Dacia Spring: el eléctrico más asequible del mercado ya está aquí

Juan · 20 octubre, 2020
El Dacia Spring es el primer eléctrico de la marca rumana, y por suerte para muchos que aún no han podido dar el salto, será el modelo más asequible del mercado hasta ahora.

Dacia sigue en su plan de renovación con nuevos productos, que colocan a la marca en una posición muy interesante en el mercado. Los nuevos Sandero y Logan han sido un puto de inflexión, y el siguiente será el primer eléctrico de la marca, el Dacia Spring. Este coche se convierte, además, en el eléctrico más asequible del mercado —en la actualidad—.

Hasta ahora, los urbanos más baratos eran el trio formado por el Volkswagen e-UP, Skoda Citigo-e iV y Seat Mii electric. El último modelo era el más asequible, con un precio de 17 000 euros. El vehículo que hoy te presentamos reduce dicha cantidad a unos 15 000 euros —sin confirmar— antes de aplicar cualquier tipo de subvención.

Una vez se apliquen las ayudas del estado, la tarifa final del Dacia Spring podría ser de unos 10 000 euros.

Cuarta versión de un mismo coche

Dacia Spring: perfil.

El Dacia Spring es la cuarta versión que se realiza a partir de un mismo coche según mercados. Desde 2015, se comercializa en latinoamérica el Renault Kwind, del que existe una revisión eléctrica para otros mercados. Este derivó en el K-ZE vendido en China, del que a su vez deriva el modelo de Dacia.

Queda englobado en el segmento A, con unas dimensiones modestas: 3,73 metros de largo, 1,62 metros de ancho y 1,51 metros de alto. Pese a su reducido tamaño, su forma se ha resuelto con tino, en parte gracias a los aditamentos estéticos que le confieren aire de SUV. La moda abarca ya todos los segmentos del mercado y el Spring es un ejemplo más de ello.

La distancia del vehículo al suelo es de 150 milímetros.

Este modelo presenta una personalidad muy marcada, con grandes pasos de rueda, protecciones plásticas por doquier y unas ópticas divididas en dos con tecnología LED, que siguen el nuevo diseño de la marca con forma de Y —tipo Lamborghini—. Por otro lado, la parrilla cerrada es de tipo 3D replicando a una real y esconde el conector de carga.

Se comercializarán tres versiones: la de pasajeros, una tipo VAN para trabajos de entrega de «último kilómetro» y una versión dedicada al car sharing. Con el Dacia Spring, el grupo Renault aumentará su flota de más de 9 000 vehículos –Renault ZOE y Twizy–, todos repartidos en diferentes plataformas de uso compartido.

Habitáculo europeizado

Dacia Spring: interior.

Para cumplir con las exigencias europeas, el habitáculo ha recibido algunos cambios en los materiales y la presentación de ciertos elementos de equipamiento. Está configurado como un estricto cuatro plazas —bastante amplio, por cierto— con espacio suficiente para la cabeza y las rodillas en las plazas posteriores.

El maletero, con 300 litros de capacidad, es superior al de algunos utilitarios de segmento superior.

El equipamiento de serie incluye dirección asistida, cierre centralizado y ventanillas eléctricas, pero deja como extras elementos que en 2020 son indispensables, como el aire acondicionado. Otras características adicionales son el sistema multimedia, los retrovisores eléctricos y la rueda de repuesto.

Dicho sistema multimedia es un MediaNav con pantalla táctil de siete pulgadas, navegación, radio y conectividad Apple/Android, Bluetooth y USB. Además, cuenta con mandos en el volante para el control por voz. Se complementa con una pantalla de 3,5 pulgadas situada en la instrumentación, entre los diales de estado de la batería.

La palanca de cambios es un simple selector rotativo ubicado entre los asientos.

Especificaciones técnicas

Dacia Spring: trasera.

Mantener los costes bajos ha sido primordial en el desarrollo del Dacia Spring, por lo que se ha aprovechado todo el grupo propulsor que ya se utilizaba en el modelo que Renault comercializa en China. No destaca por su potencia, pero cumple perfectamente con las necesidades que se quieren cubrir con este coche.

El motor apenas ofrece 33 kW de potencia y 125 Nm —el equivalente a 44 CV en un motor de combustión— y se acopla a una batería de 26,8 kWh de capacidad. Según el ciclo de homologación, WLTP promete 225 kilómetros de autonomía, los cuales aumentan a 295 kilómetros si nos limitamos a trayectos urbanos.

Las baterías tienen una garantía de 8 años o 120.000 kilómetros.

Se ofrecen varias opciones de recarga, desde tomas de 220V, pasando por Wallbox y bornes DC. Los tiempos de carga varían entre menos de una hora para el 80 % en tomas DC (30 kW), 5 horas para el 100 % en Wallbox de 7,4 kW, 8 horas y media para el 100 % en Wallbox de 3,7 kW y casi 14 horas para el 100 % en una toma doméstica.

Para conocer el nivel de la batería, la autonomía restante, localizar el vehículo a distancia y preacondicinar la climatización, la marca ha lanzado una aplicación gratuita, MY Dacia, compatible con smartphones de tipo Android e iOS.