Honda Civic Sport Line, más deportividad con sabor agridulce

Juan · 22 diciembre, 2019
El Honda Civic Sport Line ofrece un estilo más agresivo y un completo equipamiento como buen tope de gama. Llegará en enero de 2020.

Poco tiempo después de desvelar el restyling de su modelo estrella, el Honda Civic 2020, la firma nipona ha presentado un nuevo acabado pseudodeportivo situado como tope de gama. Sigue la línea del modelo más extremo de la gama, el Civic Type-R, y es que incorpora un diseño más agresivo y picante. Es el Honda Civic Sport Line.

Además, al tratarse de un acabado que corona la gama, viene equipado hasta los dientes, con elementos exclusivos de esta versión y otros que ya equipa el hasta ahora tope de gama. En lo que se puede decir que falla es en el apartado mecánico, donde no hay rastro de su carácter deportivo. Llegará a principios de 2020.

Por el momento, se conocen las tarifas de Reino Unido, donde parte de las 25 510 libras esterlinas.

Diseño del Honda Civic Sport Line

Visualmente, el Honda Civic Sport Line se nutre de los cambios introducidos en el modelo 2020; estrena diseño para las tomas de aire falsas tanto delante como detrás. A estos la versión Sport Line suma varios elementos estéticos que enfatizan un carácter ‘macarra’ y más deportivo que no va más allá de la estética, lamentablemente.

Honda Civic Sport Line 2020: trasera.
Trasera del Honda Civic Sport Line.

Estos elementos pasan por un nuevo splitter frontal, taloneras, un difusor con cuatro direccionadores de aire y un sugerente spoiler trasero ubicado donde la luneta queda dividida por los grupos ópticos. A esto hay que sumar llantas de aleación de 17 pulgadas pintadas en negro e iluminación Full LED.

El Sport Line estrena un nuevo acabado de color, el Obsidian Blue de las imágenes.

Habitáculo del Honda Civic Sport Line.

Con tapicería de tela, las novedades a nivel de interior son las costuras en contraste rojo de los asientos, volante, paneles de las puertas y pomo del cambio. Otra novedad es el pedalier de aluminio perforado. Como parte de la gama 2020, se beneficia del nuevo sistema de infoentretenimiento equipado de serie, con botonera física en vez de táctil.

Honda Civic Sport Line 2020: interior.
Interior del Honda Civic Sport Line.

Este sistema –Honda Connect– ofrece radio DAB, conectividad Apple CarPlay y Android Auto, navegador e interfaz de cámara de marcha atrás integrado; todo ello viene equipado de serie.

Asistencias a la conducción

Cambiando de tercio, Honda está muy concienciada en lo que a seguridad al volante se refiere. Por ello, los nipones han dotado al Honda Civic Sport Line con un arsenal de asistencias a la conducción para que, además de nosotros mismos, sea el coche quien cuide de nosotros.

El listado es generoso, con los siguientes elementos destacados:

  • Frenada de emergencia precolisión.
  • Control de crucero adaptativo.
  • Aviso de cambio de carril con asistente de mantenimiento de carril.
  • Reconocimiento de señales.
  • Detector de ángulo muerto y control de tráfico cruzado.
  • Control autónomo a baja velocidad (para retenciones, extra del control de crucero adaptativo).

Especificaciones

El punto más negativo del Honda Civic Sport Line es sin lugar a dudas su grupo propulsor. Dicha motorización no merece queja alguna, sino que para tratarse de un coche con un marcado carácter deportivo, al menos visual, qué menos que el motor acompañe. Lamentablemente, no es el caso.

Honda Civic Sport Line: frontal.
Frontal del Honda Civic Sport Line.

La decepción tiene nombre: motor 1.0 i-VTEC de tres cilindros con turbo de gasolina. Este pequeño es capaz de ofrecer 126 CV de potencia y 200 Nm de par solamente, cifras muy escasas para cualquier planteamiento que no sea el de conducir tranquilo y priorizando los consumos.

Puede escogerse entre un cambio manual de seis relaciones o un cambio CVT de siete velocidades y levas en el volante.

Para demostrar la falta de potencia de esta versión, vamos a compararlo con cualquier utilitario de corte deportivo, sin necesidad de llegar a los ‘pata negra’. Un ejemplo es el nuevo Opel Corsa GSi Line, con 130 CV, en un coche mucho más pequeño. Además, el Civic no es que sea un compacto pequeño precisamente, dados sus 4,52 metros de longitud.