Neumáticos de invierno

· 25 enero, 2018
Aunque estas ruedas suponen una inversión, la seguridad es un asunto en el que no se puede escatimar, con más motivo si nos rodean condiciones metereológicas complicadas, como las bajas temperaturas, nieve, barro y lluvia; el rendimiento de estas gomas es superior al de las cadenas, así como su durabilidad

Al llegar el invierno surge siempre la pregunta de rigor: neumáticos de invierno o cadenas para coches. Los neumáticos de invierno ofrecen un mejor rendimiento porque han sido diseñados específicamente para nieve; tienen mejor agarre y frenado que los cauchos comunes.

En países ubicados al norte del continente europeo, la sustitución de los neumáticos es obligatorio en invierno; especialmente en países donde las temperaturas disminuyen por debajo de 7 ºC, durante largos períodos.

La razón principal se debe a que los cauchos comunes pierden adherencia y flexibilidad en ambientes tan fríos; y esta característica pone en riesgo la vida de los ocupantes, incluso haciendo uso de las cadenas para coches.

Los neumáticos de invierno o nieve

 La diferencia entre un neumático común o de verano y uno de invierno radica en su comportamiento. Los cauchos para invierno se identifican con el sello M+S (siglas del inglés Mud & Snow). También incluyen una imagen de tres picos con un copo de nieve.

Estas siglas indican que el neumático es apto para barro y nieve, donde demostrará mayor agarre y adherencia a la ruta. De igual forma, beneficiará la tracción y el control del vehículo; su distancia de frenado también es más corta que al usar cadenas.

Consejos para el coche en nieve: precauciones

Los neumáticos de invierno tienen un dibujo especial en la superficie del caucho; estas hendiduras son las que benefician el agarre del caucho, ya que dejan salir el hielo. Además, aportan confort y seguridad, y disminuyen la vibración que pueden causar las cadenas.

Tipos de neumáticos de invierno

Todos los neumáticos de nieve están identificados con las siglas M+S. Sin embargo, esto no quiere decir que sean sustitutos de las cadenas; los neumáticos sustitutivos son aquellos que tienen la marca de los tres picos con el copo de nieve.

Neumáticos direccionales

Los neumáticos direccionales son ideales para rutas mojadas, con nieve o lodo. Donde no se requiere mejor comportamiento para afrontar las curvas, pero que brinda el agarre necesario.

 Neumáticos asimétricos

Por su parte, los neumáticos asimétricos son más eficaces cuando se necesita una mayor adherencia en las curvas. Esta característica beneficia la conducción y disminuye el riesgo de deslizamientos.  

 Neumáticos de invierno y cadenas para coches

A diferencia de las cadenas para coches, los neumáticos de invierno se pueden utilizar durante toda la temporada de invierno, sin importar la cantidad de nieve sobre el pavimento. Las cadenas para coches solo deben instalarse cuando la nieve aparece y hace difícil la conducción.

Las cadenas sacrifican el agarre en un par de ruedas, a menos que se cuenten con dos juegos; lo que no ocurre con los neumáticos de invierno, que ofrecen la misma adherencia en ambos ejes y una óptima conducción,con todas las garantías.

Cadenas para nieve

La instalación de las cadenas es también un punto a tener muy en cuenta; una cadena mal puesta puede dañar al neumático y también al vehículo. Además, limitan la velocidad del coche a 50 km/h durante su uso, lo que no ocurre con los neumáticos de invierno.

Qué considerar sobre los neumáticos de invierno

Los neumáticos de nieve representan una gran inversión, pues son más costosos que las cadenas, pero su duración es mayor. Además, son iguales a cualquier otra rueda del coche, por lo que se pueden utilizar durante toda la temporada invernal.

Cuando llegan las bajas temperaturas, los neumáticos de invierno son siempre la mejor opción en lo relativo a calidad y seguridad.

No se requieren en las cuatro ruedas

A diferencia de lo que la gente cree, no hace falta cambiar los cuatro neumáticos en época de invierno. Por supuesto que la sustitución completa brinda un mejor rendimiento, pero dos neumáticos también harán un buen trabajo.

Lo primordial es asegurarse de que estén colocados en el eje de tracción del vehículo con la presión adecuada. Además, tienen que tener el mismo diámetro y espesor que el resto de los neumáticos.

Necesitan mantenimiento

Con los neumáticos de invierno ocurre lo mismo que con la rueda de repuesto. La falta de uso hace que pierdan algo de presión, y se debe garantizar su buen estado y almacenaje antes de utilizarlos.

Es recomendable la asistencia técnica para el montaje

Aunque muchos usuarios son capaces de sustituir las ruedas de su vehículo, la asistencia técnica es lo ideal. Los especialistas no solo garantizan la correcta instalación de los neumáticos, sino que también los alinean y balancean.