BMW Serie 3 Touring, así da gusto comprarse un familiar

Alberto Fuentes · 22 junio, 2019
El BMW Serie 3 Touring ha dado un salto espectacular respecto al modelo anterior, lo que hace que comprarse un familiar sea todo un placer

El salto que ha dado la firma alemana con esta nueva generación es para quitarse el sombrero. El nuevo BMW Serie 3 Touring reúne toda la tecnología que esperas de un coche premium con la deportividad propia de la marca y espacio para toda la familia.

Sus rivales se han quedado ligeramente rezagados frente a la nueva apuesta de BMW y, aunque el Audi A4 acabe de ser actualizado, no ha recibido un cambio tan profundo como para hacer frente al Serie 3. Con el Mercedes Clase C pasa algo parecido… y es que le hace falta un lavado de cara.

Diseño exterior del BMW Serie 3 Touring

Impresionante. Esa es la primera impresión que deja el nuevo Serie 3, y esta versión Touring no pierde ni  un ápice de su fluidez. Las versiones familiares ya no son la configuración fea del modelo, con la que te cargabas en gran parte la estética para lograr unos litros más de maletero.

BMW Serie 3 Touring, parte trasera.
Trasera del BMW Serie 3 Touring.

El frontal es exactamente el mismo que el de la berlina de cuatro puertas, con una parrilla sobredimensionada y unos focos con una iluminación LED que imita el doble foco de los años 80. El diseño del paragolpes cambia mucho según el acabado, pero desde el más básico luce una línea deportiva y poderosa.

Lateralmente, se puede apreciar el trabajo que se ha hecho para hacer dinámicas unas líneas en principio poco favorecedoras, pero la caída del techo y la robustez en las partes bajas de la carrocería hacen que tenga cierto aspecto SUV.

La trasera es una de las partes más bonitas de este nuevo BMW Serie 3 Touring, y más aún en un acabado alto con la doble salida de escape. Los pilotos horizontales con esa banda oscurecida no podrían quedarle mejor…

Interior

Todo lo que ha mejorado estéticamente el BMW Serie 3 Touring en el exterior se refleja  también en el interior. Por fin BMW se pone al nivel de Audi en cuanto a refinamiento interior y puede sacar tanto pecho por él como por sus cualidades dinámicas.

BMW Serie 3 Touring, interior.
Interior del BMW Serie 3 Touring.

Lo más llamativo es la enorme dotación tecnológica que lleva dedicada al confort y la seguridad, entre los que se encuentra el limitador de velocidad con prohibición de adelantamiento, la alerta de salida de carril –capaz de actuar sobre la dirección– y el aviso de ciclistas y peatones en la vía.

La lista de accesorios es interminable, con aparcamiento autónomo, asistente de tráfico trasero… Uno se siente mucho más protegido cuando lleva tanto artilugio velando por tu seguridad.

Por otra parte, la calidad de los materiales y los ajustes han mejorado mucho con respecto al modelo anterior, con un nivel de detalle exquisito y una solidez y un tacto propios de un vehículo mucho más caro.

El espacio, por su parte, también ha mejorado, gracias sobre todo al crecimiento que ha experimentado el vehículo respecto al modelo anterior, con 76 milímetros más de longitud y 16 milímetros más de anchura.

Las plazas traseras ahora son casi aptas para tres adultos, y decimos ‘casi’ porque es casi imposible que tres adultos hagan un viaje largo de forma cómoda en una berlina media. Aun así, no se va tan apretado como pueda parecer.

El maletero tiene 500 litros de capacidad, lo que es una mala noticia si lo comparamos con los 650 litros de un Volkswagen Passat Variant, pero está en la media de lo que ofrecen los familiares premium. En cualquier caso, lo mejor de este tipo de maleteros son sus formas cúbicas y su enorme boca de carga.

Maletero del BMW Serie 3 Touring.
BMW Serie 3 Touring, maletero.

Motores del BMW Serie 3 Touring

En la gama de motores no hay novedades con respecto al modelo berlina, por lo que cuenta con bloques de seis cilindros en línea para las versiones más potentes y cuatro cilindros y 2,0 litros de cubicaje para el resto.

En diésel, la oferta arranca con el 318d de 150 CV, disponible con cambio manual y automático. Por encima está el 320d de 190 CV, todo un prodigio por prestaciones y consumo. Como tope de gama de gasóleo la marca ofrece el 330d xDrive de 265 CV, con el que es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 5,6 segundos gracias, en parte, a la tracción 4×4.

En gasolina todo comienza con un interesante 320i de 184 CV, con 2,0 litros y turbo, toda una delicia. Por encima están el 330i y el 340i, con 258 y 374 CV, respectivamente.

Como ves, toda la gama mecánica es capaz de rendir al nivel del vehículo, y cuenta con versiones potentes y eficaces capaces de hacer de este familiar todo un juguete en una carretera de montaña.

Conclusión

Aun no tenemos datos sobre el precio del BMW Serie 3 Touring, pero la diferencia de precio no suele ser mucha respecto al modelo de cuatro puertas y la practicidad se ve incrementada. Respecto a la estética no te preocupes: no sabrás cuál elegir, necesites la versión familiar o no.