El cinturón de seguridad: historia y eficacia

· 16 enero, 2018
A día de hoy no existe ninguna duda de que el invento, implemento y uso del cinturón de seguridad ha sido una medida clave en la reducción de la mortalidad por accidentes, tanto en carretera como en ciudad.

1959 fue clave para la seguridad vial, dado que ese año, el sueco Nils Bohlin inventó el cinturón de seguridad, aunque no fue hasta  mucho tiempo después que los conductores tomaron consciencia de la necesidad de su uso. Hoy en día, este implemento forma parte de las normativas de tráfico de toda Europa.

En la actualidad se estima que este invento salva un promedio de 100 000 vidas por año a nivel mundial. En pocas palabras, hablamos del implemento más efectivo a la hora de proteger a conductores y pasajeros durante un accidente de tráfico. Pero conozcamos un poco más del cinturón de seguridad.

Historia: un invento sueco con más vigencia que nunca

Nils Bohlin fue un ingeniero sueco contratado por el fabricante de coches Volvo. Aunque el cinturón de seguridad fue un invento para los aviones, fue este quien diseñó los cinturones con tres puntos de anclaje.

Ford también había reparado en ello en 1956, y trató de incorporarlo como una pieza de nivel más bien opcional. Pero fueron Bohlin y la marca Volvo quienes tomaron la determinación de colocarlo en su modelo Amazon de 1959. Este resultaría un paso clave que cambio toda la historia hasta el presente.

El invento del cinturón de seguridad y su implementación en todos los vehículos del mercado han reducido notablemente las muertes y lesiones por accidente de coche.
Desde sus inicios, el cinturón de seguridad ha supuesto toda una revolución en seguridad vial, reduciendo ostensiblemente las victimas y heridos tras un accidente de tráfico

No contentos con implementarlo en sus vehículos, hicieron algo mucho mejor: liberar la patente para que todas las marcas pudieran incorporarlo. Este hecho marcó un hito en la seguridad vial.

El mecanismo del cinturón de seguridad

Según las pruebas de ingeniería, la fuerza que ejerce el cinturón de seguridad sobre el cuerpo en un accidente es de unos 1 000 kilogramos. Bajo esta dinámica, el cuerpo solo se mueve unos 25 centímetros durante un impacto y esto es lo que realmente nos puede salvar la vida.

Por eso, la cinta debe ir ajustada al cuerpo. Modificar el sistema con una pinza para que el mismo apriete menos o llevar ropa gruesa, resta eficacia. Además, para garantizar su correcto funcionamiento, debe estar colocado a la altura adecuada para evitar que haga un contacto brusco con el cuello.

El cinturón de seguridad consta de tres sistemas para su funcionamiento: bloqueo angular, de sensibilidad y el sistema limitador de carga. El primero impide que la cinta se salga, el segundo aprieta cuando vamos hacia adelante y el último permite cierta flexibilidad ante un impacto.

El invento del cinturón de seguridad y su implementación en todos los vehículos del mercado han reducido notablemente las muertes y lesiones por accidente de coche.
El cinturón de seguridad debe ir correctamente abrochado, y colocado de forma adecuada para resultar realmente efectivo.

Legislación y resultados del cinturón de seguridad en Europa

El uso obligatorio de este implemento en España se instauró en el año 1992. Claro que su uso por parte de la población parece estar más ligado al efecto monetario de las sanciones que al riesgo casi vital que supone no emplearlo. Las cifras de su eficacia en Europa son mucho más esperanzadoras que la actitud de muchos conductores.

En Inglaterra se redujo en un 23% la mortalidad por accidentes tan solo un año después de ser impuesto su uso obligatorio.

Por su parte, en Suecia se realizaron importantes estudios estadísticos que vincularon su implementación con el descenso de los siniestros viales. Es obvio que uno de los ejes centrales de las políticas preventivas de la región pasa por este elemento de seguridad.

Pero mucho tiempo atrás los ingenieros de automóviles ya habían dado muestras de su convicción en esta invención sueca y es que, ya en 1967 se habían colocado los cinturones en los asientos traseros de algunos modelos. Más tarde, en 1993, se generalizó la disposición de colocar un dispositivo en cada asiento.

Resultados comprobados

Hoy en día se estima que el uso de esta cinta flexible disminuye en casi un 90% el riesgo de fallecimiento por impacto frontal en adultos y niños. En el caso de que el impacto venga desde atrás, existe un 50% más de posibilidades de salir con vida de cualquier siniestro.

El uso del cinturón de seguridad ha ido complementándose con otro gran invento: la bolsa de aire o airbag, cuya integración en los vehículos aporta un extra de seguridad.

El invento del cinturón de seguridad y su implementación en todos los vehículos del mercado han reducido notablemente las muertes y lesiones por accidente de coche.
En un intento de concienciar y acostumbrar a conductores y pasajeros del uso del cinturón de seguridad en cualquier trayecto, las marcas incluyen medidas tales como avisos luminosos o auditivos.

Cabe destacar que la creación de Nils Bohlin fue galardonada como una de las 8 invenciones más influyentes de la humanidad. El reconocimiento fue hecho en su momento por la Oficina Alemana de Patentes y Marcas.

Claro que de nada sirve este eficaz dispositivo de seguridad,  si los conductores no terminan de asimilar la importancia de su uso. Las excusas están de más: es un hecho comprobado que los cinturones de seguridad son garantía de vida en medio de un incidente desafortunado.