El mercado de compraventa de coches robados

A pesar de la gran seguridad que otorga la Unión Europea, las mafias tienen muchos trucos para burlar cualquier barrera legal y conseguir sacar los vehículos de la zona controlada

Se estima que el mercado de compraventa de coches robados genera más de 19 000 millones de dólares al año. Unos 7 000 000 de coches son robados anualmente en el mundo y esto también ocurre en España. Y aunque no lo pensemos, cualquiera de nosotros podríamos sufrir de una estafa relacionada este tipo de delitos.

Las compras por Internet han facilitado nuestras vidas, pero este tipo de transacción es bastante utilizada por los ladrones. Se estima que casi el 30% de estas estafas ocurren por medio de plataformas de compra y venta online.

El mercado de compraventa de coches robados en el extranjero

Debido a los controles policiales internos, los ladrones prefieren sacar los vehículos hurtados de sus países de origen. El principal motivo es que controlar coches matriculados en otras partes siempre será más difícil.

Para la venta en el mercado negro, lo normal es optar por dos modus operandi. La primera opción es vender el automóvil robado en un país extranjero, para deshacerse rápidamente del coche. Lo segundo es revenderlo desde el exterior y, de vuelta, a un comprador del país de donde pertenecía el coche.

Coches más robados.

De esta forma, muchos estafadores explican a los compradores que el vehículo está en venta por motivos de mudanza internacional. Así se justifica el bajo precio del coche.

Medidas a tomar para evitar ser el comprador de un coche robado

  • La primera sospecha está en el precio del vehículo: si notamos que el coste estipulado está muy por debajo del valor en el mercado, podríamos estar negociando un producto robado. En estos casos, lo correcto es comparar precios y estar alerta a las ofertas engañosas.
  • Cuidado con el sitio acordado para concretar la venta: cuando se comercia con desconocidos, debemos alertarnos cuando la cita es un lugar poco transitado. Si un vendedor quiere cerrar el trato en una carretera o una gasolinera retirada, debemos preocuparnos.
  • Pide siempre la revisión en un concesionario: un vendedor que no quiere someter el coche a una revisión en el concesionario puede traer algo entre manos. Como mínimo, el coche tiene algún desperfecto que afectaría su valor real. En el peor de los casos se trata de un vehículo robado.

El mercado de compraventa de coches robados: vehículos duplicados

Los ladrones tienden a duplicar los coches que roban para poder venderlos con mayor facilidad. Para ello, el estafador puede dirigirse a un concesionario y memorizar un modelo con su respectiva placa de matrícula.

Lo siguiente es almacenar esta información y realizar una documentación duplicada. A continuación, los delincuentes tratarán de buscar un automóvil del mismo modelo; para finalizar la ‘operación’, se trata de hacer seguimiento a su dueño y finalmente robar el vehículo.

Esto generará que dos coches con la misma identificación estarán rodando en las calles. Al dueño del vehículo original le podrían llegar multas que ha generado o el ladrón.

También las sanciones de la persona que compro la unidad previamente robada. Al final, una de estas dos personas coloca la denuncia y es cuando se descubre el duplicado.

Los vendedores de coches también pueden ser victimas

No podemos pensar que las únicas víctimas de este delito son los compradores timados. En la práctica, un vendedor también puede ser robado en medio de una negociación de compraventa.

financiar la compra de un coche nuevo
¿Sale mejor financiar la compra de un coche?

Existen muchas formas de robar al vendedor de un vehículo de segunda mano. Una es mediante el uso de dinero falso en el momento de cerrar el acuerdo.

El comprador ofrece una suma de dinero en efectivo y promete pagar la otra parte por transferencia. Al final, el dinero del ladrón no vale absolutamente nada y este se queda con el coche. Evidentemente, tampoco hará la transferencia de lo que falta.

También se ha dado casos de hurtos al realizar la prueba del coche. Por eso, si un comprador pide una vuelta para verificar el automóvil, lo recomendable es solicitar y retener su documento de identificación.

El hábito del vendedor de subirse como copiloto también complicará que se concrete el robo. Si previamente se puede averiguar los datos del comprador, mucho mejor. El objetivo: evitar se victimas del mercado de compraventa de coches robados.