C-Elysée o el Opel Astra Sedán.

Hyundai Elantra: trasera
Trasera del Hyundai Elantra.

La parte trasera cuenta con unos pilotos alargados y estilizados. La luneta trasera queda muy inclinada porque la puerta del maletero queda muy alta. Esto obliga a que esté colocada muy horizontal y limita mucho la visión trasera.

Interior

Los rivales de nuestro protagonista, como el Skoda Rapid o el Citroën C-Elysée, destacan por ofrecer un interior muy bien resuelto para la longitud del coche, así como un maletero digno de una gran berlina.

El Elantra puede presumir de unos aspectos más que de otros. Por ejemplo, las plazas delanteras son muy espaciosas, tanto en anchura como en altura para la cabeza. La pantalla multifunción tiene menús muy simples y su respuesta a las órdenes es un poco lenta, pero nada preocupante.

Hyundai Elantra: interior
Interior del Hyundai Elantra.

En las plazas traseras, el espacio para las piernas es muy bueno y dispone de salidas de ventilación, algo que no ocurre en un Astra sedán. La anchura es correcta, pero no ocurre lo mismo con la altura para la cabeza, ya que una persona que supere el 1,80 metros de estatura rozará con la cabeza en el techo.

Con el maletero, el Elantra se queda bastante rezagado frente a sus rivales. No tiene poca capacidad, pero con 458 litros queda bastante alejado de los 520 litros de un Fiat Tipo o los 550 litros de un Skoda Rapid.

Dinámica

El Hyundai Elantra trae mejoras respecto a la anterior generación de 2012, y la más significativa es la insonorización del habitáculo. Antes, a partir de 120 km/h, el ruido, tanto de motor como aerodinámico, se notaba en exceso. Ahora está en la media del segmento.

La suspensión tiene un tarado bastante blando, perfecto para vías rápidas por el confort de marcha que nos regala; filtra los baches de maravilla.

Hyundai Elantra: lateral
Lateral del Hyundai Elantra.

En carreteras de curvas, la suspensión sufre más de lo esperado para mantener plana la carrocería y evitar los balanceos. Se puede conducir a un ritmo medianamente alto sin problemas, pero no tiene el dinamismo de un Seat Toledo. Los cambios de apoyo son lentos y el tren delantero tiende a subvirar.

Motores

En este apartado es donde la marca coreana ha limitado más las posibilidades de éxito del Elantra. Únicamente cuenta con un motor gasolina y uno diésel, y eso, con el abanico de posibilidades de que disponen sus rivales, es una mala decisión.

  • Gasolina: se trata de un bloque de 1,6 litros atmosférico que entrega 128 CV de potencia. Es un motor obsoleto si lo comparamos con las alternativas turboalimentadas de sus competidores. Aun así, consigue buenas cifras de aceleración, pues pasa de 0 a 100 km/h en 10,1 segundos.
  • Diésel: la opción más demandada por el público cuenta con un motor de 1,6 litros CRDI con 136 CV de potencia. Es un motor que le viene como anillo al dedo al modelo coreano, con una reserva de potencia muy buena y un consumo ajustado de solo 4,5 litros a los 100 kilómtros recorridos.

La segunda opción es mejor que la de gasolina, es más cómoda de conducir en autovías por su mayor par motor, que no hace necesario llevarlo alto de vueltas para conseguir la potencia que necesitas.

Precios

Al no disponer de versiones con motores más básicos, como sí hacen sus competidores (el Citroën C-Elysée parte de 82 CV de potencia), el precio parece elevado, pero si lo comparamos con sus alternativas con potencias similares, el Elantra sale bien parado y su equipamiento es superior.

Parte de los 20 025 € que vale con el motor gasolina y el acabado Klass, y se va hasta los 28 700 € si escogemos el diésel con cambio automático y el acabado superior Style.

Difícil decisión

Apenas se ven Elantras por nuestras calles, hay opciones mejor asentadas en nuestro mercado y con un número de opciones muy superior, pero es cierto que no le hemos encontrado grandes carencias al coreano.

Cumple en todo y tiene una estética mucho más elegante que la mayoría de sus competidores, pero las sensaciones que transmite es que no fue creado para el mercado europeo, donde damos prioridad a detalles de acabado y refinamiento que el Elantra no tiene.

Con un Hyundai i30 no tienes esa sensación, compite de tú a tú con los referentes de su segmento y la calidad interior es muy superior a la del Elantra.

Salvo que no te guste la estética de un familiar, un i30 CW es mucho mejor opción que el Hyundai Elantra. Estamos convencidos de que los rivales de este Hyundai los tiene en su propia casa.

Categorías: Hyundai Etiquetas:
Te puede gustar