Renault City K-ZE: crossover eléctrico urbano, low-cost y fabricado en China

Enrique Canivell · 2 mayo, 2019
El Renault City K-ZE es un pequeño crossover eléctrico, amplio por dentro, barato, con tecnología y estética correctos para las exigencias de los usuarios

El paso del motor de combustión hacia la movilidad eléctrica podría estar más cerca de lo que pensamos. Es cierto que todavía los modelos eléctricos son caros en su grandísima mayoría, lo que hace que el comprador, en general, sea reticente al cambio. Pero coches como el Renault City K-ZE, presentado recientemente en el Salón de Shanghai, pueden dar un vuelco a la tendencia.

Basado en el concept que se presentó en 2018, con el guarda un fiel parecido, este crossover eléctrico de bajo coste se fabricará y se comercializará en China a lo largo de 2019. La cuestión es que llegará a Europa, aunque la marca no ha confirmado cuándo, y se prevé que su precio sea inferior al de un Renault ZOELógicamente las prestaciones serán más justitas, pero pueden resultar suficientes para el día día.

Diseño del Renault City K-ZE

Uno de los argumentos, aparte del precio, su escaso gasto energético y bajo coste de mantenimiento para pensarse la hipotética compra del Renault City K-ZE, es que su carrocería de SUV urbano o crossover es del segmento de moda, con la que logra un amplio espacio interior –con 300 litros de maletero– dada la longitud total de 3,74 metros, lo que lo hace práctico para aparcar en las urbes.

Renault City K-ZE: trasera
Trasera del Renault City K-ZE.

El diseño exterior es fresco y desenfadado, con discretas líneas redondeadas, cintura alta, pasos de ruedas y paragolpes donde se emplea el plástico negro, y barras de techo para darle la estética aventurera. El frontal destaca por sus finos faros y grandes antinieblas, mientras que la zaga pasa más desapercibida con unos pilotos con formas simples; lo único que sobresale son las protecciones inferiores plateadas.

Los 15 centímetros de altura libre al suelo no lo harán demasiado capaz para enfrentar pronunciados desniveles, a pesar de sus cortos voladizos y de una batalla contenida en términos absolutos –2,42 metros– porque es larga para su tamaño.

Gracias a esa distancia entre ejes, más cercana a la de un vehículo del segmento B y no del segmento A, el espacio para cuatro pasajeros es suficientemente amplio. Lógicamente, dada su naturaleza low-cost los materiales del habitáculo son plásticos duros, aunque con un diseño, calidad y ajustes correctos.

Renault City K-ZE: interior
Interior del Renault City K-ZE.

Eso sí, el Renault City K-ZE destaca por su nivel tecnológico en el interior, a pesar de su propuesta de bajo coste, con un sistema de infoentretenimiento presentado por una pantalla táctil LCD de 8,0 pulgadas, al que se puede acceder de manera remota por su App para monitorear parámetros propios de un coche eléctrico; también tiene Wi-Fi 4G, reconocimiento de voz y navegador.

Prestaciones y autonomía

Sin ser para nada sobresaliente en prestaciones y autonomía, el Renault City K-ZE puede resultar interesante para darle un uso fundamentalmente urbano y para viajes de corta distancia. Bajo el antiguo –y poco realista– ciclo NEDC recientemente sustituido por el WLTP, la marca planteaba unos teóricos 270 kilómetros de autonomía y un tiempo de carga rápida de 50 minutos del 0 % al 80 %.

Aunque todavía no se ha confirmado, distintas fuentes apuntan a que el motor eléctrico rondaría unos 50 CV y la velocidad máxima sería de 100 km/h, suficiente para ciudad y escapadas a un ritmo tranquilo.