Reserva de dominio sobre un coche

Francisco María García · 15 enero, 2019
Debido a la reserva de dominio, un vehículo financiado que aún no se ha pagado por completo todavía es propiedad del banco, por lo que tampoco se podrá cambiar la titularidad del automóvil salvo que se sigan determinados procedimientos

La reserva de dominio es una figura jurídica que se utiliza en la compra y venta de coches. Esta cláusula se usa mucho cuando compramos bajo financiación bancaria, o si negociamos en el mercado de segunda mano. La cuestión es que no todos los compradores entienden de qué se trata.

Este pacto se encuentra en muchos contratos, por lo cual es importante saber lo que significa. En realidad, supone restricciones y limitaciones legales a los compradores. Veamos de qué se trata.

¿Qué es la reserva de dominio?

La reserva de dominio establece que, mientras la financiación de un coche no sea completamente abonada, la propiedad del mismo es del banco. Dicha cláusula permite que un comprador utilice el automóvil sin haberlo pagado completamente, de forma segura para el vendedor.

En otras palabras, mientras estemos pagando el préstamo podremos tener posesión y uso del vehículo. Pero el dominio y la propiedad es un derecho del que no gozamos hasta que no se cancele la totalidad del importe. Esta es la garantía que mantienen los bancos cuando aprueban los créditos.

En el periodo en que una contratación tenga una reserva de dominio vigente, tampoco se podrá cambiar la titularidad del automóvil. Muchas personas piensan que con simplemente cancelar todo el coste de la compra, la reserva desaparece. Lamentablemente, esto no ocurre de forma automática.

Mercado de coches de segunda mano

Levantando la reserva de dominio

Como hemos visto, lo primero que debemos hacer en calidad de compradores es pagar toda la deuda; a partir de aquí, aún tendremos que realizar algunos trámites para levantar la reserva. Son los compradores quienes tienen que cancelarla.

Para conseguir esta cancelación debemos solicitar al banco el certificado de saldo cero. Este es un documento oficial que demuestra la cancelación total de nuestros compromisos derivados del financiamiento.

Con este documento, daremos el paso importante: la certificación ante el Registro de Bienes muebles. Realizar esta diligencia nos permitirá disponer de la propiedad plena y completa del vehículo comprado.

El traspaso a un nuevo comprador

Un problema que se repite cotidianamente en nuestro país es el traspaso de coches que tienen reserva de dominio previa. Por supuesto, nos referimos a las compraventas de segunda mano. En estos casos, los funcionarios de la Jefatura de Tráfico no pueden dar papeles de titularidad a los nuevos compradores.

No obstante, esta no es una situación imposible de resolver. De hecho, a veces los mismos vendedores no son conscientes de que la reserva de dominio no ha sido levantada.

Comprar coche particular en concesionario

Si esto nos ocurre, lo correcto es solicitar información en la Jefatura de Tráfico; también podemos averiguar más en el Registro de Bienes muebles. Recordemos que en esta última instancia se certifican este tipo de estipulaciones legales.

Esta serie de acciones nos permitirá conocer el banco que realizó el préstamo al ahora vendedor. El escenario ideal es cuando no existe ninguna deuda, porque el levantamiento se hace sencillo. Si hay un saldo pendiente, el nuevo comprador deberá notificar tanto a la entidad bancaria como al que vendió el coche.

Recomendaciones a seguir en torno a las reservas de dominio

El hecho de evitar inconvenientes cuando negociamos con particulares es muy sencillo. Cualquier malentendido o supuesta estafa puede solventarse con un poco de información. Lo importante es no comprar con una venda en los ojos:

  • Investiga antes de comprar: todos podemos investigar el estado de un coche antes de realizar la compra. Para ello, podemos dirigirnos al Registro de Bienes muebles y solicitar información.
  • Revisa el contrato con tu abogado: incluso si realizamos la financiación del coche con un banco, siempre podemos recurrir a un jurista. En todos los casos, siempre es bueno contar con estos expertos para revisar los parámetros legales de las transacciones. Después de todo, no todos los contratos son iguales.
  • Levantando la reserva: en la práctica, la realización de este paso es muy sencilla cuando tenemos una relación contractual con un banco. La petición de la certificación de saldo cero tarda como mucho un mes. Incluso hay servicios de asesoría legal que pueden hacer la cancelación vía online.

Las leyes actuales no terminan de establecer la legalidad plena de esta figura jurídica. Sin embargo, las reservas de dominio son parte de la cotidianidad española. Ante la necesidad de pagos por cuotas, la mayoría de los consumidores deben aceptarlas.