Audi A8L 60 TFSI e, dos toneladas de eficiencia

Alberto Fuentes · 5 noviembre, 2019
El nuevo Audi A8L 60 TFSI e es la berlina de representación más eficiente del momento, pero no renuncia a unas prestaciones de infarto

El Audi A8L 60 TFSI e estrena una configuración mecánica muy interesante y se adapta a los tiempos que corren con esta versión híbrida enchufable, con la que promete mejorar más aún el confort en los trayectos cortos con la posibilidad de circular en modo 100 % eléctrico.

Pocos vehículos son capaces de ofrecer una vida a bordo tan placentera como este alemán, y no puede relajarse si quiere seguir compitiendo con el Mercedes Clase S o el BMW Serie 7, modelos diferentes pero con una característica en común: el dueño suele ir detrás.

Diseño exterior del Audi A8L 60 TFSI e

Como todo este tipo de berlinas de representación, la primera impresión es clave, por lo que luce un diseño poderoso y refinado lo mires por donde lo mires. Además, esta versión ‘L’ hace que la longitud total se dispare hasta los 5,30 metros.

Audi A8L 60 TFSI e, lateral.
Vista lateral del Audi A8L 60 TFSI e.

El frontal lleva con orgullo la enorme calandra cromada con tiras horizontales que dan mayor sensación de anchura. Los focos, quizás la parte menos llamativa, son muy parecidos a los de cualquier modelo de la marca, y dejan todo el protagonismo a los llamativos cromados.

Lateralmente, se aprecia muy bien que estamos ante el modelo con la batalla extendida, y solo con ver el tamaño de las puertas traseras te queda claro para quién ha sido fabricado. Esta versión híbrida enchufable solo está disponible con la batalla larga; será por motivos de espacio para las baterías.

La parte trasera es, quizás, la más llamativa del nuevo Audi A8L 60 TFSI e, con una tira cromada que cruza horizontalmente la puerta del maletero y une los dos pilotos. En la parte baja tampoco han escatimado en cromados; luce otra pieza que da vida a las suaves líneas de carrocería.

En general, es un diseño muy clásico, con tres volúmenes muy claros y sin aristas de carrocería muy marcadas que rompan la elegancia. El tamaño y la calidad de todos los componentes es suficiente para abrir bocas a su paso…

Audi A8L 60 TFSI e, parte trasera.
Trasera del Audi A8L 60 TFSI e.

Interior

En el interior no hay cambios relevantes respecto a las versiones ‘normales’, con un habitáculo donde se respira lujo y calidad en todas y cada una de las piezas, y en el que es una gozada pasar horas de viaje, sobre todo en las plazas traseras.

El espacio detrás es sobresaliente en cualquier Audi A8, pero en esta versión ‘L’ es todavía mejor, con espacio suficiente para poder circular con las piernas totalmente estiradas gracias a las infinitas regulaciones eléctricas.

Audi A8L 60 TFSI e, interior.
Interior del Audi A8L 60 TFSI e.

Pero no todo está pensado para el dueño de la empresa, ya que el conductor va a disfrutar de hasta 30 sistemas de ayuda a la conducción y uno de los mejores sistemas ópticos del mercado, los HD Matrix LED con luces láser de Audi, que hacen de día la noche más oscura.

Motor del Audi A8L 60 TFSI e

Toda la gracia de este nuevo Audi A8L 60 TFSI e está bajo el capó, con un motor de gasolina 3.0 V6 TFSI de 340 CV que funciona de la mano de otro eléctrico de tipo síncrono de 100 kW, lo que equivale a unos 136 CV.

Todo ello suma un total de 449 CV de fuerza combinada, con una batería de 14,1 kWh de capacidad y un voltaje de 385 V, suficiente para mover a la enorme berlina en modo 100 % eléctrico durante 46 kilómetros.

Todo esto tiene enormes ventajas: la primera es la cifra de par motor, de nada menos que 700 Nm, y la otra es que, según el ciclo de homologación WLTP, es capaz de consumir una media de unos 2,5 litros / 100 km, lo que parece ciencia ficción en un vehículo que supera las dos toneladas de peso.

A pesar de esos kilogramos de más, las prestaciones dejarían en ridículo al mejor GTI, ya que acelera de 0 a 100 km/h en 4,9 segundos y alcanza los 250 km/h; obviamente, está autolimitado a esa velocidad, pues la podría superar ampliamente.

Parrilla del Audi A8L 60 TFSI e.
Diseño de la parrilla del Audi A8L 60 TFSI e.

Por su parte, la eficaz tracción a las cuatro ruedas hace que todos y cada uno de los caballos se transfieran al asfalto de forma eficaz y que el coche se sienta más equilibrado en curvas lentas, aunque un tamaño así tiene sus limitaciones por muy bien ajustado que esté.

En cuanto a la conducción en modo 100 % eléctrico, es capaz de circular hasta una velocidad de 135 km/h; si se sobrepasa o se exige más intensidad con el acelerador, entra en acción el motor de gasolina. Para sacar el máximo rendimiento al modo eléctrico cuenta con varios modos de conducción inteligente y un asistente de eficiencia predictiva que es capaz de preparar el vehículo dependiendo de la velocidad, el terreno, el tráfico…

Precio

El precio de partida de todo este lujo y tecnología es de 109 000 euros, lo que no está nada mal para todo lo que ofrece. Lo más llamativo de toda esta exquisita complejidad es que no es mucho más caro que el 55 TFSI, concretamente 2000 euros más, por lo que se torna la versión más interesante dentro de la gama L y una de las opciones más equilibradas de la categoría.