BMW X1 xDrive25e, un híbrido enchufable muy interesante

Alberto Fuentes · 25 enero, 2020
El nuevo BMW X1 xDrive25e se posiciona como una de las alternativas más eficientes y prestacionales del modelo

El polivalente SUV de la marca germana recibe una interesante versión híbrida enchufable, denominada BMW X1 xDrive25e, con la que estrena una rama ecológica de lo más interesante.

Con ello, logra ser uno de los primeros modelo de marca premium de su segmento que lo ofrece junto con el Volvo XC40 T5 TwEn, aunque otros de marcas generalistas lo hicieron antes, como es el caso del Citroën C5 Aircross Hybrid o el Peugeot 3008 Hybrid, dos modelos prácticamente idénticos en cuanto aL sistema híbrido se refiere.

Diseño exterior del BMW X1 xDrive25e

Como el resto de la gama, el BMW X1 xDrive25e luce una imagen poderosa y muy moderna. Su diseño cuenta ya con unos años a sus espaldas, pero tras sufrir un restyling el año pasado se ha vuelto a poner entre nuestros SUV compactos favoritos, siempre de la mano del Mazda CX-5

BMW X1 xDrive25e, vista lateral.
Vista lateral del BMW X1 xDrive25e.

El frontal tiene una imagen poderosa y musculada, con ese toque de deportividad que la marca da a todos y cada uno de sus modelos. Como no, los detalles en negro brillante salen a la palestra y bañan la calandra, las entradas de ventilación que contienen los antinieblas y los focos.

Lateralmente, se puede distinguir este BMW X1 xDrive25e por la pequeña tapa que da acceso al enchufe de corriente, situado en la aleta delantera izquierda.

La trasera destaca por un voluminoso paragolpes con un gran protector de color negro, lo que rompe con tanta superficie metalizada y evita las pequeñas rozaduras propias del uso en ciudad.

Interior

El habitáculo del BMW X1 xDrive25e apenas cambia respecto al de un X1 normal, por lo que sigue manteniendo uno de los espacios más prácticos del segmento, con unas plazas traseras realmente buenas para un uso familiar.

BMW X1 xDrive25e intrumentación.
Instrumentación del BMW X1 xDrive25e.

Lo que no sale tan bien parado es el maletero porque, al alojar las baterías bajo el suelo, pierde parte de su volumen hasta quedarse en unos correctos 450 litros, 10 menos que el Volvo XC40 híbrido enchufable y 55 litros menos que el X1 estándar.

Motor del BMW X1 xDrive25e

Toda la gracia de esta versión la encontramos en el apartado mecánico, con un total de 220 CV, sacados de la unión de un motor de gasolina de tres cilindros con turbo de doble entrada de 125 CV que dirige su potencia a las ruedas delanteras y de un motor eléctrico que funciona en el eje trasero, con 95 CV y con una transmisión de relación fija.

En cuanto a las baterías, cuenta con una de iones de litio con una capacidad bruta de 9,7 kWh que, según BMW, es capaz de cargarse con un cargador i Wallbox en unas tres horas y media, lo que no está nada mal. Nos faltaría saber el dato para un enchufe convencional.

BMW X1 xDrive25e, trasera.
Trasera del BMW X1 xDrive25e.

Con toda la artillería preparada, este BMW X1 xDrive25e es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 6,9 segundos y alcanza los 193 km/h. El dato del consumo aún no lo tenemos, ni si la autonomía se verá afectada por la reducción del tamaño del depósito de combustible, que pasa de 51 a 36 litros. ¿Será capaz de solventarlo el motor eléctrico?

Con lo que sí cuenta este alemán es con un completo sistema de modos de conducción que se adaptan a tus necesidades y que se suman a los conocidos ECO PRO, COMFORT y SPORT que ya traen sus hermanos. Por ejemplo, el modo MAX eDRIVE sirve para circular en modo 100 % eléctrico, el AUTO eDRIVE gestiona ambos motores para buscar la máxima eficacia y el SAVE BATTERY mantiene la batería a buen nivel para un uso posterior. Por ejemplo, si vas a entrar en la ciudad más adelante.

Aún no tenemos datos sobre el precio de este BMW X1 xDrive25e, pero no estará muy lejos de los 45 150 euros que cuesta su rival de Volvo. Lo que sí sabemos es que contará con el distintivo de CERO emisiones de la DGT, un bien muy preciado últimamente.