12 consejos para hacer una conducción eficiente

Hacer una conducción eficiente implica respetar las normas elementales de seguridad.

Practicar una conducción eficiente es algo más que sentarse y encender el contacto de nuestro vehículo. Requiere de un conjunto de condiciones, procedimientos y experiencia para hacerlo de forma correcta.

Conducir un coche es una responsabilidad muy grande como para tomárselo a la ligera, dado que la vida de otras personas –y la propia –dependen de un buen control y manejo del coche.

Además de todo esto, cabe la posibilidad de que las personas no sufran daños, pero los errores acarreen con gastos de reparación del coche.

¿Cómo practicar una conducción eficiente?

Son pocas las personas que tienen la valentía de reconocer que no dominan todos los aspectos de la conducción, e incluso que no traspasan los límites permitidos. Para hacer una conducción eficiente son necesarias ciertas virtudes tales como, experiencia, e incluso formación.

Entre estas habilidades, resaltan la paciencia y capacidad para aprender algunos conocimientos teóricos. También influye saber normas legales y aspectos técnicos.  Pero sobre todo, suele ser necesario tener mucho sentido común.

conducción eficiente movil consejos
Es necesario olvidarnos del móvil a la hora de conducir, así como de cualquier otra distracción innecesaria.

Consejos para hacer una conducción eficiente

Revisar el vehículo por fuera

Las prisas convierten una acción necesaria como es la revisión del coche, en un procedimiento que muy poca gente lleva a cabo. El ritmo vertiginoso que suele imponer la vida actual hace muchas veces que la gente se suba a su coche sin revisarlo.

Revisar el exterior de nuestro vehículo antes de utilizarlo, permite que podamos observar, por ejemplo, si los neumáticos cuentan con el aire suficiente. Hay que recordar que llevar un neumático en malas condiciones puede causar un accidente.

Revisar el interior del coche

Antes de encender un turismo, debemos asegurarnos de que no haya objetos que nos influyan negativamente a la hora de conducir y mantener la calma. Si hay alguna caja, peluche o cojín que impidan la visibilidad por el espejo retrovisor,  por ejemplo, debemos cambiar su ubicación o retirarlos, a fin de no crear ángulos muertos. De igual modo, para hacer una conducción eficiente se debe verificar que no existen objetos que impidan o dificulten frenar o acelerar con total normalidad.

Comodidad

Otro elemento importante es el de la comodidad. Hacer una conducción eficiente requiere en gran medida de que una persona esté al volante lo más cómoda posible. Sentarse bien es un requisito básico; hay que pegar la espalda al respaldo y mantener los brazos estirados, de forma que lleguen al volante sin dificultad.

De igual forma, el asiento debe ajustarse para que las piernas alcances a cada uno de los pedales de forma natural, ya que ello influirá en la seguridad de forma directa.

Seguridad básica

Hacer una conducción eficiente implica respetar las normas elementales de seguridad. Por esta razón, no se debe olvidar nunca abrochar el cinturón de seguridad, independientemente de la distancia del trayecto. Otro elemento importante, es tener los espejos retrovisores ajustados y comprobar las luces del auto.

La vista

Lo recomendable es conducir con la vista descansada. Hay que evitar conducir sin haber dormido lo necesario o sin el descanso requerido, dado que de no cumplirlo, las reacciones serán considerablemente más lentas, lo que puede ser muy peligroso.

conducción eficiente adornos consejos
Es conveniente evitar que artículos de adorno, tales como cojines, peluches o sombreros, dificulten la visibilidad.

Los frenos

Tener unos frenos en correcto estado es una garantía para hacer una buena conducción. De manera periódica hay que hacer revisar los frenos en con un mecánico. En el momento de iniciar un recorrido es muy positivo hacer un par de frenadas de prueba; con esto, se sabrá que todo está en orden.

El arranque

No hace falta acelerar, el coche está diseñado para salir suavemente. Hacerlo de forma progresiva, da un mayor dominio de todos los factores que intervienen en la conducción.

Olvidar el móvil

Para conducir un automóvil se necesita máxima concentración. Es bueno recordar que existen peligros ordinarios, pero siempre surge la posibilidad de un imprevisto. Cuando se conduce se debe prever lo imprevisible.

Lo normal es que los peatones crucen por las esquinas y con semáforo en verde para el peatón. Pero podría cruzar alguien corriendo por medio de la calle y hay que estar atentos. Malos hábitos como el cigarrillo o maquillarse mientras se conduce también deben descartarse.

Mantener la distancia

Mantener una distancia prudente da opción para poder maniobrar en caso de una frenada brusca o esquivar determinado obstáculos.

La velocidad

Existe una velocidad indicada para cada lugar y esas normas deben cumplirse. Pero incluso en el caso que no existiese una señalización clara debe primar el sentido común.

Nociones elementales

Es necesario saber cuándo un auto está recalentando o si le falta líquido a la dirección. Hay que saber reconocer los instrumentos y señales del tablero, que indican si alguna parte del auto tiene algún problema.

Dejar los nervios en casa

Conducir con calma y sin prisas, hace que las reacciones al volante sean comedidas y menos agresivas. El nerviosismo excesivo es una condición perjudicial para controlar cualquier situación.

Te puede gustar