Audi Q7, el SUV más poderoso de Ingolstadt

Con un diseño caracterizado por líneas cuadradas y rectas, goza de un aspecto robusto, pero un tanto desfasado; ahora bien, trae como novedad la posibilidad de optar por una interesante opción híbrida, lo que viene como anillo al dedo a un grande y pesado todocamino

La gama de Audi está dividida en dos frentes aparte de los deportivos TT y R8. Por un lado está la gama convencional, cuya nomenclatura es Ax según el modelo, y una gama SUV nombrada como Qx. Si por un lado destaca el extravagante y lujoso A8, su equivalente en cuanto a los todocaminos sería el imponente Audi Q7.

Con la segunda generación lanzada en 2015, es un modelo que responde a las necesidades de un mundo en el que cada día vive más gente: en el de la ostentación, el lujo, el de cuanto más grande mejor. El Q7 no encaja en los cánones de mercado actuales, pero aún así sus ventas siguen viento en popa.

Diseño exterior e interior

Con el gran rediseño que sufrió el modelo con al llegada de la segunda generación, el Audi Q7 luce ahora mucho más robusto y cuadrado, pero pierde por el camino ese aire de todoterreno puro para acercarse más al suelo. Ahora es un SUV en el más estricto sentido de la palabra y lo que quiere es asfalto.

A pesar de ello, el todocamino grande de Audi mantiene su amplio habitáculo con capacidad para 5 o 7 ocupantes de forma holgada. Un interior que se viste de gala con las últimas innovaciones de la marca, con molduras de aluminio o madera, asientos de todo tipo y climatizador de cuatro zonas.

Audi Q7: interior
Interior del Audi Q7.

De forma muy moderna, toda la iluminación interior es LED. Destaca la gran toma de ventilación del salpicadero, el tamaño de la pantalla central, el uso del Virtual Cockpit y un equipo de sonido con hasta 23 altavoces.

Sin embargo, todo el lujo del interior se diluye una vez se echa un vistazo al exterior. Es un coche nuevo y moderno, pero parece llevar en el mercado una eternidad. Como se suele decir, nació caduco, al menos desde el punto de vista de un servidor.

En cuanto a diseño, el Audi Q7 no termina de encajar dentro de la gama actual de la marca.

El frontal, según anunciaba Audi poco antes de su puesta de largo, se tuvo que rediseñar cuando el proyecto estaba casi finalizado, razón por la cual tiene un aspecto tan anodino. La típica parrilla Singleframe no se parece a las usadas antes por la marca y mucho menos a la de los últimos lanzamientos; esta en tierra de nadie.

El lateral es más bien sencillo, con multitud de líneas rectas. Sin embargo, hay algo que no termina de convencer, y es que visto de perfil, aunque el coche vaya vacío parece que esté cargado. Tras dos años en el mercado queda la duda del porqué da esa sensación, pero no es agradable.

Audi Q7: trasera
Trasera del Audi Q7.

Gama mecánica

En el apartado mecánico, la segunda generación del Audi Q7 viene acompañada de una escueta gama de propulsores, aunque hay dos versiones muy apetecibles que trataremos más adelante. Lo que no varía es la combinación de la tracción total Quattro y el cambio automático Tiptronic de 8 velocidades.

Para los mortales, está a disposición un propulsor gasolina de 333 CV y dos diésel, de 218 CV (ultra) y 272 CV. Se espera la llegada de un gasolina más accesible, mientras que la gama de gasóleo está más que completa. Estas tres mecánicas se basan en un propulsor V6 de 3,0 litros.

El Q7 e-tron combina un V6 diésel de 258 CV y un motor eléctrico de 128 CV. Puede recorrer hasta 56 kilómtros de forma completamente eléctrica.

A medio camino en cuanto a potencia base entre los dos motores de gasóleo se sitúa una interesante propuesta que es novedad en la gama. Se trata del Q7 e-tron, un híbrido enchufable que extrae 258 CV del bloque V6 3.0 TDI, y los combina con un motor eléctrico de 128 CV.

La potencia total es de 374 CV y unos abusivos 700 Nm de par. Recordar que en el caso de los híbridos las potencias no son sumatorias por las pérdidas de energía. En caso de serlo, obtendríamos 386 CV.

Audi Q7: lateral
Lateral del Audi Q7.

Con estos credenciales, sorprenden las cifras de homologación que anuncia este híbrido enchufable, con un consumo medio de 1,9 litros cada 100 kilómetros y unas emisiones de 50 gramos de CO2 por kilómetro. Eso sí, tiene la capacidad de recorrer hasta 56 kilómetros de forma completamente eléctrica.

A modo de versión tope de gama se encuentra el deportivo SQ7. Con su V8 turboalimentado diésel de nueva generación, es el sustituto natural del ya mítico Q7 V12 TDI. Con 435 CV de potencia, es el más potente de todos y, gracias a diversas mejoras en su puesta a punto, goza de mayor aplomo en carretera.

Precios

Comenzando por la única motorización de gasolina TFSI, el precio recomendado de esta es de 67 890 euros, aunque no se trata de la opción más asequible. Este lugar lo ocupa el Q7 Ultra, disponible desde 63 660 euros. El modelo TDI convencional hace lo propio desde 67 760 euros, por lo que se sitúa a la par del modelo TFSI.

Considerablemente más cara es la opción híbrida. El Audi Q7 e-tron tiene un precio de partida de 84 620 euros, aunque para precios altos está el SQ7, con un coste base de 113 130 euros sin equipamiento opcional. Debido al alto precio del híbrido, queda exento de cualquier ayuda del gobierno, como el Plan MOVALT.

Datos Audi Q7

  • 5 puertas
  • 5 y 7 plazas
  • Maletero: 890 litros (5 plazas), 770 litros (7 plazas) y 650 litros (e-tron)
  • Tracción total Quattro
  • Motor de V6 y V8 con potencias comprendidas entre los 218 CV hasta 435 CV
  • Consumo y emisiones: Desde 1,9 l/100 km y 50 g/km de CO2 (versión híbrida)
  • Cambio automático Tiptronic de 8 velocidades
  • Precio: desde 63 660 euros
Te puede gustar