Consejos para elegir a un buen mecánico

A la hora de escoger a una persona que trastee nuestro vehículo debemos tener en cuenta factores que van desde la modernidad, formación o calidad de sus instalaciones, hasta una cuestión capital como es la honradez y honestidad de la persona que nos atiende

Tarde o temprano, inevitablemente llegará el día de llevar el coche a un taller mecánico. Los motivos más comunes son cambios de aceite, avería de piezas, choques leves o roces.

Cuando se habla de los mecánicos, todos hemos oído historias de chapuzas y estafas. Sin importar el motivo, lo mejor es elegir a un buen mecánico para evitar timos o malas reparaciones.

A continuación, veremos algunas recomendaciones para dar con el mejor lugar para reparar o hacer el mantenimiento al coche.

Talleres identificados

No todos los mecánicos se especializan en lo mismo. Los usuarios de talleres conocen que no por el hecho de que se llegue a un sitio denominado ‘taller’, se pueden solucionar todos los problemas del coche.

Los talleres deben estar identificados con su especialidad. De hecho, existe una simbología establecida:

  • Una llave inglesa indica que se trata de un taller mecánico.
  • Una flecha partida que se trata de un taller especializado en electromecánica.
  • El martillo indica que se trata de un taller de chapa que repara la carrocería.
  • Una pistola de pintar indica que es un taller de pintura.

Además de la especialidad, debe tener las siglas de la provincia a la cual pertenece el taller; también el número correspondiente al registro industrial. Todos estos datos se encuentran en una placa que debe estar en un lugar visible en la entrada.

Referencias para elegir a un buen mecánico

Antes de ir a un taller, se deben buscar referencias. La manera más práctica es preguntar a personas conocidas si han visitado el lugar y escuchar sus experiencias.

Otra manera de obtener referencias es a través de páginas web de compra y venta de coches de segunda mano, blogs sobre neumáticos o de directorios de reparaciones. En algunas de ellas los clientes pueden dejar comentarios y puntuación del servicio.

Ya que vivimos inmersos en la era digital, es preciso señalar que las redes sociales y foros especializados también suelen ser lugares para obtener mucha información.

Limpieza y orden

La manera en cómo está organizado un negocio puede dice mucho sobre la forma en cómo se trabaja, y de la dedicación que ponen los dueños o administradores. Si el lugar es sucio y desordenado, es necesario encender las alarmas.

Claridad y transparencia

Si bien lo anterior puede ser un indicativo quizás no concluyente del todo, sí lo es bastante la transparencia que se aplica para todo lo relacionado con la reparación del coche. Desde permitir al cliente visitar las instalaciones del taller, hasta facilitar detalles sobre la avería o reparación.

La confianza en el mecánico se basa, entre otras cuestiones principales, en su honestidad y honradez

El mecánico no debe usar tecnicismos incomprensibles para el cliente. Por el contrario, debe utilizar un lenguaje simple que permita comprender de manera sencilla cada paso a seguir.

Servicio y atención personalizada

El servicio es fundamental a la hora de elegir a un buen mecánico; la comunicación con el cliente debe generar seguridad y confianza. También es importante que se tome un tiempo para aclarar las dudas que surjan, ya que por otra parte son habituales de aquellos usuarios que no son muy aficionados a la mecánica.

Uso de la tecnología

Elegir un buen mecánico es una decisión que puede estar influenciada por la actualización tanto del profesional como del taller. El uso de las tecnologías actuales permite actualizar presupuestos cuando surge algún imprevisto aledaño a una reparación, así como una comunicación rápida y directa.

Está más que demostrado que el uso de tecnología de punta genera confianza en el cliente. Los talleres más actualizados en sus procesos, ofrecen un servicio moderno y eficaz, que a la postre hacen que el cliente se quede más tranquilo cuando deja su coche en manos de una tercera persona.

Presupuesto antes de la reparación

El cliente debe recibir un presupuesto total por la reparación antes de iniciar el proceso de reparación. La razón es clara: debe saber si puede costear ese presupuesto. También existe la posibilidad de que el cliente decida pedir otro presupuesto a otro taller, y comparar, no sea que le estén vendiendo ‘gato por liebre’.

Diagnóstico previo

Para proteger tanto al cliente como al taller, se realiza una identificación de daños ocultos. Esos daños deben ser comunicados al cliente y este decide si debe repararlos o no. Además, con ello se obtiene la seguridad de que en el taller no se produjeron daños.

Factura

En la factura se detallan las reparaciones y cambios de piezas. También se deben incluir las horas de trabajo del mecánico por cada concepto distintos y cualquier otro procedimiento que se realice, como una simple diagnosis o comprobación.

Elegir un buen mecánico: entrega de piezas usadas
La entrega de piezas usadas es un factor de transparencia del mecánico

Garantía

En un dato que se debe solicitar antes de autorizar la reparación, lo más común es que se mida en tiempo o en distancia recorrida. En tiempo es tres meses o 2 000 kilómetros, lo que antes suceda, lo que tampoco es demasiado tiempo si existe una deficiencia en el montaje o en la pieza.

Esto está sujeto a una negociación verbal entre taller y cliente, si bien aquí lo que más cuenta es la palabra y la honestidad del mecánico. Resulta que los usuarios tratan de eludir denuncias o juicios por incumplimiento o reparaciones defectuosas, por el tiempo que supone la reclamación y por lo que supone verse privado de su vehículo, que probablemente necesite para ir a trabajar.

Entrega de piezas usadas

Al elegir a un buen mecánico, la honestidad es un factor primordial. En el momento de entregar las piezas reemplazadas se tiene la seguridad de que no se reutilizarán en otro coche, si bien esto no es una garantía 100% de que no nos estén ‘colando’ unas piezas usadas ya cambiadas de otro coche. Esas que se quedan acumuladas como chatarra.

Ahorro

Lo más barato no siempre es lo mejor. Es necesario tener en cuenta al elegir a un buen mecánico que ahorrar ahora puede generar más gastos y quebraderos de cabeza en el futuro. Es preferible escoger en base a las condiciones del taller, a la capacitación y profesionalidad del mecánico, así como por las referencias de su honestidad y honradez del susodicho.

Te puede gustar