Mercedes Clase C 2018, mínimos cambios para una berlina de éxito

Juan · 21 enero, 2019
La renovación del modelo estrella de la firma alemana trae consigo pequeñas diferencias estéticas en el exterior, si bien el habitáculo presenta mejores materiales y ajustes más precisos y, sobre todo, una gran actualización a nivel tecnológico; todo esto se aplica a berlina y ranchera, mientras que cupé y cabrio quedan a la espera

2018 está siendo el año de Mercedes. En mes y medio han realizado cinco presentaciones entre versiones y nuevos modelos, a los que les suma una más, la renovación de su berlina estrella, el Clase C.

En el mercado desde 2014, y en su actual generación, los alemanes se han limitado a mejorar ligeramente el producto para darle un empujón comercial ahora que se encuentra en el ecuador de su vida.

Toma como referencia los últimos lanzamientos de la firma, aunque llama la atención que no ha implantado los últimos elementos tecnológicos como los demás, sino que los adapta a su propio estilo. No cabe duda de que el Clase C es un producto muy cuidado por Mercedes.

Por el momento, solo se renovarán la berlina y el Estate; Coupé y Cabrio se actualizarán más adelante.

Mercedes Clase C Estate 2018: lateral
Vista lateral del Mercedes Clase C Estate 2018.

Diseño exterior

Los cambios a nivel exterior son tan mínimos que un ojo poco entrenado nunca notará los diferencias a primer golpe de vista. El frontal adopta nuevas ópticas que pasan de tener como máxima opción los Full LED a favor de los MULTIBEAM LED, los cuales se componen de 84 diodos individuales que se adaptan a las necesidades de forma inteligente.

La parrilla también se ha actualizado ligeramente, e incluye el efecto diamante de serie en los AMG Line y opcional en el resto de versiones. Por su parte, el nuevo paragolpes en su versión AMG Line recuerda en sus formas al utilizado por el Mercedes GLC, mientras que la versión estándar replica el diseño usado por el Mercedes Clase E.

Se introducen los colores plata metalizado Mojave y verde metalizado esmeralda, nuevos en la gama.

Las únicas novedades que hay en el lateral son los nuevos diseños disponibles para las llantas. Al mismo tiempo, los cambios en la zaga también son muy superficiales, con nuevos grafismos para los pilotos, aunque estos mantienen su forma. El paragolpes también se ha modificado, pero cuesta apreciar diferencias con respecto al modelo previo.

Tecnológicamente actualizado

Los cambios realizados en el habitáculo se han centrado en lograr un conjunto más armonioso y, sobre todo, tecnológico. Todos los materiales presentan una mayor calidad, así como la precisión de los ajustes, el principal escollo del modelo actual.

Entre las mejoras más notables se encuentra el nuevo sistema multimedia. En este caso desecha la idea de la doble pantalla unida de los Mercedes Clase A y Mercedes Clase S. A su favor, cuenta con una mayor pantalla central –hasta 10,25 pulgadas opcional– y un cuadro de mandos completamente digital de 12,3 pulgadas, parecido al del grupo VAG.

Mercedes Clase C 2018: interior
Interior del Mercedes Clase C 2018.

También es parte del equipamiento opcional, ya que por defecto equipa los dos relojes analógicos de toda la vida y una pequeña pantalla entre esferas. Ambas pantallas podrán ser controladas desde el nuevo volante con paneles táctiles o desde el conocido touchpad de la consola central.

También se ha incluido la apertura y arranque sin llave dentro del equipamiento de serie, mientras que de forma opcional se han añadido elementos como el Energizing comfort control entre otros. Con este sistema se puede configurar los ambientes del habitáculo a placer del conductor.

Versiones

Tras largo del modelo en el Salón de Ginebra del mes de marzo, la marca ha anunciado por el momento una versión de gasolina de nueva factura y un diésel que si bien se ha actualizado, es el mismo que se vendía hasta ahora.

El primero de ellos, el C200, emplea un propulsor de cuatro cilindros y 1.5 litros que ofrece 184 CV de potencia. Está disponible con tracción trasera o total 4MATIC, pero lo interesante es que incorpora la microhibridación a 48 voltios EQ Boost, logrando un extra de 14 CV provenientes del sistema eléctrico.

En cuanto al diésel, –C220d– se trata del mismo bloque de dos litros y cuatro cilindros que se vendía hasta ahora. Con los cambios justos en la electrónica se ha conseguido aumentar la potencia hasta los 194 CV. Al menos en este caso solo está disponible como tracción trasera.

Ambas versiones comparten la transmisión automática 9G-TRONIC de nueve relaciones.

El resto de motorizaciones son las mismas comercializadas hasta ahora, es decir, C180, C200d y C300 de gasolina.

Precios

Las nuevas versiones explicadas anteriormente tienen un precio de 44 500 euros del C200 de gasolina, cifra que asciende ligeramente hasta los 45 950 euros en el caso del C220d. Por su parte, la gama completa parte de los 41 105 euros del C180.

Como curiosidad, Mercedes ha elegido el mismo evento para presentar uno de los nuevos modelos de la firma, el Mercedes-AMG G 63.

Datos Mercedes Clase C

  • 4 y 5 puertas
  • 5 plazas
  • Maletero: 480 litros (berlina) y 490 litros (Estate)
  • Tracción trasera y total 4MATIC
  • Motores de cuatro cilindros con potencias de 184 y 194 CV
  • Consumo y emisiones: desde 4,6 l/100 km y 121 g/km de CO2
  • Transmisión automática 9G-TRONIC de nueve velocidades
  • Precio: desde 44 500 euros