Bentley Flying Spur Blackline, póngase cómodo

Alberto Fuentes· 7 enero, 2020
El nuevo Flying Spur Blackline luce un aspecto más deportivo, pero no deja de lado la elegancia que lo caracteriza

¿Al todopoderoso Spur le hacía falta un acabado especial? En la compañía británica han debido pensar que sí, y hay que darles la razón porqueel resultado es de lo más satisfactorio: os presentamos al nuevo Bentley Flying Spur Blackline.

A su ya conocido nivel de lujo insuperable hay que sumar una serie de detalles que lo hacen más exclusivo si cabe, para lo que se han tenido que deshacer de todos esas cromados que se suelen utilizar en este tipo de vehículos para darle un toque más agresivo y deportivo.

Entre sus rivales más destacados están el Mercedes-Maybach Clase S, el Rolls-Royce Ghost o incluso el Audi A8 L. Aunque este último juegue en una liga inferior, es una de las berlinas lujosas de representación más valoradas.

Bentley Flying Spur Blackline, parte frontal.
Bentley Flying Spur Blackline, diseño frontal.

Diseño exterior del Bentley Flying Spur Blackline

Con sus 5,31 metros, el aspecto imponente ya lo trae de serie, pero el Bentley Flying Spur Blackline luce una estética mucho menos clasista, gracias, sobre todo, a la cantidad de piezas en negro piano que se han añadido, con lo que dice adiós a sus característicos cromados.

El paquete Blackline se puede ver en la parrilla frontal, unas tiras laterales que llegan hasta la parte trasera, toda la pieza baja del paragolpes delantero, el marco de las ventanillas e incluso en las llantas de aleación, acabadas con detalles bicolor.

Otros de los detalles que se han modificado son las manijas de las puertas, el logo o los rebordes de los focos, que parecen salidos de una sesión de maquillaje y las salidas de escape.

Bentley Flying Spur Blackline, parte trasera.
Parte trasera del Bentley Flying Spur Blackline.

El resultado es una berlina de aspecto más dinámico y moderno, aunque hay que decir que la calandra de tiras cromadas verticales que lleva el modelo de serie es la seña de identidad de la marca y no sabría decir cuál me gusta más.

Interior

A pesar de la enorme dosis de lujo que puedes encontrar en cada rincón, el interior Bentley Flying Spur Blackline destaca por su novedosa pantalla central giratoria de 12,3 pulgadas. Sí, has leído bien: se trata de una pantalla que aparece al girar una clásica pieza de madera con tres relojes convencionales para que puedas elegir qué impresión quieres que de tu Bentley. Es algo muy novedoso y seguro que más de un rival lo imitará viendo la expectación que ha causado.

Por lo demás, poco cambia respecto al Flying Spur convencional, con 15 tonalidades de piel para elegir y un sinfín de combinaciones para hacerlo exactamente al gusto del comprador; qué menos…

Bentley Flying Spur Blackline, diseño interior.
Diseño interior del Bentley Flying Spur Blackline.

Motor del Bentley Flying Spur Blackline

Donde no ha cambiado, ni falta que hace, es en lo que esconde bajo ese enorme capó: todo un W12 de 6.0 litros twin turbo y 635 CV de fuerza, el mismo bloque que equipa el Bentley Continental GT. ¿Serán suficientes para mover los casi 2400 kilogramos que pesa el inglés?

Júzgalo tú mismo: acelera de 0 a 100 km/h en 3,8 segundos y alcanza los 333 km/h de velocidad máxima. Cifras de auténtico superdeportivo con una berlina de más de cinco metros…

El par motor que es capaz de generar el W12 es brutal, y no nos extraña que mueva con tanta soltura al coche, ya que cuenta con 900 Nm, combinado con una rapidísima caja de cambios automática de ocho relaciones.

Además, en el apartado dinámico tampoco se queda atrás, ya que cuenta con soluciones como las cuatro ruedas direccionales que mejoran el paso por curva tanto en vías lentas como en rápidas, aunque es muy difícil camuflar tanto peso.

Precio

El precio del modelo es de 249 780 euros, solo 3550 euros más caro que el Spur normal, una cuantía irrisoria para el comprador de un coche de estas características, aunque hay quien prefiere la versión cromada clásica, mucho más al estilo Bentley.

En cualquier caso, por ese dinero te llevas uno de los vehículos más lujosos, cómodos y refinados del mercado con unas prestaciones que te permitirán dejar atrás a la gran mayoría. ¿Se puede pedir más?